El banco vasco destinó 471 millones a dotaciones

Kutxabank aumentó un 28% sus beneficios en 2013 y ganó 108,3 millones

Oficina de Kutxabank
Oficina de Kutxabank

Kutxabank alcanzó un beneficio neto consolidado de 108,3 millones el año pasado, un 28% más que en 2012, tras destinar 470,5 millones a dotaciones. Con el euribor en mínimos históricos y una menor demanda de préstamos por la crisis, el margen de intereses del banco vasco cayó un 22,3%, hasta 716 millones.

Las comisiones aportaron 321 millones al balance (un 4,1% más) y el banco duplicó sus desinversiones (de una parte de la cartera de seguros y de acciones de participadas), con las que sumó otros 42 millones. La entidad presidida por Mario Fernández recortó un 7,4% los gastos de administración, al situarlos en 726 millones. El ajuste en los gastos de personal fue del 5,2%. La plantilla ha congelado su salario durante 2013 y este año y las retribuciones del consejo de administración cayeron un 13,28% en el ejercicio anterior, hasta un monto total de 1,2 millones. El 25% del resultado, 27 millones, se destinará a cubrir la obra social de las cajas vascas BBK, Kutxa y Vital, de acuerdo con los porcentajes de remuneración marcados por los reguladores.

CajaSur aportó 6,5 millones a la cuenta de resultados del grupo, que fijó su tasa de mora en el 11,16% (en el 8,22% antes de consolidar a su participada andaluza). Kutxabank cerró 2013 con un volumen de negocio de 111.000 millones. Los recursos de clientes alcanzaron los 62.680 millones. Son cifras similares a las contabilizadas en 2012. Los productos de ahorro a la vista crecieron un 3,1% y los de previsión un 8,8%. El pasivo captado por los fondos de inversión de la entidad aumentó un 35%. El negocio crediticio neto, en cambio, se volvió a ver afectado por la crisis y cayó un 6,5%, hasta los 45.694 millones, n sólo en el ámbito de los particulares sino también en el de las empresas, que en su mayoría acudieron a Kutxabank para negociar refinanciaciones. El banco mantiene su cuta del 40% en hipotecarios en el País Vasco y Córdoba. El Core Capital, capital principal, quedó fijado en el 12%.

Mario Fernández ha desvelado que la entidad ha rebajado su posición en Iberdrola al 4% (tenía cerca del 5%) porque el banco opera en un sector regulado y tiene que cumplir con la normativa de concentración de riesgos. De hecho, la operación se ha realizado "con pérdidas", según Fernández, porque la desinversión ha estado por debajo de su valor en libros.

 

Normas