El Ibex ha estado formado por 33, 34 o 36 empresas

Dejen salir antes de entrar

Suspensiones de cotización, ampliaciones de capital o circunstancias atípicas de liquidez han dejado en muchas ocasiones al índice con 34 o 36 miembros

Dejen salir antes de entrar

Para algunos, hablar del Ibex 35 es hacerlo de la Bolsa española, ya que aunque es solo uno de los índices de nuestro mercado, es el más importante, el que se toma como referencia nacional e internacionalmente, el que se utiliza para comparar con otros mercados. Sirve muchas veces para tomar el pulso a la economía nacional y es observado de cerca por inversores institucionales y grandes fondos para sus decisiones. De ahí que todas las compañías españolas se disputen un hueco en él. Sin embargo hay sitio solo para unos pocos elegidos. 35, normalmente.

¿Quiénes son esos afortunados? A primera vista, podría pensarse que son las mayores empresas que cotizan en el mercado español, sin embargo, aunque sí se requiere un mínimo de capitalización para ser elegible, en el índice no están necesariamente las más grandes, sino las compañías que más se negocian en Bolsa. Tampoco se forma parte del Ibex porque el precio haya subido mucho en los últimos meses. No obstante, es cierto que, por regla general, las más grandes y los valores que están alcistas son efectivamente los más líquidos y es precisamente la agilidad con la que se negocian los valores la que marca quiénes entran, salen o permanecen en el Ibex 35, ya que el principal objetivo es que en el índice se encuentren los títulos más fáciles de comprar y vender.

En su elección tampoco se tiene en cuenta a qué sector pertenece la compañía. De hecho, se puede dar el caso de que unos sectores estén sobrerrepresentados y otros no tengan presencia. Actualmente, es el sector servicios financieros e inmobiliarios el más presente, representando el 40% del índice.

Asimismo, según su nombre, lo más habitual es que el selectivo se componga de 35 valores, no obstante no siempre es así. Tuvo 33 miembros en una ocasión, y 34 y 36 en varios periodos. Encontramos ejemplos en los últimos años. Podemos mencionar cuando el 2 de enero de 2013 Bankia dejó de cotizar en el Ibex 35 de forma temporal, quedándose el índice formado por 34 valores hasta que en abril Jazztel cubrió la vacante. También hubo 34 valores a partir del 21 de enero de 2011, cuando Iberia dejó de ponderar en él para fusionarse días más tarde con British Airways.

En enero de 2012 pasó lo contrario: se estrenó el grupo de supermercados Dia, sin embargo, no se excluyó a ningún valor ya que, según argumentaron en su momento los responsables de la decisión, entre los candidatos a salir figuraban valores financieros que habían sufrido una disminución transitoria de liquidez como consecuencia de la prohibición de las operaciones a corto (un tipo de práctica de inversión especulativa) por entonces en vigor.

“La gran ventaja que ofrece el Ibex es la publicidad que da a las empresas, sobre todo fuera”, afirma el analista Blas Calzada

Blas Calzada, al frente del Comité Asesor Técnico del índice desde hace años, le resta importancia a este vaivén de miembros y pregunta con cierta sorna: “¿Usted cree que el Standard & Poor’s 500 tiene siempre 500 valores? Parece poco probable”.

Es precisamente ese Comité Asesor Técnico, coloquialmente conocido como comité de expertos, el que decide en reuniones ordinarias (tienen lugar en diciembre y en junio), de seguimiento (marzo y septiembre) o extraordinarias (cuando así lo requieran las circunstancias) los valores que integran la composición del Ibex 35 y lo hacen en virtud de unos requisitos perfectamente descritos.

Para que un valor sea un posible candidato a formar parte del selectivo debe superar unos filtros mínimos, además de sus niveles de liquidez. El primero es que su valor en Bolsa, es decir, su capitalización media, debe ser superior al 0,30% de la valoración media del índice durante los meses de cómputo, lo que implica en la práctica excluir a los valores de menor tamaño. Además, se debe haber contratado al menos en un tercio de las sesiones del periodo de control o, en todo caso, estar entre los primeros 20 valores por capitalización.

En la última reunión ordinaria, el comité determinó que debían abandonar el índice dos históricas, Endesa y Acerinox. La eléctrica no había sido excluida nunca desde el nacimiento del Ibex en enero de 1992, mientras que Acerinox sí estuvo seis meses fuera, pero hace más de 20 años. No obstante, las reuniones del comité de expertos no siempre concluyen con cambios, de hecho es bastante habitual que se mantengan las composiciones de una vez para otra. Por el lado contrario, en una ocasión se llegaron a cambiar hasta cinco valores en una revisión o, como dato curioso, en la última década en todas las reuniones de diciembre se han anunciado incorporaciones, salvo en la de 2008.

No siempre se espera a esas reuniones para decidir cambios necesarios. Así, después de determinadas operaciones financieras, como diversos tipos de ampliaciones o reducciones de capital. Ese fue el caso anteriormente mencionado de Bankia, por ejemplo, que fue excluida debido a la inyección de ayuda pública que recibió y que provocó cambios en su estructura de capital.

Empresas ascensor

Según Blas Calzada, hay tres clases de empresas en el Ibex 35. Las de siempre, las que llegan y vencen y las ascensor. Entre las primeras, unos 10 valores, entre los que están Telefónica, bancos de distinta dimensión, eléctricas y constructoras.

Pero si por algo se ha caracterizado el índice en los últimos tiempos es por lo rápido que han accedido a él las compañías que irrumpían en el mercado. Ahí se enmarcan los valores que llegan y vencen, como por ejemplo Bankia o Inditex, empresas que al poco de empezar a cotizar en la Bolsa española ya cumplían los requisitos para entrar en el selectivo. La compañía de Amancio Ortega “no solo comenzó a formar parte del Ibex 35 nada más llegar al parqué, sino que lo hizo para encabezar el índice como el valor con mayor capitalización, liderazgo que se disputa hoy con Santander, BBVA o Telefónica”, recuerda el presidente del Comité Asesor.

En cuanto a las ascensor, son aquellas que oscilan entre el Ibex 35 y el Ibex Medium Cap, el índice que incluye a los 20 valores siguientes por capitalización. En ese grupo cabe citar a Gamesa, que apareció en el selectivo en abril de 2001, salió por última vez en enero de 2013 y ha vuelto a entrar en enero.

Calzada menciona como caso curioso el de Banesto, cuya última salida del Ibex 35 (en enero de 2011, pero fue expulsado en dos ocasiones anteriormente) redujo tanto su liquidez que hoy ni siquiera cumple los requisitos para formar parte del Ibex Medium Cap.

“Cuando nació el Ibex, todas las empresas querían formar parte de él por la enorme liquidez que aportaba, sin embargo hoy en día la Bolsa en general ha mejorado tanto que ya no hay tanta diferencia”, opina Blas Calzada, para quien actualmente la gran ventaja que ofrece el índice es la publicidad que da a las empresas, sobre todo fuera de España. De hecho, las compañías que encabezan el índice español son las reinas en cuanto a la liquidez también en otros mercados, ya que Santander, BBVA y Telefónica son las tres más negociadas del EuroStoxx 50, el índice bursátil de referencia en la eurozona, e Inditex es la novena más contratada.