La red entra en números negros por primera vez desde 2010

La mitad de los concesionarios que más venden ya son rentables

Concesionario de Toyota en Alcobendas, Madrid.
Concesionario de Toyota en Alcobendas, Madrid.

Las redes de concesionarios de Volkswagen, Seat, Renault, Audi y Toyota ya han cerrado 2013 en números negros, según datos del sector recopilados por Cinco Días. Son cinco de las 10 marcas más vendidas en España, que se empiezan a beneficiar del incremento de las matriculaciones en España, aunque los volúmenes de venta sigan bajos respecto del máximo alcanzado en 2007.

También cierran en positivo este año los puntos de venta de Skoda, Volvo, Mercedes, Hyundai y Kia mientras que todavía sigue el calvario de la falta de rentabilidad para las redes de Opel, Citröen, Peugeot, Ford y Nissan. BMW es la menos rentable, con un 1,4% negativo respecto de las ventas. Tras la marca alemana, los más penalizados son los establecimientos de Peugeot, con un 1% negativo sobre ventas.

Estos datos se desprenden de un informe elaborado por SnapOn para Ganvam, al que ha tenido acceso Cinco Días, que sostiene que la red completa de concesionarios cerró el último trimestre del año con una rentabilidad sobre ventas del 0,09%. Los puntos de venta terminan en números negros por primera vez desde 2010.

No sirve este dato para levantar el año que registró una rentabilidad negativa del 1,5% en el primer trimestre y también números rojos del 0,7% y del 0,3% en el segundo y el tercer trimestre, respectivamente.

Las cifras muestran, según se extrae del informe de SnapOn, que se ha producido una “consolidación en las cuentas de las redes oficiales de distribución gracias en buena medida al impulso de los planes de ayudas como el PIVE en sus distintas ediciones” y el estímulo que ha supuesto para la venta de coches en España. También en 2010, último periodo en el que los concesionarios lograron ser rentables, el sector contaba con el empuje del Plan 2000E.

Los datos de este informe señalan que la red terminará este año con “una rentabilidad estimada del 1% sobre facturación”. Sin embargo, desde SnapOn también apuntan que “es un hecho constatable que los planes PIVE durante el año 2013 han permitido a las redes de concesionarios terminar el año con datos ligeramente por encima del equilibrio presupuestario y que la continuidad de los planes de rejuvenecimiento del parque es uno de los factores clave para dicha tendencia”. Sin la existencia de tales ayudas por parte del Gobierno, sería más difícil alcanzar la rentabilidad.

En este punto, varias marcas han sido muy eficientes a la hora de mantenerse en números negros durante los peores años de la crisis. La red de Toyota, por ejemplo, siempre ha estado en positivo excepto en 2008.

También han mantenido su negocio a flote tanto Volkswagen como Audi, que no han registrado un solo año de números rojos, como ya afirmó el presidente de Volkswagen-Audi España, Francisco Pérez Botello, en el pasado Salón del Automóvil de Ginebra. Las redes de Volvo y Mercedes se han mantenido estables y rentables excepto en 2008 y 2012 en el caso de Volvo y en 2009 en Mercedes.

Las asociaciones de concesionarios temen que esta vuelta a los números negros traiga consigo un aumento de las exigencias de las marcas sobre el punto de venta, como ya denunciaba el secretario general de Faconauto, Blas Vives, el mes pasado. Vives aseguró las marcas ya están pidiendo a sus tiendas “nuevas inversiones cuando aún no se han enjugado las pérdidas acumulada”.