Busca aliados empresariales y políticos

Lara hace lobby para que Fomento liberalice el AVE Madrid-Barcelona

AVE estacionado en la estación madrileña de Atocha.
AVE estacionado en la estación madrileña de Atocha.

Veloi Rail, aspirante a operador ferroviario controlado por Inversiones Hemisferio, sociedad patrimonial de la familia Lara, está dando pasos para convencer al Ministerio de Fomento de que exponga a la competencia la línea Madrid-Barcelona de AVE. Fuentes solventes aseguran que trata de crear un grupo que presione en ese sentido, en el marco de la liberalización del ferrocarril de pasajeros. Directivos de la compañía han mantenido recientes reuniones con altos representantes de la Generalitat de Cataluña. Se trataría ahora de poner de su lado a la Comunidad de Madrid para que ambos gobiernos autonómicos empujen a favor de la liberalización del citado corredor ferroviario. Los argumentos: más frecuencias de viajes y, sobre todo, lucha en precios.

De forma paralela, Veloi Rail mantiene conversaciones con potenciales rivales, como el grupo Acciona, para que las empresas hagan lobby a favor de una apertura que realmente sea atractiva para la inversión. Desde Veloi Rail se rechazó ayer comentar esta información.

Entre las compañías que buscarán la habilitación para competir con Renfe en el transporte de pasajeros por ferrocarril cunde la impresión de que Fomento lanzará el proceso de apertura a la competencia con alguna línea convencional de largo recorrido y con el AVE a Alicante. Como máxima concesión se espera el AVE entre Madrid y Valencia.

El alto componente turístico de la alta velocidad entre la capital y el área del Levante hace que estas dos últimas opciones tengan bajo interés para los operadores privados, que hablan incluso de líneas en números rojos.

El AVE Madrid-Barcelona, en beneficios y en constante crecimiento frente al avión, es el arranque deseado por los privados. En la batalla por el AVE se espera a la citada Acciona al grupo turístico Globalia, a las firmas de transporte por carretera Alsa y Avanza, y a los grupos de infraestructuras Ferrovial y OHL, entre otros. También parece manifiesto el interés del operador galo SNCF y de la alemana Deutsche Bahn. Todas ellas están a la espera de que Fomento aclare el modelo de negocio. La incertidumbre en la actualidad es total: se desconoce qué líneas se abrirán a la competencia, cuántos títulos habilitantes saldrán a concurso, qué horarios estarán a disposición de los operadores privados, cuál es la política de tarifas, qué canon hay que pagar al Adif, en qué posición parte Renfe como competidor, si habrá o no habrá suficiente material rodante de Renfe en alquiler a disposición de los operadores privados, entre otras dudas.

Calendario

La ministra Ana Pastor, así como el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, y el presidente de Renfe, Julio Gómez Pomar, apenas han avanzado que la liberalización del ferrocarril de pasajeros se producirá a lo largo de este primer semestre.

Desde la oposición, el diputado de CiU Pere Macias, es uno de los escépticos sobre la agenda de Fomento en casos como este o el de la privatización de Aena: “Puede haber interés real en distintas instancias el Gobierno, pero otros altos funcionarios se ocupan de frenar estos proyectos”, afirma este miembro de la comisión de Fomento en el Congreso de los Diputados.

Y Rafael Simancas, portavoz del PSOE en la misma comisión señala en su blog los riesgos de una liberalización “anticipada”. El diputado teme que el movimiento “beneficiará a las empresas privadas que exploten las infraestructuras millonarias que los españoles hemos pagado, mientras pone en riesgo la supervivencia deRenfe, insuficientemente preparada para la competencia abierta con los gigantes europeos”.

Espacio único europeo

La ministra Pastor defendió el viernes en el consejo de ministros de Transportes de la UE que España avanza en busca de un espacio único ferroviario en Europa. Citó la separación del Adif y Renfe y el inicio de la liberalización del tráfico interior de viajeros.

Escaso negocio a corto plazo

“El negocio tras la liberalización no será de gran volumen a corto plazo”, avisó la semana pasada el número dos de Fomento, Rafael Catalá, durante su intervención en un foro sobre infraestructuras promovido por la Apie. “Hay que analizar cuál es la consecuencia de abrir los corredores rentables a la competencia y dejar a Renfe perdiendo dinero en las obligaciones de servicio público. Este es un proceso complejo”, remarcó el secretario de Estado de Infraestructuras.

Pero Catalá también comentó que el ferroviario “es un sector de oportunidades” y que “la liberalización dinamizará la economía y creará empleo”. La llamada a la competencia en viajeros arrancó en julio de 2013 con la apertura de los trenes turísticos. En la segunda fase se espera una liberalización gradual de las líneas de larga distancia, con la concesión de un número limitado de títulos habilitantes, y en la tercera fase debería llegar la libre competencia.

España ya puso el transporte de mercancías al alcance de operadores privados, pero ese proceso ha decepcionado. Las empresas se quejan de la falta de material rodante en alquiler, de la escasa disposición de surcos horarios y de precios extremadamente bajos por parte del operador público.

Permitiendo cierto grado de competencia en el transporte de pasajeros, el Gobierno español responde a exigencias de la UE, que pone fecha límite para la liberalización en el año 2019.