Ahorramos en depósitos e invertimos en fondos para pagar bodas y comprar una casa mejor

El poquito a poquito triunfa en España

El 42% de los españoles elige fondos de inversión para ahorrar su dinero frente al 22% de hace un año

El poquito a poquito triunfa en España
Thinkstock

No escarmentamos. Los españoles seguimos ahorrando poco y, si invertimos, lo hacemos de forma conservadora. Según el último Informe global sobre actitud financiera realizado por la consultora Nielsen, aquellos que pueden guardar algo de dinero se centran sobre todo en los depósitos bancarios en euros o divisa extranjera, así como en seguros de vida y planes de jubilación.

De hecho, una reciente encuesta elaborada por EFPA España (Asociación Europea de Asesores Financieros) estima que un 86,5% de los ahorradores españoles se mantiene fiel a los depósitos como el vehículo más adecuado para rentabilizar sus ahorros. Una cifra ligeramente inferior a la que arrojaba el anterior sondeo elaborado por la asociación, justo antes de que el Banco de España limitara la rentabilidad de los superdepósitos, con el objetivo de acabar con la guerra del pasivo entre entidades.

Por entonces, en 2012, un 90% de los consultados apostaba por el plazo fijo como el producto financiero más fiable.

Dado que los españoles seguimos siendo, por regla general, conservadores cuando se trata de nuestro dinero, es la seguridad que ofrecen los depósitos lo que explica la predilección que mostramos por este producto, “incluso en un entorno de merma de la rentabilidad, primando la seguridad por encima del resto de características a la hora de elegir un vehículo de inversión determinado”, resaltan los asesores financieros.

La seguridad que ofrecen los depósitos explica la predilección por este producto

Pero hay cierto lugar para la esperanza si tenemos en cuenta que cuatro de cada diez consultados (42,10%) eligen los fondos de inversión en la encuesta de EFPA, lo que supone un incremento de cerca de 20 puntos con respecto al porcentaje de clientes que los contrataban el año anterior (22%).

Otras alternativas de inversión, como la renta variable y la deuda pública, son elegidas por apenas un 12% de los encuestados.

Pero, ¿en qué nos gastamos ese dinero? Con los datos de la encuesta de Nielsen, quienes colocan su dinero en un fondo de inversión lo hacen con el objetivo de financiar una boda (22%), comprar una vivienda mejor (20%), adquirir objetos de lujo personal (19%) y para tener un colchón ante una hipotética pérdida del empleo o caída de los ingresos (17%).

De blanco

Los datos del estudio de la consultora Nielsen revelan que la media en Europa continental de inversores que financian una boda a través de un fondo de inversión se sitúa en un 12%, mientras que en España es el 22%.

Si hablamos de otros instrumentos, los españoles utilizan productos de inversión estructurados para mejoras de vivienda (20%), financiar una boda (20%) o montar un negocio (17%), mientras que, en el caso de quienes suscriben seguros vinculados a inversiones, un 20% de los inversores consultados asegura que utiliza este producto con el objetivo de comprarse una segunda residencia, mientras que un 16% lo hace para hacerse con una vivienda de calidad superior a la que tiene en la actualidad.

Si por el contrario hablamos de apretarnos el cinturón, en la última oleada de la Encuesta sobre la actitud de los consumidores del Instituto Aviva de Ahorro y Pensiones se asegura que frente a la situación de incertidumbre generalizada, los españoles recortan gastos en salir a comer en restaurantes (60%), vacaciones (57%) y ocio (50%).

Los gastos que menos se han reducido se refieren a seguros de hogar, vehículos y pólizas que no son de vida (17%), también en salud y medicinas (8%) y en pensiones privadas (9%).

Recuperamos optimismo

Lo estamos empezando a ver a nivel internacional. Vuelve la confianza y se vuelve a hablar de apetito inversor y parece que especialmente en nuestro país.

El Barómetro mundial de inversión de Schroders desvela, en su última edición, que, para un 55% de los encuestados españoles, invertir, ya sea en acciones, bonos, inmuebles o planes de pensiones, es la principal prioridad financiera a la que dedicarán los ingresos disponibles tras hacer frente a facturas y pagos mensuales en 2014.

Este porcentaje es el segundo mayor de toda Europa y un 7% superior que la media mundial (48%). Es más, el 50% de los inversores españoles piensa aumentar la cantidad destinada al ahorro y la inversión en los próximos 12 meses frente al 30% de 2013.

El segundo destino más común de ese dinero disponible será, en el 24% los casos, una cuenta de ahorros. El 9% lo dedicará a saldar deudas, mientras que solo un 1% declara que lo guardará en casa.