Resultados de la aerolínea sudamericana

En 2013 Latam Airlines multiplicó por seis sus beneficios

Logotipo de LAN y TAM, las marcas de Latam Airlines.
Logotipo de LAN y TAM, las marcas de Latam Airlines.

El Grupo Latam Airlines cerró el 2013 con un beneficio de 643,9 millones de dólares (641 millones de euros), un monto seis veces superior a los resultados del año anterior.

Rodrigo Contreras, director de la compañía aérea para Europa, atribuyó este jueves el crecimiento a la consolidación del negocio doméstico en Brasil, a la afinación de la fusión entre sus marcas LAN y TAM (que se concretó en 2012), así como a la decisión de la aerolínea de reducir el 6,5% de su capacidad en rutas internacionales en el último trimestre del año pasado.

La compañía aseguró que con la disminución de su capacidad el tráfico de pasajeros aumentó 0,8% entre octubre y diciembre de 2013, y su nivel de ocupación superó ligeramente el 84%. En ese lapso sus ingresos fueron de 234,9 millones de dólares (175 millones de euros), 1,5 veces mayor que en el mismo lapso del 2012. "España tuvo un porcentaje bastante significativo (de pasajeros)", agregó el ejecutivo, sin dar cifras.

La reducción de plazas, explicó Contreras, es una maniobra para abaratar costes de operación retirando las aeronaves menos eficientes, y redistribuyendo otras según la demanda.

Los planes de renovación

Latam Airlines tiene previsto retirar en poco más de dos años toda su flota de A330 y 340, B737 y Bombardier 200 y 400, e introducir gradualmente 230 órdenes de los modelos más recientes de Airbus y Boeing.

La aerolínea ha recibido ya cinco 787 y al finalizar este año tendrá siete más, de un total de 32 solicitados a la fabricante estadounidense, y que se prevé lleguen en los próximos cuatro años. Asimismo, ha encargado a Airbus 42 aeronaves A320, y 22 A350 (que empezarán a recibir en 2016). "Vamos a reemplazar nuestros aviones por otros que son entre 20% y 30% más eficientes", planteó Contreras.

Las proyecciones para 2014

Pese a los resultados del año pasado los ejecutivos de la aerolínea sudamericana han preferido ser cautos con las proyecciones para este ejercicio. "Será positivo", simplificó el director en Europa.

Este año parece interesante para el grupo dado el anuncio de sus competidoras, entre ellas Iberia, de retomar destinos a Latinoamérica. También porque este jueves TAM entró en la alianza Oneworld, y porque la celebración del mundial de fútbol supondría un incremento de la demanda en Brasil, su principal hub intercontinental.

De hecho, adelantó Contreras, el gobierno brasileño les preautorizó la ampliación de su agenda de vuelos para junio y julio: 750 vuelos domésticos a las doce ciudades donde se jugará la copa mundial, y 350 desde el extranjero.