Multiplica sus pérdidas por cinco en 2013

Seat fabricará un nuevo todocamino que saldrá al mercado en 2016

Incrementa su facturación hasta la cifra récord en la marca de 6.473 millones

El ajuste de plantilla del año pasado lastra el balance, multiplicando sus pérdidas por cinco.

El presidente de Seat, Jürgen Stackmann, en la presentación de resultados de la compañía en Martorell (Barcelona).
El presidente de Seat, Jürgen Stackmann, en la presentación de resultados de la compañía en Martorell (Barcelona).

Me alegro de poder comunicarles que sí, que la cosa ha salido, tenemos el SUV”. Con esta mezcla de alivio y satisfacción anunciaba Jürgen Stackmann, presidente de Seat, la autorización dada por el grupo Volkswagen para que la enseña sume este nuevo todoterreno urbano (SUV, por sus siglas en inglés) a su gama de productos, que saldrá al mercado previsiblemente en 2016. Es el primer modelo de este tipo que obtiene la automovilística y supone “un gran paso para alcanzar la rentabilidad sostenible”, destacaron desde la compañía.
Una buena noticia para la marca, que enjuga así el incremento de sus pérdidas. Seat ha multiplicado por cinco sus números rojos en 2013, hasta los 148,7 millones de euros frente a los 29,6 millones registrados en 2012. El aumento de los costes de personal y los gastos asociados al ajuste de plantilla realizado el año pasado, así como el incremento de las amortizaciones por el lanzamiento de los nuevos modelos explican el incremento de las pérdidas, según comunicaron desde la compañía.
No ha servido para reducir este agujero el considerable esfuerzo comercial realizado por la marca. Y eso que Stackmann destacó que 2013 fue “un año complejo y exigente”, en el que la marca, pese a todo, “ha demostrado su potencial”. Seat ha conseguido un récord de ingresos de 6.473 millones de euros, un 6,3% más que el año anterior.
Stackmann relativizó el incremento de los números rojos ya que, según ha dicho, se ha conseguido “sanear el balance”. Esto prepara a la marca automovilística, en su opinión, para afrontar mejor los retos de futuro. “Nos hemos quitado peso muerto, aligeramos el balance y nos preparamos para el futuro. Estamos en el buen camino”, ha dicho Stackmann, tras destacar que Seat generó en 2013 un Ebitda de 221 millones y que el cash flow de explotación creció un 70%.
Rentabilidad en cuatro años
Preguntado por cuándo cree que Seat podrá regresar a los beneficios, tras años en que se persigue este objetivo sin conseguirlo, el presidente de la compañía, que todavía no ha cumplido un año al frente de la marca, ha asegurado que 2018 es una fecha “aceptable”.
“Pese al difícil entorno económico, 2013 ha sido un año positivo. Hemos completado la familia del León y aumentado las ventas y la producción, al tiempo que hemos realizado un importante saneamiento del balance. Esto nos permite comenzar 2014 con una situación financiera reforzada”, indicó el presidente.
Respecto del nuevo modelo, la compañía ha explicado que el diseño se ha realizado en Martorell (Barcelona) pero aún no está decidido en qué fabrica del grupo a nivel mundial se producirá. El presidente de Seat aseguró que la fábrica catalana del grupo tiene capacidad para producir el coche, aunque ha insistido en que esta es una decisión que debe tomar el consorcio.
Para Stackmann, la decisión es una “excelente noticia” porque Seat logra de este modo, entrar en “un segmento nuevo, de los más grandes y de mayor crecimiento del mundo”. Este segmento de todocaminos urbanos representa solo en Europa casi un millón de vehículos vendidos por año y ha crecido un 40% en los últimos cinco años, según datos facilitados por la compañía. Ha señalado que podría llegar a superar incluso al León en volumen e ingresos.