Al 6,62% y el 4,75%, respectivamente

Isolux y Grupo Antolín emiten deuda a siete años por 1.000 millones de euros

Las empresas españolas aprovechan la mejora de la prima de riesgo (hoy ha subido hasta los 183 puntos básicos, pero desde que arrancó el año se ha disminuido la brecha entre los bonos españoles y los alemanes) para financiarse a unos costes más bajos.

Así, Isolux Corsán ha cerrado la colocación de 600 millones de euros en bonos a 7 años, desde los 400 millones previstos inicialmente, a un cupón del 6,625%.

La emisión, que se lanzó el pasado lunes por un importe de 400 millones, fue planteada por la compañía con el objetivo de acceder a los mercados de capitales, mejorar la estructura de financiación del grupo alargando la vida media de la deuda corporativa y diversificar las fuentes de financiación.

La operación se inició en Londres, aunque también se contemplaban encuentros con inversores en París, Ámsterdam y Fráncfort durante los días previos al cierre de la emisión.

La operación, con vencimiento en 2021, está dirigida a inversores cualificados, en su mayoría fondos de inversión.

La coordinación global de esta emisión corre a cargo de Morgan Stanley (B&D), BofA Merrill Lynch y Société Générale. También cuenta con la participación de Santander, Bankia, Banco Espírito Santo, Natixis o Deutsche Bank.

Fuerte demanda

Por su parte, el Grupo Antolín-Irausa, dedicado al diseño y producción de componentes de automoción, ha emitido 400 millones de euros, a un plazo de 7 años y a un tipo de interés del 4,75%. Se ha realizado a través de su filial holandesa Grupo Antolín Dutch.

La demanda ha superado en 7,5 veces la oferta al solicitarse títulos por un importe de 3.000 millones de euros. Han acudido un total de 250 inversores.

La compañía pretende utilizar los fondos obtenidos para la refinanciación de parte de su deuda, incluido el repago de un préstamo sindicado puente que firmó el martes por valor de 400 millones de euros.

En la colocación de los bonos participan Bankia, Deutsche Bank, Popular, Bankinter, BBVA, BNP, CaixaBank, Sabadell y Santander.

No son las únicas. OHL cerró la pasada semana una emisión de bonos a ocho años por un importe total de 400 millones de euros a un cupón del 4,75 %, el precio más bajo pagado por la compañía en una emisión de deuda. Y esta misma semana ha sido el turno de Santander y CaixaBank.