Prueba su sistema durante dos meses

Un radar de Indra para detectar objetos en el espacio pasa las pruebas de la ESA

Carguero comercial Cygnus
Carguero comercial Cygnus

La tecnología de Indra ha dado un paso al frente para formar parte del futuro sistema de vigilancia europeo. La compañía española ha probado durante dos meses en Santorcaz (Madrid) su sistema de detección de objetos en el espacio y asegura haber “superado con éxito” las pruebas de validación llevadas a cabo dentro del programa preparatorio Space Situational Awareness (SSA) de la Agencia Espacial Europea (ESA).

El objetivo de la agencia es construir un sistema que monitorizará los residuos que sucesivas misiones han ido dejando en el espacio, pues se estima que existen unos 700.000 objetos orbitando sin control alrededor de la Tierra. Un hecho que representa un importante riesgo para nuevas misiones y satélites operativos.

Las pruebas que se han hecho en Madrid tenían como objetivo comprobar que la tecnología que emplea el sistema radar de Indra se encuentra lo suficientemente madura como para emplearse en el diseño de un sistema de vigilancia definitivo. Tras las mismas, el demostrador ha sido aceptado por la ESA y ha sido entregado formalmente por Indra a la agencia.

La compañía española detalla que las pruebas se han centrado en observar y detectar objetos ya conocidos, de los que hay información orbital previa, de forma que se pudieran contrastar los datos recogidos por el sistema de Indra. Entre otros eventos, el sistema ha observado “con precisión” el desatraque del carguero Cygnus de la Estación Espacial Internacional. “Algo de especial interés porque demuestra la capacidad de nuestra tecnología para discriminar, tanto en distancia como angularmente, dos objetos de tamaño muy diferente situados en la misma órbita y relativamente cercanos”.

El sistema también ha detectado y discriminado los tres satélites Swarm de la ESA (cuya misión será medir el campo magnético de la tierra), justo después de su lanzamiento y cuando aún su separación orbital era muy pequeña. El radar también hizo el seguimiento de la reentrada a la Tierra del satélite GOCE y detectó el tumbling del satélite Envisat, que se encuentra en la actualidad

Un proyecto con fondos de 4,7 millones

Cerrar la campaña de pruebas con éxito ha sido clave para Indra, pues compite con la empresa francesa Onera que también trata de hacerse un hueco en este proyecto europeo, que cuenta con unos fondos de 4,7 millones de euros. Ahora, el sistema de detección de Indra (uno de los mayores productores de radares de aviación civil y militar) ha entrado ya en otra fase de pruebas de operación de larga duración, donde se comprobará su capacidad para detectar pequeños objetos en órbitas de baja altura. El sistema dispondrá al menos de un sensor radar de vigilancia.