Nextera pierde 249 millones por termosolares en Extremadura

El mayor grupo de renovables de EE UU negocia refinanciar su filial en España

Nextera recibió en 2011 un préstamo de 589 millones para sus plantas en Extremadura

La compañía dice que pierde 249 millones por los cambios normativos en España

Santander y BBVA aportaron cada uno 74 millones al grupo estadounidense

Planta termosolar.
Planta termosolar.

El mayor grupo de energías renovables de Estados Unidos, Nextera (antes Florida Power), negocia con entidades financieras nuevas condiciones para un préstamo millonario que recibió en 2011 para la construcción de plantas termosolares en Extremadura. Tras amagar con la liquidación de su filial española y después de haber demandado a los bancos en un tribunal de Nueva York, las partes se han dado hasta el próximo 1 de junio para firmar nuevas condiciones.

Nextera creó en 2008 una filial en España para construir dos plantas termosolares en Navalvillar de Pela, Badajoz, lo que suponía la creación de 100 puestos de trabajo y una inversión superior a los 600 millones de euros, al calor de una política energética favorable a este tipo de inversiones. El 28 de abril de 2011 la compañía y los bancos firmaron el contrato de préstamo que contemplaba una cláusula vinculada a posibles cambios legislativos que afectaran a las inversiones.

Los cambios normativos aplicados por el Ministerio de Industria entre finales de 2012 y principios de 2013 suponen, en opinión de Nextera, motivos suficientes como para activar dicha cláusula, y evitar que la banca acreedora ejecutara las garantías comprometidas.

Nextera valora en 342 millones de dólares, unos 249 millones de euros, las pérdidas ocasionadas por los cambios normativos energéticos, a los que se han enfrentado las empresas de renovables con inversiones en el país.

El crédito otorgado en 2011 fue de 589 millones de euros. En él participan BBVA (lidera el sindicado, con 74 millones); Santander (aportó otros 74 millones de euros; Banesto (entregó 24,3 millones); Caja Madrid (74 millones); Popular (30,4 millones); Sabadell (30,4 millones); y La Caixa (30,4 millones). Las entidades extranjeras que participaron en la operación fueron Société Générale (64,1 millones); Bayerische Landesbank (50 millones); Banca IMI (45,7 millones); BNP Paribas (30,4 millones); The Bank of Tokyo-Mitsubishi (30,4 millones) y UniCredit Bank (30,4 millones).

El pasado 20 de diciembre, explica Nextera en un comunicado enviado esta semana a la SEC, “se cerró un acuerdo con los bancos prestamistas cancelándose la ejecución de garantías”. De este modo, señala la compañía, el patrimonio de la filial de Nextera en España fue restablecido evitándose la posible entrada en liquidación de la empresa. “Nextera España y los bancos han acordado aplicar esfuerzos comerciales razonables para alcanzar un acuerdo y reestructurar la financiación del proyecto antes del 1 de junio de 2014”, indica el grupo estadounidense. La compañía no quiso ayer ampliar esta información.

Gobierno de Extremadura

La vicepresidenta extremeña, Cristina Teniente, informó ayer que el Gobierno de Extremadura ha solicitado por el procedimiento de urgencia al Consejo Consultivo de la región la elaboración de un dictamen relativo a la procedencia o no de interponer un recurso de inconstitucionalidad sobre la reforma energética aprobada por el Gobierno central (Real Decreto ley 9/2013 de 12 de julio).

“Lo que está ocurriendo con la normativa eléctrica puede generar una grave repercusión económica con inversiones ya existentes en el sector eléctrico y puede sin duda perjudicar a inversiones futuras”, advirtió en declaraciones recogidas por Ep.