Productos para menores de tres años

Nonabox tienta a las madres europeas con sus cajas regalo

Ramón Sánchez e Izanami Martínez, fundadores de Nonabox.
Ramón Sánchez e Izanami Martínez, fundadores de Nonabox.

No hay mayor indecisa que una madre primeriza ni mercado más jugoso que el que se dirige a ellas y a sus futuros bebés. La lista de productos necesarios para los primeros meses de vida es infinita y las tiendas de puericultura sacan cada poco nuevos avances. Con la idea de aportar luz en este maremagnum, la empresa española online Nonabox se lanzó en marzo de 2012 como el primer modelo europeo de cajas de suscripción para mujeres embarazadas y bebés. La compañía envía mensualmente a sus clientas una selección de estos productos para “cubrir la necesidad de ir probando hasta dar con el idóneo para cada familia sin perder miles de horas ni dejarse una fortuna”, explica Izanami Martínez, cofundadora y consejera delegada de la compañía.

Por 25 euros al mes, una cuidada cajita morada llega al domicilio de la suscriptora, embarazada o madre de un menor de tres años, con entre siete y nueve productos de tamaño real, adaptados a la etapa de vida en que se encuentre esta persona y su familia. Nunca saben qué van a recibir. “El modelo de suscripción es muy interesante de cara al cliente, por la novedad y la sorpresa cada mes, y también de cara a la marca, que ve aumentar sus ventas, su visibilidad online y su conocimiento de marca entre los clientes”, detalla Martínez, que afirma tener “lista de espera” de marcas que quieren estar presentes en la caja.

La empresa ya está presente, además de en España, en Italia, Reino Unido, Austria y Alemania. Ha cerrado 2013 con una facturación aproximada de dos millones de euros y espera multiplicar por cuatro sus ingresos este año, con la entrada en Francia, “un país en el que nacen casi el doble de niños que en España”, detalla Martínez. Ramón Sánchez Domenech, cofundador de la empresa, apunta que “hay más mercados europeos en investigación” pero no está determinado el calendario aún de lanzamiento.

Multiplicar por 20 sus ingresos

Nonabox, sin embargo, mira mucho más lejos de las fronteras del Viejo Continente. La compañía ya ha probado su canal de adquisición de clientes y cuenta en su accionariado con inversores tan potentes como Cabiedes & Partners, Amerigo, el fondo de capital riesgo impulsado por Telefónica y gestionado con Kibo Ventures, y BDMI, brazo inversor del grupo Bertelsmann.

Su idea es invertir unos 1,6 millones de euros en el negocio y que este gasto le permita multiplicar por 20 su facturación. Han abierto una ronda de financiación para captar entre dos y tres millones de euros pero dando entrada a un “fondo grande, que nos ayude a incrementar los ingresos, afianzarnos como líderes en Europa y empezar a pensar en otros continentes”, explica Martínez. “La expansión internacional ha sido tan rápida para aumentar en la medida de lo posible la valoración de la compañía, teniendo en cuenta que tenemos un modelo que es escalable con facilidad en los países. Nuestro público objetivo es pequeño, 1,5 millones de personas en España, por eso es necesario tener presencia en más sitios”, detalla Sánchez Domenech.

Una tienda ‘online’ bajo el sello

Junto con la expansión internacional, la compañía online está valorando “montar nuestra propia tienda en internet”, aprovechando la base de 200.000 clientes con la que cuentan actualmente y las marcas con las que colaboran. “Así, si una madre quiere un determinado producto y en su zona no lo encuentra, puede hacerse con él en Nonabox”, dicen.

La compañía ha conseguido, a través de distintas campañas y encuestas a sus madres suscriptoras, “un amplio conocimiento de sus gustos, preferencias e inquietudes”. Y viceversa El conocimiento de la enseña por parte de las madres es cada vez mayor “gracias a una fuerte campaña de marketing en blogs de maternidad”. “Queremos estar en la cabeza de las embarazadas, que valoren suscribirse”, señalan.