La aseguradora ganó 91 millones en 2013, un 5% más

Línea Directa se abrirá a nuevos ramos tras lograr beneficios récord

Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa
Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa

Línea Directa Aseguradora cerró 2013 con un beneficio atribuido de 91 millones de euros, un 5,1% respecto al ejercicio anterior. Este es el mejor resultado de la historia de la aseguradora, y el tercer año consecutivo que supera los 100 millones de beneficio antes de impuestos (sumó 121 millones de euros).

El consejero delegado de la firma, Miguel Ángel Merino, explicaba esta mañana en rueda de prensa que los resultados "son un gran éxito, especialmente si se tiene en cuenta el entorno del mercado asegurador, que lleva varios años en retroceso". El directivo explicó que Línea Directa está estudiando comercializar nuevos ramos de seguros, aunque aún no se han tomado la decisión de en cuál entrar. "Será el año que viene y se tratará de un seguro que utilice el gran público", apuntó. También requirió que en el nuevo segmento fuera viable la distribución directa y que tuviera un “volumen crítico”.

Los resultados de la aseguradora, filial del grupo Bankinter, se basan en la recurrente caída del número de accidentes de tráfico (lo que ha permitido a la compañía mejorar nuevamente sus ratios de siniestralidad); en la mejoría de la nueva línea de negocio de seguros de hogar, que aportaron la mitad de las 120.000 nuevas pólizas contratadas.

En el primero de los dos factores destacados, la caída de la siniestralidad, se evidencia en el dinero desembolsado por Línea Directa para hacer frente a los costes de siniestros, que sumaron 442 millones (un 4,7% menos que el año anterior). 

En cuanto a los seguros de hogar, su empuje ha permitido que la compañía supere los 2,1 millones de clientes, lo que supone un crecimiento neto del 6% respecto al ejercicio anterior. Línea Directa haya aumentado su cuota de mercado en pólizas alcanzando ya el 6,3% del total del mercado. Los seguros de hogar han experimentado un fuerte crecimiento (27,6%), mientras el resto de la industria ha crecido en este ramo tan solo un 0,7%.

La crisis y la situación actual del sector hicieron que la facturación de la aseguradora cayera ligeramente en 2013, el 1,2 %, hasta los mencionados 642,5 millones, dijo Merino, que destacó que esto no les impidió ganar cuota de mercado, ya que su evolución fue mejor que la de la competencia.

La siniestralidad neta y el ratio combinado de la compañía, determinado por el peso de los siniestros y los gastos sobre las primas, bajaron a “mínimos históricos” en 2013 y quedaron situados en el 68,7 % y el 87,7 % respectivamente.