La enseña de GM saldrá de Europa en 2016 pero ya se están incentivando los ceses

Los concesionarios de Chevrolet se niegan a suspender su actividad este año

Vehículos de la marca Chevrolet junto a un logotipo de General Motors.
Vehículos de la marca Chevrolet junto a un logotipo de General Motors. REUTERS

La noticia bomba de que Chevrolet se marcha de Europa en 2016 les llegó el pasado mes de diciembre a los concesionarios de la marca en España sin esperarlo. Ahora, buena parte de la red de ventas de la enseña de General Motors pretende seguir operando hasta diciembre de 2015, como obliga su contrato, pese a que la marca estadounidense está incentivando que se pueda cesar antes la actividad.

“Desde un punto de vista contractual, los concesionarios que quieran seguir operando, pueden hacerlo durante los dos próximos años”, explica Carlos Fernández, director de marketing de Chevrolet en España. Sin embargo, también reconoce que “para los que quieran irse antes, está abierto el proceso de negociación y se están incentivando las salidas”. “Estamos negociando a pleno rendimiento”, señala Fernández, que apunta que ya hay al menos “dos salidas oficiales” de la red. En España, hay 86 puntos de venta exclusivos de Chevrolet que emplean a más de 1.200 personas.

“Para dejar de vender este año, tienen que poner sobre la mesa indemnizaciones y, de momento, la oferta es escasa”, afirma a CincoDías Jaime Pérez, secretario de la Asociación de Concesionarios de Chevrolet en España, organización constituida por todos los establecimientos para unificar sus reclamaciones contra la marca. Pérez se queja de que “apenas hay negociaciones”, que solo han recibido “información verbal” de las condiciones de salida y de las remuneraciones “pese a que se le ha requerido hasta tres veces por burofax” y de que los montos para los concesionarios que salen no cubren la pérdida económica.

“La suma total de las compensaciones no supera los 11 millones de euros, que es una cantidad ínfima si se tiene en cuenta el tamaño de la red, los despidos a los que hay que hacer frente, el lucro cesante”, afirma Pérez. Desde la asociación han hecho un cálculo aproximado de que se necesitarían unos 50 millones de euros para compensar todas estos impactos por la salida de la enseña. “Hasta hace menos de un año, los concesionarios seguían haciendo inversiones para mejorar las exposiciones y esos gastos aún no se han amortizado”, dice.

Si por la parte económica las indemnizaciones no les convienen, tampoco les parece sencillo mantener la actividad. Según el secretario de la asociación, “la marca no está facilitando que sigamos con nuestra actividad”. “No se están ofreciendo campañas comerciales ni descuentos, con lo que los coches están 3.000 euros más caros, totalmente fuera de mercado”, asegura Jaime Pérez. “No hay publicidad para los vehículos”, asegura.

El secretario también recalca que “no se están sirviendo los automóviles con la agilidad de antes”. La asociación va a unificar el plan de pedidos de todos los concesionarios para garantizar “que llegan a tiempo y con las condiciones comerciales adecuadas”.

Por su parte, Fernández destaca que “se está lanzando una campaña de publicidad en televisión”. El directivo asume que “ya no tenemos tanto stock disponible”, lo que podría afectar a los pedidos, pero han solicitado a los concesionarios “que planifiquen sus peticiones”. “Hay tiendas que están pidiendo a largo plazo, su intención es seguir”.

Mantener el negocio como taller

La enseña Chevrolet tiene la obligación de mantener su servicio posventa de reparaciones y el suministro de piezas de recambio “durante un largo tiempo”, señaló Fernández, al menos mientras circulen coches de la marca por las carreteras españolas. “Los que quieran, pueden seguir en el negocio como reparadores oficiales”, señaló Fernández, en referencia a los establecimientos de Chevrolet que se tienen que reconvertir.

El director de marketing de Chevrolet en España también explicó que “buena parte de la red de distribución comparte tienda con Opel, que es la marca a la que GM ha asegurado que va a dar un empujón. Puede ser una salida, a través de esta marca”, señaló.

Chevrolet continuará comercializando tanto en Europa Occidental como del Este sus modelos calificados como icónicos, como el deportivo Corvette, aunque bajo pedido por parte de los clientes. GM considera que esta medida permitirá mejorar la presencia de Opel y Vauxhall en Europa.