La inversión en fines sociales fue de 53 millones en 2013

Botín convierte su fundación privada en la primera de España

Emilio Botín, presidente de Banco Santander
Emilio Botín, presidente de Banco Santander

Botín hizo ayer balance de la actividad de la fundación que lleva su nombre. Según explicó, de los 53 millones de euros invertidos, 27 millones se destinaron a la construcción del Centro Botín, al túnel que soterra el tráfico de los Jardines de Pereda en Santander y a la ampliación de esa zona verde, que acogerá actividades artísticas, educativas y culturales en el exterior del edificio. Tanto el túnel como los jardines comenzarán a funcionar el próximo 22 de julio.

Además, se han destinado 8,4 millones al área de arte y cultura, además de al desarrollo de contenidos para el citado centro cultural, para cuya inauguración todavía no hay fecha. El Observatorio de Tendencias y los programas de desarrollo del talento recibieron 2,9 millones; el área de educación, 2,1 millones, y el desarrollo rural, 830.000 euros. El 75% del presupuesto se invirtió en Cantabria.

En 2013, aseguró Botín, la fundación generó un mayor impacto social con sus programas, de los que citó varios ejemplos. Uno de ellos, el programa de Educación Responsable, que potencia el desarrollo de la inteligencia emocional y social y de la creatividad en el sistema educativo, ha pasado de intervenir en 45 colegios de Cantabria y Madrid durante 2012, a 95 de Cantabria, Madrid, La Rioja y Navarra en 2013. Para 2014 está previsto ampliar la iniciativa a Galicia, Murcia y Extremadura.

En el área de ciencia, la fundación mantiene su apuesta por mejorar la capacidad de trasferencia tecnológica de los investigadores en biomedicina, para que sus descubrimientos se puedan convertir en productos y servicios que generen riqueza económica y social. En 2013, dentro del programa Mind the Gap, se han puesto en marcha tres nuevos proyectos y se han seleccionado otros tres que están ahora siendo analizados. De hecho, la compañía japonesa Yamada Bee Farm ha invertido tres millones de euros en Life Length, la empresa de medición de telómeros para el envejecimiento celular, en la que la Fundación Botín participa con un 26%. “Captar inversión externa es uno de nuestros objetivos más importantes”, señaló el presidente del grupo Santander.

En el área de desarrollo rural, la fundación actúa en el valle del Nansa desde el año 2005 en colaboración con el Gobierno de Cantabria y los ayuntamientos de la zona, con el objetivo de generar desarrollo económico y social sostenible aprovechando los recursos que tiene el valle, e invertir los procesos demográficos que afectan a las zonas rurales evitando la despoblación.

En 2013, el programa de ganadería creció un 50% y ya participan 50 ganaderos. “Se está consolidando un tejido social en este valle muy activo e innovador”, afirmó Botín, que también destacó el programa Talento Solidario, mediante el que se contrata a profesionales cualificados que están en el paro para poner en marcha proyectos innovadores y sostenibles en organizaciones sociales. Aseguró que en 2014, además de financiar 12 nuevos proyectos, “pondremos en marcha una nueva convocatoria en la que invitaremos a ONG y fundaciones de toda España a presentar sus ideas para luchar contra el desempleo juvenil”.

Una joya en el centro de Santander

Es el proyecto más ambicioso de la fundación. En el Centro Botín, de cuyo proyecto arquitectónico se ha ocupado el premio Pritzker Renzo Piano, se invertirán, según anunció su presidente, que estuvo acompañado por dos de sus hijas, Paloma y Carmen Botín, un total de 80 millones, de los cuales 15 serán para construir el túnel que permite doblar la extensión de los Jardines de Pereda, y otros 15 para remodelar y actualizar los propios jardines. “El Centro Botín, que se abrirá coincidiendo con nuestro 50 aniversario, será el proyecto de la fundación más global porque será un centro de arte de primer nivel; más local porque será un centro de encuentro y le dará un mayor dinamismo a la ciudad; y más social, ya que atraerá visitantes y se creará empleo directo e indirecto”, detalló Botín. De la exposición inaugural del centro se ocupará el artista belga Carsten Höller. Además, la fundación ha firmado un acuerdo con Yale para realizar un programa de desarrollo de la creatividad a través de las artes. El Centro pretende ser un espacio de arte privado de referencia en España para el que se ha fichado al exdirector de la Tate Modern de Londres Vicente Todolí, que se ocupará de la programación del área de artes plásticas. Será un lugar de encuentro para las distintas disciplinas cultuales, el arte, la música, el cine, el teatro y la literatura. Alrededor del edificio central se distribuirán tres nuevas plaza públicas: una de ellas cubierta, y otra con un anfiteatro exterior con capacidad para mil personas, donde se exhibirán películas desde el primer día desde su apertura. El edificio está organizado en dos volúmenes. Uno de ellos, el oeste, destinado al arte, con dos salas de exposiciones de 1.250 metros cuadrados cada una. El otro, más reducido, se dedicará a actividades culturales y educativas, con diversas zonas de encuentro y un auditorio para 300 personas.