Hasta 820,30 millones

Reyal Urbis recorta un 9,8% sus números rojos en 2013

Reyal Urbis registró una pérdida neta de 820,30 millones de euros en el ejercicio 2013, lo que supone un recorte del 9,8% respecto a los 'números rojos' de 910,1 millones contabilizada en 2012, según informó la inmobiliaria, en concurso de acreedores desde hace casi un año.

La cifra de negocio de la compañía controlada y presidida por Rafael Santamaría se desplomó un 56,5%, hasta los 59,18 millones de euros.

El resultado de explotación se situó en un importe negativo de 742,74 millones de euros, según notificó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Cuando presentó las cuentas de los tres primeros trimestres de 2013, Reyal informó, respecto a su proceso concursal, que continuaba trabajando en un plan de viabilidad con la intención de “alcanzar un acuerdo con todos los acreedores y firmar a la mayor brevedad un convenio” que le permitiría superar la suspensión de pagos.

A finales del pasado año, Inversiones Globales (Inveryal), la sociedad a través de la que Santamaría controla el 70,2% del capital social de Reyal Urbis, fue también declarada en concurso voluntario de acreedores con una deuda de unos 525,92 millones.

De este pasivo total, la firma afronta vencimientos a corto plazo por 214,96 millones y sólo cuenta con activos líquidos y corrientes por importe de 90.423 euros para afrontar estos pagos.

El concurso del primer accionista de Reyal se registró así nueve meses después de que la propia inmobiliaria cotizada se acogiera también a la antigua suspensión de pagos, en este caso con un 'agujero patrimonial' de 1.700 millones de euros y una deuda de 3.600 millones.

Normas