El grupo de Carceller asegura que las diferencias no son insalvables

El desencuentro entre Damm y bancos tensa las negociaciones por Pescanova

Instalaciones de Pescanova en la central de Vigo (Pontevedra)
Instalaciones de Pescanova en la central de Vigo (Pontevedra)

El fantasma de la liquidación planea sobre Pescanova ante el desencuentro entre algunas entidades financieras acreedoras de la multinacional gallega y representantes de Grupo Damm, primer accionista de la compañía. De acuerdo a fuentes conocedoras de las negociaciones, el grupo controlado por la familia Carceller mantiene su pretensión de aplicar una quita superior al 80% de la deuda de la empresa pesquera en su propuesta de convenio de acreedores. “Cualquier quita superior a ese porcentaje hace inviable un acuerdo y preferible una liquidación ordenada de la empresa”, explicaron fuentes de una de las entidades acreedoras.

Representantes de los bancos acreedores de Pescanova y de Damm han mantenido reuniones en los últimos días para tratar de acercar posiciones sobre el convenio propuesto. Fuentes de la compañía cervecera y de alimentación aseguraron a este diario ayer que las diferencias “no son insalvables, se sigue negociando y cada vez se está más cerca de un acuerdo”. Las mismas fuentes admitieron que “hay discrepancias”, pero que estas no son “irreversibles” y hablaron de “tensión constructiva”.

Grupo Damm y su socio en Pescanova, el fondo Luxempart, otro de los principales accionistas de la multinacional gallega, presentaron a principios de mes su propuesta de convenio de acreedores. El juez del mercantil uno de Pontevedra requirió la pasada semana aclaraciones sobre algunos de los puntos del documento entregado y, previsiblemente, hoy debería recibir la propuesta modificada.

Otra de las entidades financieras acreedoras con las que contactó ayer este diario manifestó también el desencuentro entre las partes. “La propuesta de convenio que presentó Damm no contenía lo que habíamos pactado”, dijeron. “No estamos por la labor de aceptar recuperar 700 millones dentro de 15 años”, añadieron y apuntaron que hasta que no vean la nueva propuesta de convenio no sabrán con exactitud a qué atenerse. “Ahora mismo todo pinta mal”, concluyeron.

Para que la propuesta de Damm salga adelante, evitándose así la liquidación del grupo gallego, más del 50% de los acreedores ordinario deberían apoyarlo. De acuerdo a fuentes que participan en las negociaciones, por ahora Damm contaría con un apoyo inferior al 45%.

Las principales entidades acreedoras de Pescanova son Sabadell (226,7 millones); Popular (181,9 millones); Caixabank (177,7 millones); Novagalicia (147,2 millones); Bankia (106 millones); y BBVA (104,6 millones).

BBVA

El director territorial Noroeste de BBVA, Juan Carlos Hidalgo, declaró ayer que Pescanova “tiene viabilidad económica”, pero matizó que tendrán que esperar “a conocer los detalles del nuevo convenio” para, “a partir de ahí, decidir”.

En declaraciones recogidas por Ep tras presentar un análisis económico en Vigo, Hidalgo explicó que BBVA se encuentra a la espera de conocer las modificaciones al convenio aprobado por el consejo de administración de Pescanova, que previsiblemente será entregado hoy al juzgado de lo Mercantil número uno de Pontevedra. Hidalgo insistió en que, para tomar una decisión, tendrán que conocer el convenio y “ver qué carga financiera se queda en esa Nueva Pescanova”.