El grupo de la familia Carceller logra el apoyo de la banca

El juez recibe hoy la oferta de Damm para salvar Pescanova

Sede de Pescanova en Chapela, Vigo.
Sede de Pescanova en Chapela, Vigo.

El juzgado mercantil número uno de Pontevedra recibirá hoy la propuesta de convenio elaborada por Grupo Damm, asociado con Luxempart, para sacar a Pescanova de la situación concursal en la que se encuentra desde el pasado mes de abril (el mayor concurso de una empresa no inmobiliaria ocurrido en España, con una deuda estimada superior a los 4.000 millones de euros).

El viernes el grupo de fondos liderados por el exministro de Defensa español Eduardo Serra, que ha trabajado en las últimas semanas en otra propuesta, informó que se retiraba del proceso por no haber dispuesto del tiempo suficiente para presentar una oferta competitiva, explicaron fuentes cercanas a los fondos, que destacaron la labor y disposición de la administración concursal (Deloitte).

De acuerdo a fuentes conocedoras de las negociaciones, la oferta de Damm cuenta con el apoyo de parte de las entidades financieras con más préstamos concedidos a Pescanova y contemplaría una quita de hasta el 70% de la deuda.

El grupo cervecero controlado por la familia Carceller es en la actualidad el primer accionista de Pescanova, según trascendió en las declaraciones ante el juez Pablo Ruz, de la Audiencia Nacional, de los principales responsables de la multinacional gallega, el pasado mes de octubre. En los registros de la CNMV Grupo Damm aparece con un 6,2% del capital de Pescanova, pero José Carceller, representante de Damm en Pescanova, admitió ante el magistrado que a través de la sociedad Disa, otra sociedad de la familia Carceller, se controla otro 1,6% de la compañía pesquera (en total el 7,8%, superior al 7% que todavía mantiene el expresidente de Pescanova Manuel Fernández Sousa).

El consejo de administración de Pescanova, controlado por Damm, informó el viernes en un comunicado que la formalización de la propupesta del grupo de Carceller “es de gran trascendencia para Pescanova y ratifica la vitalidad y potencialidad de una compañía que va a seguir estando a la cabeza, como gran multinacional de la alimentación, única por su integración vertical y variedad de capturas y de cultivos marinos”.

Una vez entregada la propuesta de convenio, la junta de acreedores, que previsiblemente será convocada en el plazo de un mes, tendrá que aprobarla con más del 50% de los votos; en caso contrario el grupo entraría en liquidación.

De acuerdo a fuentes cercanas a la empresa, la intención de Grupo Damm es mantener a Juan Manuel Urgoiti como presidente de Pescanova y nombrar a un consejero delegado.

PescaChile, cada vez más lejos de Pescanova

PescaChile, en concurso, se aleja de su matriz, Pescanova. La compañía chilena se declaró en concurso de acreedores el pasado mes de mayo y tiene como principales acreedores a Banco de Crédito e Inversiones (BCI), DNB, Itaú, Banco do Brasil y HSBC, a los que debe 88,2 millones de euros. La filial representa el 30% del ebitda de Pescanova. PescaChile controla las empresas Acuinova Chile, que emplea a 955 personas, y Nova Austral, con una plantilla de 789 empleados. De acuerdo a fuentes cercanas a la multinacional gallega, retener PescaChile ahora supondría un esfuerzo excesivo para la matriz, aunque las mismas fuentes precisaron “que todavía queda alguna esperanza de mantener la filial”. La administración concursal de PescaChile inició hace meses un proceso de venta de la empresa.

Normas