Pretende replicar la estructura de negocio de sus concesiones en Brasil

Abertis invierte en Chile para controlar sus autopistas y abrir el ‘holding’ a socios

La última compra en Chile, en febrero, otorga la mayoría en dos concesiones

Abertis invierte en Chile para controlar sus autopistas y abrir el ‘holding’ a socios Ampliar foto

Abertis ha ganado peso en Chile como para tener entre sus prioridades la ordenación de las participaciones, con la toma de control donde aún no lo ha conquistado y la inclusión de las concesionarias en un holding de autopistas que podría dar entrada a un socio de perfil financiero.

La operadora española se encarga de la operación de seis concesiones, con un total de 771 kilómetros. Es el claro socio industrial en todas ellas, pero el gobierno del capital de las mismas le permitiría el deseado agrupamiento en una matriz chilena con la que tendría más fácil acceso a la captación de capital. Se trata de replicar la experiencia de Brasil, donde Abertis es accionista de control de la cotizada Arteris, con el fondo canadiense Brookfield como socio. La posición neta de tesorería del grupo, con 6.500 millones entre caja y líneas de crédito no dispuestas (3.400 millones), hace factible el objetivo, así como buscar oportunidades en Australia o EE UU.

La firma catalana ha ido creciendo en Chile a golpe de adquisiciones y, según fuentes cercanas a la compañía que dirigen Salvador Alemany y Francisco Reynés, tiene decidido invertir para consolidar esas participaciones. Un proceso que ya ha comenzado.

La empresa ha subido de peso en Autopista de los Libertadores, con vencimiento en 2026 y en la que participaba con el 41,4% a través de la sociedad Infraestructura Dos Mil. En ese vehículo comparte participación con el fondo de Inversión Desarrollo de Empresas las Américas Emergente, que mantiene un 26,13%; otro fondo de infraestructuras, cuyo nombre no ha trascendido, cuenta con el 23,87% del capital y la aseguradora Metlife declaraba el 8,6%. Abertis se hizo el 10 de febrero con este último paquete por 18 millones de euros. Con ello, alcanza el 50% más una acción, reforzando su control. Y es que, de acuerdo con el resto de accionistas, la española ya ejercía un control efectivo e integraba Libertadores por integración global.

La compra a Metlife también fortalece a Abertis en Autopista del Sol, de 133 kilómetros entre Santiago de Chile y San Antonio. La firma tenía en esta autopista el 41,4% a través de la citada Infraestructura Dos Mil, por lo que la actual posición es del 50% más una acción.

La tercera autopista en la que crecer es Autopista Central, donde Abertis tiene un 57,7% de Grupo Invin, que a su vez declara el 50% de la concesionaria. El otro socio en Invin es Santander Infrastructure Fund II. Es decir, Abertis declara una participación indirecta del 28,9% en esta autopista urbana de 60 kilómetros en Santiago de Chile. La empresa tomó su posición en 2008 con la salida de ACS por 728 millones, y el principal accionista es el fondo canadiense Aimco, gestor de las inversiones de la provincia de Alberta. Esta última entidad compró en 2010 el 50% en manos de Skanska por 731 millones de dólares.

Abertis también opera la concesionaria Elqui (Los Vilos-La Serena), de 229 kilómetros y en la que tiene el 100%. Es de único accionista en la Autopista de los Andes, de 92 kilómetros, y roza el 79% en Rutas del Pacífico, de 141 kilómetros entre Santiago y Viña del Mar.

Abertis ha ganado peso en Chile a partir de desinversiones de españolas como ACS y Sacyr, y con la permuta de activos de OHL por papel de la propia Abertis. Hoy es la segunda mayor operadora del país, tras Intervial (100% de la colombiana ISA). La operación con OHL, en diciembre de 2012 y tasada en 204 millones, dio entrada en Autopista de los Andes, Autopista del Sol, y Autopista Los Libertadores.

Dispuesta a ampliar capital en Hispasat

Abertis ha invertido algo más de 500 millones hasta controlar el 57,05% del operador de satélites Hispasat y se prepara para su desarrollo. Abrió sus compras en junio de 2008, con un 28,4% por 226 millones; sumó un 5% más en diciembre de ese año por 36 millones; volvió a comprar en enero de 2013 un 7,25%, por algo más de 67,6 millones, y cerró sus adquisiciones en noviembre del año pasado con un último paquete del 16,4% por 172,5 millones.

Ya con el control, efectivo de la compañía, Abertis se dispone a desarrollar un plan de negocio que implica multiplicar por tres las inversiones en los próximos cuatro años.

Para ello, Abertis no dudaría en reforzar el capital a través en una ampliación. El hecho es que Hispasat quiere consolidarse en la liga de los operadores globales (está entre el séptimo y el octavo lugar del ránking de operadores y aspira a ocupar uno de los cincio primeros puestos), para lo que baraja adquisiciones y alianzas con otros operadores tanto en América como en Europa, en busca de nuevos derechos orbitales.

Aunque no deja de mirar a Asia, Hispasat cosecha más del 50% de sus ingresos en América y tiene como mercados de proximidad en los que reforzarse tanto Europa Central como Europa del Este.

Otra vía en estudio, según fuentes cercanas a la firma española de satélites, es la emisión de bonos.