La medida se creó con el Gobierno de Aznar en 2004

La reforma fiscal de los expertos propone recuperar la 'Ley Beckham'

La medida permitiría que profesionales con elevados sueldos tributaran al 24,75% en el IRPF en lugar del 52%

Los sabios consideran que esta decicisión permitiría atraer talento

Ley Beckham
El exjugador del Real Madrid, David Beckham, en una imagen de 2010.

El informe de la comisión de expertos para la reforma fiscal presentado ayer propone recuperar la Ley Beckham, nombre popular de una medida adoptada por el Gobierno de José María Aznar en 2004 y que establecía que los profesionales cualificados que llegaran España tributaran como no residentes. En la práctica, ello supone aplicar un tipo del 24,75% en lugar de la tarifa progresiva general que llega hasta el 52% o, en algunas comunidades autónomas, el 56%. Si bien la idea era atraer a "investigadores y científicos", el ex jugador del Real Madrid David Beckham fue de los primeros en beneficiarse de esta medida y acabó dando nombre a la ley.

En 2010, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero limitó este beneficio fiscal a rentas inferiores a 600.000 euros, lo que supuso que los futbolistas con contratos millonarios ya no pudieran tributar a un tipo impositivo reducido. El informe de la comisión de expertos propone eliminar o, como mínimo, modificar esta restricción. En su opinión, ello permitiría atraer inversores de alto nivel adquisitivo, administradores, directivos y artistas o deportistas de élite para que establezcan su residencia no habitual en España. La opinión de los sabios es que la recuperación de la Ley Beckham elevaría la recaudación al atraer talento.

Buena parte de los profesionales tributarios comparten esta opinión y reclaman no centrar el foco en el caso de los futbolistas. Sin embargo, el anterior Ejecutivo entendió que era difícilmente defendible que un deportista con un sueldo millonario aplicara el mismo tipo nominal que un mileurista.

Más allá de la Ley Beckham, los expertos abogan por crear un "régimen fiscal para los extranjeros residentes no habituales". Entre otras ventajas, los contribuyentes que cumplieran determinados requisitos quedarían exentos de tributar por la imputación de renta inmobiliaria de su vivienda habitual o aplicarían un tipo reducido en el impuesto sobre sucesiones. "Ha podido comprobarse que otros países de la Unión Europea tienen importantes ventajas fiscales para atraer inversores y pensionistas extranjeros en detrimento de nuestros país".