Los problemas en Panamá restan 127 millones al resultado

Sacyr reduce a la mitad sus pérdidas hasta los 496 millones por provisiones

El grupo reduce la deuda en un 23%, hasta 6.642 millones.

Cartel de Sacyr en la fachada de su sede en Madrid.
Cartel de Sacyr en la fachada de su sede en Madrid.

El grupo Sacyr redujo a la mitad sus pérdidas en 2013, ejercicio en el que contabilizó unos números rojos por importe de 496 millones de euros como consecuencia de las provisiones realizadas en Panamá, en el negocio de renovables, en Vallehermoso y debido a los créditos fiscales.

Según ha informado la constructora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), sin tener en cuenta este saneamiento, la compañía habría ganado 103 millones con un ebitda de 585 millones.

En relación a la obra de ampliación del Canal de Panamá, se han registrado pérdidas contables de 127 millones después de impuestos, aunque no se ha tenido en cuenta el retorno positivo que se obtendrá en las resoluciones de los arbitrajes, señala la compañía.

Vallehermoso ha supuesto una provisión de 168 millones, mientras que la reforma energética en el área de energías renovables ha afectado con 58 millones. Además, se ha saneado parte del escudo fiscal por 246 millones.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó los 375,5 millones, mientras que la deuda se redujo un 23 % hasta 6.642 millones tras las ventas de activos maduros patrimoniales, concesiones de infraestructuras e inmobiliarios, así como por la clasificación de los activos de Vallehermoso como dispuestos para la venta. Las desinversiones ascendieron a 743 millones.

Sobre la venta de Vallehermoso, que se encuentra en proceso, si se enajena la compañía por 1 euro el impacto para el grupo será nulo.

Sacyr, que mantiene una participación del 9,23 % en Repsol, ajustó el valor de su participación para adecuarla a su valor “razonable”, en 133 millones antes de impuestos.

La compañía ve beneficioso el acuerdo entre Repsol y el Gobierno argentino tras la expropiación de YPF y considera que la petrolera tiene un recorrido favorable del que se beneficiarán los accionistas. Además, comenzará a negociar este año con la banca el vencimiento del préstamo asociado a Repsol.

La cifra de negocio del grupo presidido por Manuel Manrique cayó un 10%, hasta los 3.065 millones de euros, por la desaceleración en las actividades de construcción en España y Portugal, los cambios en el perímetro de consolidación en la actividad de concesiones de infraestructuras y a la menor superficie alquilable de Testa tras la venta de un inmueble en Miami (Estados Unidos) y otro en París (Francia).

La facturación en el exterior representó el 53 % del total.

La cartera de ingresos futuros se situó en 37.752 millones de euros, principalmente, por Concesiones y Valoriza.

El principal negocio del grupo, el de construcción, facturó 1.891 millones de euros, el 4,3 % menos, debido, al descenso de la actividad en España y Portugal y gracias a la actividad internacional, mientras que el ebitda aumentó un 20,9 % hasta 139 millones.

La facturación internacional aumentó el 15 % y la del mercado doméstico cayó el 25 %, mientras que la cartera de obra ascendió a 4.588 millones garantizando 29 meses de actividad.

La filial de servicios Valoriza facturó 1.074 millones, el 4,4 % menos, y alcanzó un ebitda de 116 millones, el 35 % menos.

Por su parte, Sacyr Concesiones aumentó sus ingresos un 8,7 % y alcanzó una cifra de ingresos de 291 millones.

Los ingresos de Testa, filial patrimonialista, fueron de 219,7 millones, un 12,7 % menos. El nivel de ocupación fue del 97 % y el stock de vivienda de 321 unidades

Normas