Unos 74.000 extranjeros viajaron a España en 2013 con una motivación religiosa.

Los extranjeros vienen en procesión

Unos 74.000 extranjeros viajaron a España en 2013 con una motivación religiosa.

Procesión de los capuchinos de Sevilla
Procesión de los capuchinos de Sevilla

No está claro si se lo debemos solo a nuestros mayores o también a los aspavientos de las folclóricas que cada año recogen en Semana Santa las revistas del corazón, pero según un estudio elaborado por la agencia online Rumbo, actualmente más del 52% de los españoles elige las procesiones como plan de viaje para estas fechas.

Esta moda, en cierto modo un poco vintage, también ha cautivado a los extranjeros, que desde hace unos tres años se decantan por pasar estas fechas en localidades donde el olor a incienso y sudor, las imágenes religiosas, los cofrades, pero también la gastronomía y la música sacra son los grandes protagonistas. Suele ser una opción acertada porque rara es la Semana Santa, caiga cuando caiga, en la que predomine el buen tiempo. Los más creyentes dicen que es cosa de Dios, “nos empeñamos en ir a destinos de sol y playa, pero parece como si la providencia nos obligara a recordar que este es un periodo de recogimiento”.

En España, más de 50 ciudades tienen declarada la Semana Santa de Interés Turístico Internacional, aunque son los destinos andaluces los preferidos por los extranjeros. Granada y Málaga son las ciudades elegidas por los alemanes; Cádiz y Málaga, por los franceses, y Sevilla, por los belgas y franceses para tener una experiencia religiosa.

Pero estas no son las únicas dignas de ser vividas. Procesiones como La Pasión Viviente de Castro Urdiales (Cantabria), la Danza de la Muerte de Verges (Gerona), la del Sellado del Sepulcro de Alcañiz (Teruel) o el Vía Crucis del Santísimo Cristo del Buen Fin, en Las Palmas de Gran Canaria, “además de ser espectaculares, tienen un toque diferente”, cuentan en Rumbo.

La Macarena y la Madrugá, en Sevilla, son las favoritas del turismo nacional

“Aún no ofertamos un producto específicamente religioso”, dice Amuda Goueli, consejero delegado de la agencia online Destinia, pero dado el interés que genera, “es una opción que barajamos”. De momento, en su página web ya hay colgada una escapada a Sevilla de cuatro días con los santos por delante (Cristo de los Gitanos, la Esperanza Macarena...). Esta agencia ha corroborado que Granada fue el año pasado la ciudad que tuvo un mayor número de reservas hoteleras y este año parece que será más de lo mismo. Hasta el momento, son Granada, Sevilla, Málaga y, en menor medida, Santiago de Compostela, los destinos más vendidos, junto a las escapadas a Madrid, que siempre es el destino cultural por antonomasia en estas fechas.

También ha crecido el número de búsquedas en otras ciudades más pequeñas, como Zamora, Salamanca, León, Valladolid, Toledo, Cuenca, Murcia, Cáceres y Córdoba, constatan en el buscador de hoteles Trivago. Parejas que buscan disfrutar de la oferta cultural y festiva, pero también familias, son los principales fans de esta tradición, a juicio de Ángel Beleño, director de operaciones en España de la cadena británica de hoteles económicos Travelodge. Esta enseña tiene previsto aumentar su presencia en diversos destinos españoles, entre los que destacan precisamente Granada y Sevilla.

 Granada. Fogatas entre las cuevas y viviendas de los gitanos del Sacromonte y bailes flamencos dan la bienvenida al Cristo de los Gitanos cada Miércoles Santo, una de las procesiones de mayor reconocimiento internacional y la favorita para el 10,8% de los españoles, según el estudio de Rumbo. Pone los pelos de punta su ascenso a las colinas del Sacromonte en la noche, el silencio y a veces la algarabía y la multitud de pitonisas (gitanas) que abordan a los visitantes. En Jueves Santo, el protagonista es el Albaicín, donde las tres vírgenes, la Concha, la Estrella y la Aurora, recorren de noche sus estrechas calles. El Cristo del Silencio es también de contemplación obligada en una ciudad que en 2013 tuvo casi 150.000 pernoctaciones.

 Valladolid. Muchos dicen que la Semana Santa vallisoletana supone sacar el arte a las calles. Aunque son diez días de procesiones que representan la Pasión, entre ellas, la procesión del Encuentro, o el Miércoles Santo, la del Nazareno, el viernes es el día culmen de la festividad. Destacan el Sermón de las Siete Palabras y, por su gran valor artístico, la Procesión General de la Pasión, formada por 31 pasos, tallados en su mayoría en los siglos XVI y XVII. En ella participan todas las cofradías penitenciales de Valladolid.

 Sevilla. Las procesiones hispalenses son vistosas, coloridas y muy espectaculares. La de Jesús del Gran Poder, conocido como el Señor de Sevilla, y la Esperanza Macarena, la preferida para el 15% de los españoles y la más conocida en el extranjero, salen a la calle en la madrugada del Viernes Santo. Los gritos de “guapa” a la Virgen, las saetas –a veces procedentes de balcones escondidos–, los cánticos y el fervor desmesurado son algunas de las enseñas de la Semana Santa sevillana, que cada año registra unas 129.000 pernoctaciones.

 Zamora. Imposible de describir. Su sobriedad –propia del norte–, el arte, la música, los cantos gregorianos en las procesiones nocturnas y la gastronomía son sus principales atractivos. La de Jesús el Nazareno es una de las más espectaculares por el número de cofrades que abarrotan las calles (más de 8.000). Toda una expresión de recogimiento. También son imprescindibles Los Pasos, de gran colorido y dinamismo, la de Nuestra Madre de las Angustias o el sobrecogedor canto del miserere en la procesión del Yacente, el Viernes Santo. Ese día es tradición tomar sopas de ajo y el domingo, la famosa dos y pingada, a base de huevos fritos, magro de cerdo y pan.

 Málaga. El patrón de los legionarios, el Cristo de Mena, es la procesión más emblemática de esta ciudad. La Legión Española y la Marina, con tropas, bandas de música y cornetas, son las encargadas de esta procesión, que tiene su momento más álgido cuando entonan la canción del Novio de la muerte. El desembarco de los militares en el puerto y el traslado de esta imagen, a hombros de los legionarios, desde la parroquia a la cofradía sobrecogen.


 Cuenca. Las Turbas, Camino del Calvario sale en la madrugada del viernes de la iglesia del Salvador de Cuenca. Vestidos con los trajes típicos, cofrades de todas las hermandades representan las burlas que sufrió Jesucristo camino de la cruz, acompañados de tambores, clarines desafinados y palos. Espectacular y multitudinaria.

La fe mueve montañas

Unos 74.000 extranjeros viajaron a España en 2013 con una motivación religiosa, un 32% más que el año anterior, y casi 326.000 españoles se desplazaron, un 29% más, según datos de la Secretaría de Estado de Turismo (encuestas Egatur y Familitur).