Un hipotético comprador tendría acceso a un ahorro millonario en el pago de impuestos

Jazztel ‘ofrece’ 376 millones en créditos fiscales ante las fusiones de ‘telecos’

Proceden de las pérdidas registradas entre los años 1999 y 2009

Leopoldo Fernández Pujals, presidente de Jazztel.
Leopoldo Fernández Pujals, presidente de Jazztel.

El proceso de consolidación del sector de las telecomunicaciones en España podría estar a punto de dar pasos decisivos. Las miradas se centran en Ono, que se debate entre la salida a Bolsa y una posible oferta de Vodafone, pero Jazztel también está en el centro de un escenario, con otras operadoras como espectadoras de lujo y con muchos inversores echando sus cuentas sobre el valor de la compañía que preside Leopoldo Fernández Pujals.

Lo cierto es que, tal y como figura en el Informe de los Estados Financieros Anuales de 2013 de Jazztel, la compañía dispone de un total de 376,3 millones de euros en créditos fiscales. Estos procedentes de los 1.200 millones de euros de las bases imponibles negativas acumuladas como consecuencia de las pérdidas registradas por la empresa entre 1999 y 2009. Y es que hasta 2010, Jazztel no entró en beneficios.

Según fuentes del mercado, estos créditos fiscales son realmente ahorros diferidos para Jazztel, que puede evitar el pago de impuestos hasta esa cantidad. La única excepción es la procedente de las exigencias de utilización de la actual ley, que para los ejercicios de 2014 y 2015 sólo permitía utilizar el 25%. No obstante, a cambio la norma amplió el plazo de ejecución y la compañía dispone hasta 2028 para compensar estas pérdidas (eran 18 años desde 2010).

La cuestión es que estos créditos fiscales pueden tener una relevancia notable dentro del proceso de consolidación que vive el sector de las telecomunicaciones. Fuentes del mercado explican que una gran corporación que pudiera comprar Jazztel y que tuviera que hacer frente a altos pagos de impuestos, tendría la opción de activarlos de manera automática al año siguiente de la transacción, con lo que tendría la opción de ahorrarse cerca de 376 millones de euros en su factura fiscal.

En este caso, cuando se hace una valoración de una compañía, según explican fuentes del mercado, se descuentan los flujos de caja, de tal forma que si Jazztel tiene en la actualidad un valor de mercado superior a 2.500 millones de euros, habría que sumar los ahorros en créditos fiscales, que serían los citados 376 millones, pero traídos al presente.

Así, los analistas que siguen Jazztel han hecho su propia valoración de estos activos. Por ejemplo, BPI otorgaba a finales de febrero un valor presente neto a estos créditos fiscales (Tax credits NPV) de 286 millones de euros, con una valoración de empresa de 3.094 millones de euros, equivalentes a un precio de la acción de 12,35 euros. Espirito Santo, por su parte, concedía un valor presente neto a los créditos fiscales de casi 253 millones.

En cualquier caso, el nombre de Jazztel está en la mayoría de las quinielas sobre operaciones corporativas en España. En las últimas semanas, los rumores en los mercados financieros apuntan al posible interés de Orange por hacerse con la operadora española, para así responder a la hipotética integración de Ono en Vodafone y hacer frente a Telefónica.

En este sentido, Orange comunicó la pasada semana un recorte en su dividendo para 2014, que se situará en 0,60 euros por acción, frente a los 0,80 euros por título correspondientes al ejercicio de 2013. Con este movimiento, la compañía estaría reforzando su caja para afrontar una operación corporativa de amplio calado.

Diversos medios internacionales han señalado en los últimos días que Orange ha intensificado la búsqueda de posibles adquisiciones en España. El presidente de la antigua France Telecom, Stéphane Richard afirmó la pasada semana que la consolidación en el mercado español tendría sentido.

Con la compra de Jazztel, Orange pasaría a superar los tres millones de clientes de banda ancha fija y ganaría otro millón de usuarios de móvil. Y además, tendría un caramelo muy dulce con los créditos fiscales.

La compañía vuelve a subir en Bolsa hasta nuevos máximos

Las acciones de Jazztel volvieron a subir en la sesión de este lunes alcanzando la cota de los 10,25 euros. Los títulos de la operadora española se mueven en sus precios máximos en más de una década.

Finalmente, cerraron la jornada con un avance del 2,86% hasta 10,23 euros. Esta subida otorga a Jazztel una capitalización bursátil superior a 2.584 millones de euros. Desde principios de enero, los títulos de la compañía que preside Leopoldo Fernández Pujals se han revalorizado un 31,5%, mientras que en el último año prácticamente ha doblado su valor.

Además, los inversores siguen tomando posiciones ante eventuales movimientos. Incluso alguno de los principales accionistas ha ganado presencia. Así, por ejemplo, Fidelity Management & Research ha elevado su participación en Jazztel desde el 4,81% al 4,83%, avance que consolida aún más su posición como segundo accionista, sólo por detrás de Fernández Pujals, que posee cerca del 15% del capital, y por delante de Governance For Owners, que mantiene el 2,90% del capital. El valor de la participación de Fidelity roza los 125 millones de euros.

También Deutsche Bank ha elevado su participación en Jazztel con la compra de 94.500 acciones en las últimas semanas, según los registros que elabora Bloomberg. La entidad se mantiene como cuarto accionista con un 1,77% del capital.