En 2011 ascendió a 31,94 millones, frente a 43 millones de 2010

El coste del servicio universal de ‘telecos’ acelera su caída con el fin de las cabinas

Cabina telefónica.
Cabina telefónica.

El coste del servicio universal de telecomunicaciones sigue acelerando su declive. Así, la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) comunicó ayer que ha cifrado en 31,94 millones de euros el coste neto del servicio universal de telecomunicaciones en el año 2011. La cifra supone una caída del 26% con respecto a 2010, cuando el coste de este servicio ascendió a 43,58 millones de euros.

En 2008, el coste fue de 74,85 millones de euros, que descendió a 46,78 millones en 2009. En el año 2000, según el ranking de las autoridades reguladoras, el coste había llegado a rondar los 203,82 millones.

Según fuentes del sector, esta caída se justifica en la reducción del número de teléfonos públicos a causa de la menor demanda. Estos observadores recuerdan que la gran mayoría de los ciudadanos ya dispone de teléfono móvil. En este sentido, el ratio de penetración de la telefonía móvil en España a la conclusión de 2013 era de 111,1 líneas por cada 100 habitantes, con un parque total de 51,86 millones de accesos.

La CNMC recordó que el operador encargado de ofrecer el servicio universal es Telefónica. Eso implica que la compañía tiene que garantizar que todos los usuarios tengan conexión a la red telefónica fija independientemente de su ubicación, a un precio asequible, que los usuarios discapacitados accedan al servicio en condiciones equiparables, que determinados colectivos tengan tarifas especiales, y que haya una cabina por cada cierto número de habitantes, entre otros factores.

El regulador explicó que cada año calcula cuánto le cuesta a Telefónica suministrar esos servicios y si le supone una carga injustificada. Una vez determinado el coste, la CNMC abre un fondo al que deben contribuir determinados operadores para cubrir esa financiación.

Así, el próximo paso del regulador será determinar qué operadores están obligados a financiar el coste del servicio universal y en qué proporción. En los últimos años, las compañías que han financiado este servicio han sido principalmente Telefónica, Vodafone y Orange.

Los gastos desagregados de 2011

En su resolución, la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) indica que el coste neto del servicio universal en 2011 en zonas no rentables ascendió a 25,73 millones de euros, frente a los 16,34 millones del coste neto derivado de usuarios con tarifas especiales y los 8.107 euros del coste neto por prestaciones a usuarios con discapacidad. Así, el total del coste neto apreciado en el año fue de 42,09 millones.

A su vez, la autoridad reguladora precisa que los beneficios no monetarios registrados en 2011 por esta actividad rondaron los 10,15 millones de euros.