La banca pide al fondo 10 millones por bloquear la venta

Anchorage pide ocho semanas para cerrar la compra de Castellana 200

Edificio de Castellana 200.
Edificio de Castellana 200.

Sareb (conocido como el banco malo), Santander, BBVA y Sabadell esperan que el fondo oportunista Anchorage, junto a la consultora española Rodex, complete su oferta para la compra del complejo inmobiliario de Castellana 200 en los próximos días, tras haber presentado la oferta más alta por este edificio. El fondo estadounidense ha ofrecido 145 millones de euros por uno de los inmuebles en venta más atractivos de Madrid.

El problema es que Anchorage, junto a su socio Rodex, ha pedido a la banca ocho semanas de plazo para la constitución de una sociedad de inversión inmobiliaria (Socimi) para realizar la compra, razón por la que no se ha firmado aún la operación. Este escollo ha permitido a los otros dos fondos interesados por Castellana 200, Pimco y Perella, mantener sus ofertas sobre la mesa, pese a que la semana pasada la subasta parecía que se había cerrado tras adjudicar el complejo inmobiliario a Anchorage.

Santander, BBVA, Sabadell y Sareb (que ha heredado su participación en este inmueble madrileño de Bankia) están dispuestos a conceder este plazo al fondo estadounidense, pero con condiciones. Exigen un pago ahora de 10 millones de euros, que en caso de echarse atrás en la compra los perderían.

Solo en caso de que Anchorage y Rodex abonen esa cantidad, la banca bloquearía la operación durante el plazo solicitado por el fondo y su socio, y la operación se daría por cerrada. Esta oferta estaba muy cerca de los 150 millones de euros en los que la banca, junto a las consultoras CBRE y Knight Frank, valoraron el edificio a principios de año. Al abrirse la subasta se interesaron un veintena de fondos.

Con la venta de este complejo inmobiliario, promovido inicialmente por Reyal Urbis, la banca recuperaría una parte de los 240,6 millones de euros que prestaron a la promotora en 2010 para reactivar este proyecto, uno de los más ambiciosos de los últimos años de Madrid.

Pimco y Perella, mientras, no se han dado aún por vencidos y mantienen sus ofertas ante la posibilidad de que al final la operación con Anchorage no se firme.

Castellana 200 es un complejo comercial, de oficinas y hotelero ubicado en el madrileño paseo de la Castellana, que suma una superficie total de 55.000 metros cuadrados de superficie.