La oferta liderada por Eduardo Serra tira la toalla

El consejo de Pescanova acepta la propuesta de Damm

Sede del grupo Pescanova.
Sede del grupo Pescanova.

El consejo de administración de Pescanova  ha aprobado hoy por unanimidad de los consejeros independientes, aceptar como propuesta para presentar al Juzgado de lo Mercantil de Pontevedra, el próximo día 3, la formulada por el consorcio integrado por Corporación Económica Damm y Luxempart.

 Según la empresa, "la decisión, que reviste una gran trascendencia, clarifica la situación de cara a la próxima etapa de aprobación de un convenio capaz de situar a Pescanova en la vuelta al camino de la normalidad, superando una larga y dificilisima etapa".

De acuerdo con un comunicado difundido por la empresa, "la noticia es de gran trascendencia para Pescanova y ratifica la vitalidad y potencialidad de una compañía que va a seguir estando a la cabeza, como gran multinacional de la alimentación, única por su integración vertical y variedad de capturas y de cultivos marinos".

Por su parte, la oferta liderada por el ex ministro de Defensa, Eduardo Serra, ha anunciado su retirada, asegurando que a pesar de la colaboración prestada por la administración concursal, no ha tenido suficiente tiempo para poder analizar en profundidad el problema de la compañía.

La pesquera ha dado el visto bueno a la oferta 'híbrida' de la banca acreedora y la cervecera Damm para reflotar la firma y evitar su liquidación, con una quita de entre el 60% y el 70% y una inversión de más de 200 millones. Del total de la inyección de capital prevista, que se destinará fundamentalmente a la matriz española, la mayor parte correrá a cargo de las las entidades financieras, que se convertirán en accionistas mayoritarios de la compañía gallega, con más del 60% del capital, y el resto de la inyección económica, unos 30 millones de euros, corresponderán a Damm y Luxempart, que ostentarán hasta un 30% del accionariado.

Dicha oferta, que reservará además entre un 5% y un 7% del capital para los accionistas minoritarios, no prioriza las filiales de Portugal, Chile y Guatemala, que deberán acometer una reestructuración de deuda con los bancos afectados.

Además de la inyección de capital, que se llevará a cabo tras una 'operación acordeón', las entidades acreedoras llevarán a cabo una emisión de deuda por 250 millones de euros avalada por la propia banca.

En concreto, el máximo órgano de dirección de la firma, presidido por Juan Manuel Urgoiti, se ha reunido este viernes para evaluar dicha oferta, con el fin de entregar el lunes, 3 de marzo, la propuesta de convenio de acreedores al juez encargado del proceso concursal.

Dicho convenio deberá contar con el respaldo del 51% de los acreedores, tras el visto bueno de la administración concursal y del juez.

De esta forma, si finalmente prospera esta propuesta, Damm se convertirá en el socio industrial que necesitaba la banca para sacar adelante su oferta, cuyo objetivo es recuperar el máximo de deuda posible, unos 1.000 millones de euros, tras perdonar a la gallega unos 2.000 millones de euros de pasivo.

La propuesta de la banca y de Damm deja al margen a los fondos que se habían sumado inicialmente a la oferta en solitario de la cervecera, KKR y Ergon Capital, mientras que Luxempart seguirá formando parte de la misma.

En el caso de que prosperara esta oferta, que cuenta en la actualidad con el respaldo del 45% de la banca acreedora española y el apoyo de la banca internacional, la nueva Pescanova nacerá en abril, una vez que el juez levante el concurso.

Normas