Entrevista a John Robin Warren, Premio Nobel de Medicina

“Las verdades científicas cambian con el tiempo”

Encontró la bacteria que causa la úlcera y se topócon una comunidad científica que no quería creerle, ya que se asociaba la enfermedad a causaspsicosomáticas.

“No hay una verdad absoluta”, asegura

John Robin Warren, Premio Nobel de Medicina.
John Robin Warren, Premio Nobel de Medicina.

En 1982, el patólogo John Robin Warren (Adelaida, Australia, 1937) descubrió junto al médico Barry Marshall que la bacteria Helicobacter pylori presente en el estómago causaba la úlcera. Por ello ganaron el Premio Nobel de Medicina de 2005, cuando este australiano ya estaba retirado de la investigación. Warren estuvo este mes en España para recibir el doctorado honoris causa de la Universidad Francisco de Vitoria y explicar su experiencia. Inicialmente, su descubrimiento se enfrentó al rechazo de la comunidad científica, que creía que esta patología provenía de causas psicosomáticas y descartaba que en el estómago pudiera sobrevivir una bacteria debido al ácido. “No hay una verdad absoluta. Hay más teorías que verdades, no creo que un buen científico sepa lo que es la verdad”, explica sobre el cambio de los axiomas en la investigación.

Pregunta. Usted ha venido a España a hablar de verdades científicas, ¿tienen fecha de caducidad?

En pacientes con cáncer se ven los mismos daños que en los de úlcera, que han tenido el estómago inflamado durante años”

Respuesta. No hasta que no se encuentra algo que diga que es mentira. La verdad absoluta es una cosa filosófica, no tangible. Las verdades científicas sirven para explicar algo que está ocurriendo, pero luego tienes que demostrarlo. Las verdades cambian con el tiempo. Se ha visto, por ejemplo, que en la teoría de la relatividad de Einstein había una parte que carecía de veracidad. Pero, por ejemplo, lo que dijo Newton en su momento sigue siendo cierto.


P. ¿Cómo fue el descubrimiento de la bacteria?
R. Primero descubrí la bacteria y empecé a ver que estaba relacionada con los procesos inflamatorios en el estómago. Yo soy patólogo y no veía pacientes, así que no sabía muy bien qué relación había. Hablé con Barry Marshall, quien sí veía pacientes. Entonces hicimos una relación. Uno hacía biopsias y otro comprobaba que hubiera bacteria. Observamos que prácticamente el 100% de las personas que tenían la bacteria sufrían úlcera.

P. ¿Hay úlceras sin bacteria?
R. También algunas úlceras las causan los fármacos antiinflamatorios. Por ejemplo, los indicados para artritis. Otras veces no sabemos la causa. La mayoría parecen relacionadas con la bacteria.

“Pasó mucho tiempo para que la gente cambiara su idea preconcebida sobre nuestro descubrimiento”

P. ¿Por qué hay personas que tienen la bacteria y no tienen úlcera?
R. La mayoría de las personas que están infectadas no tienen síntomas. Tienen inflamación, pero esta inflamación no produce síntomas.

P. ¿Hace falta otro condicionante?
R. La bacteria causa la inflamación. Generalmente no produce ningún otro problema. Ni el ácido ni la comida son capaces de provocar por sí solos una úlcera. Pero si está inflamado por la bacteria es más fácil que el ácido haga más daño.

P. ¿Y el estrés?
R. No lo creo. La úlcera causa el estrés.

“Después del Nobel soy propiedad pública”

“Las verdades científicas cambian con el tiempo”

P. ¿Fue difícil que la comunidad científica aceptara su descubrimiento sobre que la Helicobacter pylori era la causante de las úlceras?
R. Fue muy difícil porque tenían otras ideas. Pensaban que las bacterias no podían crecer en el estómago. Yo simplemente dije que la estaba viendo. Fue totalmente en contra de lo que se sabía. Pasó mucho tiempo para que la gente cambiara esa idea preconcebida.

P.¿En qué cambió su vida después del Nobel?
R. Alguien me dijo durante la ceremonia que mi vida no iba a ser la misma y es verdad. Ahora soy propiedad pública. Cambió mucho. Me llaman de todas partes. Yo creo que cogen la lista de nobeles y se preguntan a quién llevan a los actos.

P¿Queda mucho por descubrir sobre el cuerpo humano?
R. Sí, por supuesto. Pero lo que queda, no lo sabemos. No sabemos qué se va a descubrir.

P. ¿Cómo interesó su descubrimiento a la industria farmacéutica?
R. En ese momento la industria desarrollaba medicamentos antiácidos. Y eran bastante buenos para aliviar los síntomas. Esas compañías no querían saber nada de la Helicobacter pylori.

P. ¿La bacteria está relacionada con la alimentación?
R. No lo sabemos. Pero no lo creo.

P. ¿Y cómo llega hasta el estómago?
R. Realmente no lo sabemos con exactitud. Parece que la tenemos desde que somos bebés. Los bebés no producen mucho ácido en el estómago y son más proclives a infectarse. Una teoría es que las madres mastican la comida y se la dan a los hijos. Eso ocurre en muchos países.

P. ¿Esta bacteria causa alguna otra enfermedad?
R. No, porque solo crece en el estómago y normalmente no produce síntomas. Sí es cierto que puedes darte cuenta cuando eres mayor de que tienes un carcinoma.

P. ¿Qué relación hay entre bacterias y tumores?
R. No se conoce. En pacientes con cáncer se ven los mismos daños que los que han tenido inflamación durante mucho tiempo en el estómago. Se percibe que estos enfermos, que tienen un tumor, han tenido una inflamación durante mucho tiempo, ya que esta permanece para el resto de la vida. Cuando llegas a una edad y si la has sufrido durante 70 u 80 años, eso daña a la mucosa. Ese daño puede volverse maligno.

P. Entonces cualquiera puede tomarse un tratamiento antibiótico contra la bacteria.
R. Sí, por supuesto. Yo tenía la infección y no tenía síntomas, pero cuando descubrí que la tenía, tomé el antibiótico para acabar con ella.

P. ¿Con qué prueba se detecta?
R. El test del aliento. Tomas un poco de urea con un radiofármaco. Se ve en el aliento. Y se puede medir.