Logra 1.040 millones para pagar a sus acreedores

Colonial: De una deuda de 9.000 millones a otra de 'solo' 1.040

Bajo la presidencia de Luis Portillo, Colonial llegó a tener 9.000 millones de deuda

La inmobiliaria ha logrado un préstamo de 1.040 millones y ampliará capital en 1.266 millones

Colonial ha subido hoy en Bolsa un 5,6% cerrando a 1,9 euros por acción

Juan José Brugera, en el centro, Pere Viñolas, con corbata naranja, y el consejero Francisco Palà, a principios de año en Barcelona.
Juan José Brugera, en el centro, Pere Viñolas, con corbata naranja, y el consejero Francisco Palà, a principios de año en Barcelona.

Colonial ha logrado un préstamo de 1.040 millones de euros con el que pagará prácticamente la mitad de la deuda que vencía este año, 2.086 millones de euros. Gracias a este préstamo, ha explicado la compañía en un comunicado a la CNMV, si logra cerrar la ampliación de capital prevista de 1.266 millones, como todo parece indicarlo, la deuda de la inmobiliaria presidida por Juan José Brugera quedará en 1.040 millones de euros, lejos de las elevadas cifras que en ejercicios anteriores ha llegado a registrar y que pusieron en riesgo el mantenimiento de su actividad.

A finales de 2007, en el albor de la explosión de la burbuja inmobiliaria española, Colonial tenía una deuda de 9.000 millones de euros, un billón y medio de las antiguas pesetas. Las operaciones que en apenas dos años llevó a cabo Luis Portillo sobre Colonial dispararon la deuda de la inmobiliaria poco antes del estallido de la burbuja y la caída de Lehman Brothers. Según explicó a este diario en una entrevista el mismo Luis Portillo, el empresario sevillano se gastó en total 7.000 millones de euros. Portillo lanzó una opa sobre Colonial a través de Inmocaral en 2006 acordada con el entonces primer accionista de la inmobiliaria con sede en Barcelona, La Caixa, valorada en 3.761 millones. Después compró Riofisa, especializada en centros comerciales, controlada por la familia Losantos, por 2.000 millones. Y adquirió el 15% de FCC por 1.534 millones. A finales de 2008 Colonial se derrumbó en Bolsa y Portillo anunció su salida del grupo al término del año.

Juan Jose Brugera como presidente y Pere Viñolas como consejero delegado, cercanos a La Caixa, se hicieron cargo de Colonial a mediados de 2008. Los bancos acreedores se convirtieron en los principales accionistas de la compañía, como sucedió con la otra gran inmobiliaria española, Metrovacesa. Brugera y Viñolas consiguieron a principios de 2010 un acuerdo vital para Colonial: los bancos acordaron refinanciar la deuda del grupo ampliando el vencimiento del principal a 2014 y permitiendo a la empresa crear su propio banco malo, una filial, Asentia, con los activos tóxicos (básicamente suelo y activos de Riofisa).

El año de vencimiento de la deuda de Colonial ha coincidido con una ola inversora en inmobiliario español inédita desde 2007. Los principales fondos de inversión del mundo están comprando activos inmobiliarios en España y la compañía presidida por Brugera se propuso a principios de año ampliar capital en 1.000 millones de euros. Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL, también atisbó, como esos fondos, la hora de la oportunidad de invertir de nuevo en inmobiliario y se ha convertido en el primer accionista de Colonial, con el 20% del capital. Además se ha comprometido a invertir otros 300 millones en la ampliación de capital en la que trabaja Colonial; el interés de inversores por esta operación ha llevado a la compañía a elevar hasta los 1.266 millones de euros la ampliación de capital propuesta, lo que este martes ha sido aprobado por los accionistas de la compañía.

La inmobiliaria está logrando en este proceso retener la mayoría del capital en la inmobiliaria francesa SFL, donde posee el 53% del capital (en época de Portillo llegó a superar el 80%). La compañía española obtiene el 70% de sus ingresos en Francia y el valor de su participación en Bolsa de SFL es cercana a los 900 millones.

Colonial ha subido hoy en Bolsa un 5,6% cerrando a 1,9 euros por acción. SFL ha caído un 0,13% en la Bolsa de París cerrando a 37,65 euros por título.