Bruselas planea imponer duras condiciones para aprobar la compra de E-Plus en Alemania

El Gobierno defiende el papel de Telefónica en la consolidación europea de las telecos

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, el Príncipe Felipe y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, en la inauguración del Mobile World Congress.
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, el Príncipe Felipe y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, en la inauguración del Mobile World Congress.

El debate sobre el proceso de consolidación de las telecos en Europa y la constitución de un mercado único ha cobrado nueva fuerza en la jornada inaugural del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Así, el ministro de Industria, José Manuel Soria, defendió la consolidación de operadores en el Viejo Continente, con la creación de una liga formada por un número pequeño de compañías en la que debería haber algún operador “importante” español, en alusión a Telefónica.

En su visita al pabellón de España en el MWC, insistió en que algún operador importante español debe estar entre las grandes compañías.

Soria, no obstante, no quiso valorar la posible adquisición de alguna teleco española como Ono o Jazztel por parte de algún grupo extranjero. En el mercado se especula con posibles ofertas de Vodafone y Orange por estas empresas. Soria declaró que el Gobierno no se inmiscuye en las decisiones internas de las empresas.

El ministro insistió en que el Gobierno defiende los objetivos globales que hay en la Unión Europea para facilitar la consolidación de las telecos porque sería un factor de competencia frente a grupos de otras zonas. Soria reiteró el mensaje de que mientras en Europa hay más de 80 operadores y en cambio solo dos en EE UU.

Las palabras de Soria vienen en un momento de incertidumbre ante las decisiones que la Comisión Europea puede tomar de cara a la aprobación de la compra de E-Plus, filial germana de KPN, por parte de Telefónica. Una operación, valorada en 8.500 millones de euros, con la que la operadora española busca situarse en Alemania a la misma altura que Deutsche Telekom y Vodafone. La aprobación o no de esta operación es considerada decisiva por el conjunto de la industria de cara a que puedan producirse otros movimientos corporativos.

Ayer, Financial Times publicó que la Comisión Europea podría imponer fuertes condiciones a la operadora española, incluyendo la venta de activos, para aprobar la operación. Bruselas podría comunicar esta semana a Telefónica su denuncia formal sobre la operación. Desde la Comisión se indica, según el diario, que la operación podría dañar la competencia provocando la subida de los precios en los mercados mayorista y minorista, mientras que Telefónica tendría cerca de un 60% del mercado de prepago móvil.

Fuentes de Telefónica no quisieron hacer comentarios sobre la operación. Otras fuentes del sector advirtieron, no obstante, de que es normal que en una integración de estas características se impongan fuertes condiciones, tal y como sucedió en la venta de Orange Austria. “El proceso se está moviendo por los cauces esperados”, aseguran.

En este caso, Telefónica podría tener que vender frecuencias del espectro de alto valor, destinadas a la telefonía móvil de alta velocidad. Además, tendría que reducir el precio mayorista a los operadores que pudieran utilizar sus redes.

Dentro de esta cuestión también terció la comisaria europea de la Agencia Digital, Neelie Kroes, quien advirtió en una entrevista con Bloomberg que es ridícula la situación que se está dando todavía en Europa con 28 mercados fragmentados de telecomunicaciones. En su opinión, el Viejo Continente necesita un mercado único en el sector.

Kroes, no obstante, abogó por la eliminación del roaming en las llamadas y el uso de internet en el móvil en los distintos países europeos, además de implantar políticas más uniformes y predecibles en la asignación de espectro. En este caso, señaló que hay resistencia de algunos operadores, que consideraban que no era necesario eliminar el roaming porque la industria se encargaría de reducir los precios, recordando que ya se han visto afectadas por la crisis económica y las guerras de precios.

La comisaria afirmó que la consolidación será una consecuencia del mercado único y no un propósito. Así, dijo que la consolidación seguirá, pero que también se necesitará pequeñas compañías.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar