El grupo requiere 10 días hábiles más ante la falta de acuerdo

Pescanova pide al juez aplazar una reunión clave con la banca prevista el lunes

Sede de Pescanova en Chapela, Pontevedra.
Sede de Pescanova en Chapela, Pontevedra.

Pescanova ha requerido al juez del concurso de la multinacional gallega aplazar 10 días hábiles una reunión con la banca acreedora que se iba a celebrar el lunes y que era considerada como clave para el futuro del grupo. 

Fuentes financieras cercanas a Pescanova advirtieron el viernes a este diario que este nuevo aplazamiento aleja a la compañía pesquera de un acuerdo que pueda evitar su liquidación. El martes día 15 está previsto que el juzgado mercantil número uno de Pontevedra reciba las adhesiones a la propuesta de convenio presentada, y que deben suponer más de un 50% para que el grupo evite la liquidación. La petición del grupo de retrasar dicha reunión supondría también retrasar la presentación de las adhesiones al convenio, que a día de hoy no debe contar con el apoyo suficiente, dadas las diferencias.

De acuerdo a las fuentes consultadas por el momento la oferta de convenio presentada por Damm, asociada con el fondo luxemburgués Luxempart, supondría que la banca acreedora recuperara 700 millones de euros, cuando las entidades se han propuesto al menos ingresar 1.000 millones. La deuda del grupo supera los 4.000 millones de euros.

El pasado 3 de marzo Pescanova presentó el convenio elaborado por Damm. La banca acreedora rechazó la propuesta del grupo de la familia Carceller el 20 de marzo debido a que, aseguraron fuentes financieras, Damm no introdujo las modificaciones requeridas a su propuesta inicial. Las partes se dieron hasta el 14 de abril, el próximo lunes, para tratar de lograr un acuerdo definitivo, lo que está lejos de producirse después de que Pescanova haya solicitado un aplazamiento.

Desde la presentación de la propuesta de Damm, y después de que la banca acreedora no percibiera por parte de la cervecera motivación real para incluir sus premisas, las entidades han trabajado en una solución paralela buscando incluso un socio industrial con el que reflotar la empresa.

El consejo de administración de la multinacional gallega, designado por la propia cervecera catalana el pasado mes de septiembre, emitió un comunicado el pasado día 26 atacando la postura de la banca y defendiendo la propuesta de convenio presentada. “El consejo no va a proponer un convenio que sobrepase de forma irresponsable el techo de deuda postconcursal que la propia empresa puede asumir”, señaló en el comunicado.

La banca acreedora ha presentado una oferta distinta para reflotar la compañía, con una inyección de capital de 115 millones de euros y la capitalización de unos 2.000 millones de euros de deuda, lo que supondría una quita inferior al 70%.