Se estima que su deuda con los bancos se eleva a 5 millones

Cerámicas Sargadelos entra en concurso de acreedores

Cerámica de Sargadelos.
Cerámica de Sargadelos.

Grupo Sargadelos, fundado a principios del siglo XIX, se suma a la lista de compañías gallegas emblemáticas caídas durante la actual crisis. El fabricante de cerámicas ha comunicado a su junta de accionistas y a la plantilla que hoy solicitará el concurso voluntario de acreedores. En un comunicado, la empresa asegura que espera "poder llegar a acuerdos en breve con los distintos acreedores y levantar esta situación concursal".

La compañía, que pidió el preconcurso de acreedores el pasado mes de noviembre, arrastraba una situación complicada desde hace años. Ha acumulado pérdidas por cuatro años consecutivos (entre 2009 y 2012) debido al desplome de las ventas, así como deudas con entidades financieras -esta se estima en unos cinco millones de euros-, Seguridad Social, Hacienda y la plantilla, a la que adeuda al menos dos pagas extraordinarias.

Tras solicitar el preconcurso, Sargadelos aplicó un ERE que afectó a 70 de los 170 empleados que conformaban su plantilla, 41 de ellos pertenecientes a la factoría de Cervo (Lugo) donde se fabrica la marca Sargadelos. Se aplicaron las condiciones establecidas en la última reforma laboral, de 20 días por año trabajado con un máximo de dos anualidades, pero la empresa aún no ha abonado las indemnizaciones.

El grupo destaca que “sigue adelante” con su plan de viabilidad y que los accionistas “apuestan plenamente en la viabilidad del negocio”. Se muestran “optimistas de cara al futuro”, añade y confían en las líneas de trabajo que se están poniendo en marcha “y que están comenzando a dar sus primeros resultados”.

Estas líneas de trabajo, explica, “tienen como objetivos fundamentales la mejora de la gestión comercial de los puntos de venta, la expansión tanto nacional como internacional, el rejuvenecimiento de la marca en base a lanzamiento de nuevos productores y potencial el daño y la comunicación”.

Concluye señalando que “después de varios meses de negociaciones en busca de la financiación necesaria por diversas vías -venta de patrimonio, Administración, bancos...-, se ha agotado el plazo preconcursal, para conseguir la financiación que le permitiese regularizar su situación con los extrabajadores y los compromisos de pagos que tenía contraídos y evitar así el concurso de acreedores”.

Historia del grupo

Esta cerámica surgió de la iniciativa ilustrada de Antonio Raimundo Ibáñez en los primeros años del siglo XIX, con la inauguración de una fábrica de loza en Cervo (Lugo) en 1806.Con la protección en Madrid de Godoy, primer ministro de Carlos IV, levantó una potente siderurgia en este lugar y aseguró su viabilidad con un contrato del Estado para producir municiones en 1974.

Poco tiempo después, engrandeció su obra con la creación de la fábrica de loza, que comenzó las primeras pruebas en 1806. A favor de esta iniciativa, tuvo parte de su infraestructura siderúrgica y, sobre todo, la calidad sobresaliente de los yacimientos de caolines existentes en las proximidades de Sargadelos.

En 2013, los hijos de Isaac Díaz Pardo se hicieron con el control de la compañía gallega, después de que él fuese apartado de la gestión en el año 2006 por serias discrepancias con un paquete mayoritario de accionistas.