Obtendrá 400 millones de un crédito sindicado y el resto, de emisión de bonos

Antolín busca 800 millones para refinanciar su deuda

Retrasa el vencimiento de sus créditos hasta 2021

La deuda del grupo asciende a 699 millones de euros

Sede del grupo Antolín en Burgos
Sede del grupo Antolín en Burgos

El grupo de componentes para automoción Antolín-Irausa ha comunicado la suscripción de distintas herramientas de financiación que le dotarán de 800 millones de euros. De este modo, la compañía hace frente al vencimiento de sus créditos principales, de 400 millones, a finales de año.

Por un lado, la empresa, especialista en diseño, desarrollo y manufactura de componentes interiores para el automóvil, lanzará una emisión de bonos tipo senior por importe de 400 millones de euros y con vencimiento en 2021, según un comunicado de la compañía. La deuda la emitirá el grupo en la Bolsa de Luxemburgo a través de su filial Antolín Dutch B.V. Deutsche Bank ha sido el banco encargado de la operación, según confirmaron fuentes cercanas a la compañía.

Al mismo tiempo, la empresa ha cerrado un préstamo sindicado de 400 millones de euros, que vencerá en 2019. La firma explicó que su intención es “utilizar los fondos obtenidos para la refinanciación de parte de su deuda, la cancelación de las líneas de factoring abiertas y otros fines corporativos”.

La deuda total de la compañía asciende a 698,98 millones de euros, estructurada en distintas herramientas de crédito. El principal préstamo puente, firmado en diciembre de 2013, vence en diciembre de este año y asciende a 400 millones de euros. En 2015, vencen otros 257 millones de euros de los que menos del 75% corresponden a un préstamo renovable. Una pequeña cantidad, 42 millones de euros, vence en 2017.

El director financiero de la corporación, Luis Vega, afirmó que la emisión de bonos y el préstamo sindicado permiten al Grupo Antolín extender el perfil de vencimiento de su deuda y también aprovechar la “atractiva situación” de los mercados de capital.

La compañía cuenta con un total de 120 fábricas y centros de montaje en todo el mundo, así como con 25 oficinas técnicas y comerciales en 25 países repartidos por todo el mundo. Ofrece distintos tipos de soluciones para techos, puertas y plásticos interiores de los vehículos.

En 2013 la empresa contabilizó una facturación de 2.128 millones de euros. Tuvo “una media de 13.700 empleados durante el año”, entre fijos y temporales.