Reitera que no necesita fondos adicionales

Codere responde a los bonistas con una nueva oferta de refinanciación

Local de apuestas de Codere
Local de apuestas de Codere

El miércoles era la fecha límite para que el consejo de Codere respondiera a la oferta final planteada por el comité de los bonistas el pasado 20 de marzo.La necesidad de un acuerdo para evitar el concurso crece día a día, aunque de momento las posturas siguen encontradas.Los bonistas, a los que la empresa adeuda 1.039 millones de euros, y la compañía continúan intercambiado correspondencia, pero las negociaciones siguen encalladas.

La última noticia que se conoce hasta la fecha es la carta enviada por Codere al comité de los bonistas agrupados bajo la firma Houlihan Lokey. En ella la empresa, además de reiterar las razones que la llevan a rechazar la oferta final, plantea un alternativa para seguir negociando.

La oferta de la compañía se sustenta en la idea de no requerir una nueva inyección de capital. Esto choca con lo planteado por los bonistas que en su propuesta incluían, además de una quita de 365 millones, la concesión de 400 millones de euros, 200 millones dirigidos a suscribir una ampliación de capital y otros 200 en concepto de un contrato de financiación sénior.

Los otros aspectos de la oferta del consejo son la refinanciación de la deuda sénior a precios de mercado, el mantenimiento de la estructura de garantías actual y la prórroga del vencimiento de los bonos durante cinco años y medio, es decir, hasta 31 de diciembre de 2019.En este apartado se engloban tanto la emisión en euros, que vence en 2015, como la emisión en dólares, que tendrá que ser abonada en febrero de 2019. El interés de estos bonos sería del 0%, es decir, la compañía garantiza que una vez finalizado el plazo, los bonistas recuperarán el nominal. Como alternativa al cupón cero, Codere propone convertir parte de la deuda en una nueva emisión de 250 millones. Los que se acojan a esta vía recibirán un interés anual del 8%.El ratio de conversión fijado por la multinacional del juego sería dos bonos antiguos por uno nuevo, es decir, llevaría implícita una quita del 50%.

Reitera su negativa

En la carta enviada al representante de los bonistas, el consejo de Codere lamenta el tono empleado por los acreedores y señala que la oferta final “no resulta constructiva, pues demuestra la ausencia de toda voluntad negociadora”. Desde la compañía consideran que la actitud mantenida por los bonistas corresponde a un intento de sacar provecho de la nueva Ley Concursal y reiteran lo ya señalado en anteriores misivas.Es decir, que la propuesta no es aceptable desde un punto de vista financiero y que supone la dilución del accionista minoritario, el cual pasaría a representar el 3,2%. El consejo afirma que la empresa no necesita dinero adicional, ya que continúa generando caja, y que su gran problema son los intereses de la deuda. En la propuesta de los bonistas, estos ofrecen un préstamo garantizado de 200 millones a un interés de euríbor más el 8%. El grupo cree que estos tipos son desorbitados mientras que desde el comité dejan la puerta abierta a que la empresa encuentre una oferta mejor.