Duda sobre el rendimiento de los bonos ofrecidos por el Gobierno

La banca decide hoy sobre el plan de rescate de autopistas

La ministra de Fomento, Ana Pastor, presidió la reunión del martes entre Fomento, Hacienda, la banca y las concesionarias de autopistas.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, presidió la reunión del martes entre Fomento, Hacienda, la banca y las concesionarias de autopistas.

La gran banca española mantendrá este mediodía una “conference call” para consensuar la respuesta que van a dar el próximo lunes al plan propuesto por el Ejecutivo para rescatar a las autopistas de peaje, una negociación que pasa ahora por mejorar la rentabilidad y la garantía de los bonos a 30 años. La reunión del lunes se celebrará a primera hora de la tarde en el Ministerio de Fomento.

Mientras que ya se da prácticamente por seguro que la quita aplicada a la deuda total, que asciende a 4.600 millones de euros (en su mayoría -4.000 millones- pasivo financiero y el resto deuda comercial) no se moverá del 50%, la postura de la banca española pasa por evitar que se produzca una nueva quita implícita en torno a la rentabilidad que devengarán los bonos a 30 años que plantea el Gobierno basándose en su esquema.

Fuentes financieras señalan que aunque la propuesta contempla la creación de un fondo de titulización que emita bonos a 30 años con una rentabilidad mínima del 1% (porcentaje que podría incrementarse hasta el 4,3 % en función de determinadas variables, entre ellas los los tráficos de estas vías), la realidad parece indicar que la rentabilidad estará por debajo de la que se paga ahora por el bono español a 30 años: 4,162 %

Entre las propuestas que barajan se encuentra, por un lado, incrementar este porcentaje o flexibilizar el periodo temporal sobre el que se extenderán los bonos.

Y es que las entidades financieras calculan que la rentabilidad de estos bonos no llegará nunca al 4,3% teniendo en cuenta la evolución de los tráficos que han demostrado hasta la actualidad las diez autopistas de peaje que se integrarán en la sociedad pública, similar a la extinta Empresa Nacional de Autopistas (ENA), que funcionó entre 1984-2003 y que posteriormente fue transmitida por la Sepi a Sacyr.

De hecho, estiman que teniendo en cuenta todas las circunstancias la rentabilidad se situará en torno al 1,5 %.

Otro de los puntos problemáticos es que los bonos no están garantizados por el Estado a fin de que no compute como deuda pública. Por ello, entre las opciones que plantea la banca está la de contar con un aval que garantice directa o indirectamente estos bonos en caso de impago.

Entre los principales bancos acreedores se encuentra Bankia, con 430 millones; Sabadell, con 345 millones y el Santander, con cerca de 300 millones.

De hecho, el presidente del Santander, Emilio Botín, ya ha anunciado su apoyo a la iniciativa a pesar de reconocer que la quita propuesta es “muy dura”, mientras que el de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha pedido una oferta “lo suficientemente clara” para que no haya riesgos adicionales al margen de la quita que se acuerde.

Con respecto a la postura reticente de la banca extranjera, algunas fuentes creen que el Gobierno aprobará finalmente la propuesta para las autopistas de peaje vía Real Decreto a fin de que se extienda a toda la banca acreedora.

Por su parte, otras consideran que el rechazo de las entidades extranjeras, que aglutinan algo menos del 30 % de la deuda de estas concesionarias, no impedirá que salga finalmente la propuesta planteada por el Ministerio de Fomento y el de Hacienda.