Al término de 2013 aumentaron las solicitudes

La banca espera un repunte de la demanda de crédito en el primer trimestre

Las entidades financieras españolas prevén un repunte generalizado de la demanda de financiación para los tres primeros meses de 2014, después de que en el último trimestre de 2013 aumentara, por primera vez desde mediados de 2011, las solicitudes de fondos por parte de las sociedades.

Así se pone de manifiesto en la Encuesta sobre Préstamos Bancarios (EPB) de enero de 2014 que ha publicado hoy el Banco de España en su último boletín, y que desvela que en el último trimestre de 2013, los criterios de aprobación de préstamos permanecieron en general sin cambios en España.

Para el trimestre en curso, las entidades esperan que la oferta de financiación se relaje ligeramente tanto en el caso de los créditos a las empresas como en el de la destinada a las familias para consumo y otros fines.

No prevén cambios en los créditos para comprar inmuebles

Además, según la misma encuesta, las solicitudes de financiación en España habrían aumentado, en contra de las tendencias contractivas generalmente observadas desde el inicio de la crisis. En este sentido, la banca encuestada esperaba un nuevo incremento en el trimestre en curso, salvo en los fondos para la compra de inmuebles, que se mantendrían estables.

Las previsiones de las entidades apuntan a un repunte generalizado de la demanda de financiación para los tres primeros meses de 2014.

Según la citada encuesta, las instituciones españolas también señalan una mejoría de las condiciones de acceso a la financiación minorista y mayorista, salvo en la titulización de préstamos a hogares y en la capacidad para transferir riesgo fuera del balance, en los que se mantuvieron estables.

Las medidas regulatorias y supervisoras sobre capital habrían inducido a las entidades a reducir sus activos ponderados por riesgo tanto en España como, en menor medida, en la Unión Europea, así como a aumentar su nivel de capital en ambas zonas.

La incidencia de estas actuaciones sobre las políticas crediticias no habría sido significativa en España, excepto por una cierta relajación en los créditos a las pymes.

Por último, la evolución de los mercados de deuda soberana en el cuarto trimestre de 2013 habría contribuido a mejorar las condiciones de financiación, pero prácticamente no habría afectado a los criterios de aprobación de préstamos en España y en la zona del euro.

Teniendo en cuenta un análisis más detallado de las respuestas, la encuesta del Banco de España pone de manifiesto que en el cuarto trimestre de 2013, los márgenes aplicados a los préstamos ordinarios a sociedades se redujeron levemente por primera vez desde el comienzo de la crisis económica, manteniéndose sin cambios el resto de las condiciones.

De la misma manera, la banca ha explicado que en el último trimestre de 2013 aumentaron, por primera vez desde mediados de 2011, las solicitudes de fondos por parte de las sociedades.

La evolución habría sido diferenciada por tamaño, ya que habría repuntando en las pymes y habría caído en las grandes empresas, si bien a un ritmo menor que en los trimestres previos.

Normas