Destina, junto a Bankia, 1.147.000 euros a programas sociales y de medio ambiente

La Fundación Caja de Madrid renace para la acción social

El padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, recoge el convenio de manos de Carmen Cafranga, presidenta de Fundación Caja Madrid (izquierda) y Amalia Blanco, directora de comunicación y relaciones externas de Bankia.
El padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, recoge el convenio de manos de Carmen Cafranga, presidenta de Fundación Caja Madrid (izquierda) y Amalia Blanco, directora de comunicación y relaciones externas de Bankia.

El osito verde de Caja Madrid vuelve a asomar su cabeza. Lo hace transformado en fundación y de la mano de Bankia. La Fundación Caja Madrid, constituida en 2013 y heredera de una labor social que se ha extendido durante más de 300 años, entregó la semana pasada en Madrid las ayudas de las primeras convocatorias de acción social y medio ambiente a 73 asociaciones de la Comunidad de Madrid y de Castilla-La Mancha que ha realizado conjuntamente con Bankia.

Las ayudas están dotadas con 1.147.000 euros, de los que un millón de euros están destinados a 66 proyectos sociales y 147.000 euros, a siete programas medioambientales. Estas primeras convocatorias de Fundación Caja Madrid y Bankia, a las que se presentaron más de 300 candidaturas, han tenido como eje central el impulso al empleo y la atención a las familias en peor situación socioeconómica, destinándose a tales fines un 88% de la dotación total.

“Desde Bankia estamos llevando a cabo una acción social sostenible y centrada en vivienda, nueva pobreza, empleo, desarrollo local y discapacidad, siempre con la filosofía de apoyar proyectos locales, cercanos y relativos a los problemas más acuciantes en el actual entorno socioeconómico”, aseguró Amalia Blanco, directora de comunicación y relaciones externas de Bankia, durante el acto de entrega de las ayudas, y recordó que la entidad realiza hasta 500 proyectos de RSC al año.

El acto protocolario de entrega de los convenios, realizado en la Casa de las Alhajas de Madrid, estuvo presentado por la periodista y cuádruple medallista paralímpica de esgrima Gema Hassen-Bey y contó con representantes de las organizaciones beneficiarias que, como destacó Hassen-Bey, habían sido elegidas “con criterios de eficiencia y por las sinergias que generan, enfocados al empleo, los grupos de riesgo, las enfermedades neurodegenerativas y la preservación de la naturaleza”. Representantes de cada una de estas áreas tuvieron oportunidad de agradecer el apoyo.

La filosofía es apoyar proyectos locales, cercanos y relativos a los problemas más acuciantes

Carmen Cafranga, presidenta de la Fundación Caja Madrid, abogó por “un tercer sector rico, variado, diverso y socialmente comprometido” y destacó el fomento del empleo como “vertebrador de la inclusión, de la autonomía y de la igualdad de oportunidades”.

Javier Font, presidente de Famma Cocemfe Madrid, recordó que en Madrid hay cuatro millones de personas con discapacidad, sin contar a la población mayor, con la que comparten cuestiones comunes, y manifestó la necesidad de “conseguir la normalización de la discapacidad en todas las áreas, para alejar a este colectivo de los servicios sociales, para lo que estas ayudas son fundamentales”.

Isidro Rodríguez, director de la Fundación Secretariado Gitano, advirtió de que “la exclusión social es la manera de expresar el fracaso de una sociedad”. Para evitar la exclusión social, dijo, “se necesitan sistemas fuertes de protección social: empleo, sanidad, pensiones… Pero hace falta más: medidas de compensación social, de apoyo, como las ayudas de Fundación Caja Madrid”. Lo que hacemos es “invertir en igualdad”.

La presidenta de la fundación recordó que de los 73 proyectos elegidos se benefician un total de 15.000 personas. La presidenta de la fundación recordó que de los 73 proyectos elegidos se benefician un total de 15.000 personas.

Reparto

Un 88% de los proyectos se desarrollan en la Comunidad de Madrid, con un total de 1.025.000 euros destinados. De ellos, 59 son programas de acción social y cinco de medio ambiente. En Castilla-La Mancha se colabora con nueve programas, con un total de 122.000 euros destinados. De ellos, siete son programas de acción social y dos, de medio ambiente.