Los pagos pendientes del gobierno de Nicolás Maduro

​Venezuela promete cancelar ​su ​deuda de 2.600 millones con aerolíneas

Aviones de Iberia, en la terminal T4 del aeropuerto de Barajas. EFEArchivo
Aviones de Iberia, en la terminal T4 del aeropuerto de Barajas. EFE/Archivo EFE

La Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por el oficialista PSUV, ha prometido resolver uno de los frentes de la crisis que el Ejecutivo de Nicolás Maduro no ha podido apagar: aunque sin fecha a la vista se empezará a abonar las facturas vencidas de las aerolíneas internacionales, que ante el impago del Estado (3.750 millones de dólares, 2.694 millones de euros) en un año redujeron en promedio el 35% su oferta al país sudamericano.

Claudio Farías, presidente de la comisión de Comisión de Comunicación y Servicios del legislativo venezolano, anunció este miércoles en una rueda de prensa que cancelarán los pagos pendientes al menos de este año, para que el ritmo de los vuelos desde el resto de América y Europa se recupere a los niveles del 2012. "Estamos en desacuerdo con la suspensión de vuelos y las listas de espera", insistió el diputado oficialista.

Desde ese año las aerolíneas más grandes empezaron a desacelerar sus vuelos a Caracas porque el gobierno retenía el cambio de bolívares a monedas extranjeras de sus ventas en Venezuela. Desde 2003 el control cambiario está en manos del Estado.

Las aerolíneas en espera

En la lista de espera por los abonos figuran la española Iberia (que, según la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela, redujo 31% sus plazas a Caracas por una deuda de 140 millones de euros), AeroMéxico (57%), Copa Airlines (24%) Air France (20%), American Airlines (19%) y Air Europa (15%).

También con 37% menos plazas que antes del impago, la alemana Lufthansa aseguró que la situación golpeó "en decenas de millones de euros" sus cuentas del año pasado. La colombiana Avianca ha reducido en 81% su asientos por una deuda que en enero superaba los 300 millones de dólares (215 millones de euros).

La comisión convocó a las aerolíneas a una reunión en el parlamento en Caracas este miércoles, en la que en principio se deberían bajar las tensiones que generó un discurso de barricada que Maduro hizo la semana pasada. "No tienen excusa para reducir sus vuelos. La aerolínea que se va del país no vuelve mientras seamos gobierno", argumentó.

El mensaje de Maduro también iba dirigido a TAP Portugal, Aerolíneas Argentinas y LAN Perú, que se han sumado al recorte de asientos en sus vuelos al convulsionado país sudamericano, tal como lo había vaticinado la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés). Air Canada y la repartidora de mercancías DHL suspendieron operaciones el lunes pasado.

Negociaciones ante la presión

Además de la reducción de plazas, las aerolíneas han encarecido los pasajes hacia y desde Venezuela (en algunos casos, como la ruta Caracas-Venezuela, se ha triplicado) y restringido la compra de billetes desde la propia Venezuela. El gobierno de Maduro respondió en enero con una lista de condiciones para el cambio, entre ellas que las aerolíneas acreditaran que a quien se le vendía el boleto fuera residente permanente en el país.

Las negociaciones de este miércoles entre los diputados venezolanos y las aerolíneas girarían alrededor de la fecha de desembolso de los pendientes y la tasa de cambio con la que el gobierno pretende pagarles.

En 2012, cuando empezó el impago, un dólar se cotizaba a 4,30 bolívares, y dos años después la tasa de cambio pasó a 6,30 y 11,30 en el caso de las compras de boletos, porque, según el vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez, el país no está en condiciones de mantener la preferencial a los viajeros. Los adeudados esperan que se les pague al cambio de hace dos años.