Castillejo acusa al segundo accionista de deslealtad

Pocoyó asegura a la CNMV que con "la ayuda de Dios" saldrá de su actual crisis

Castillejo acusa al segundo accionista de Pocoyó de aprovecharse de la debilidad de Zinkia para tomar el timón.
Castillejo acusa al segundo accionista de Pocoyó de aprovecharse de la debilidad de Zinkia para tomar el timón.

El presidente de la empresa audiovisual Zinkia -la creadora de Pocoyó-, José María Castillejo, ha acusado hoy al segundo accionista del grupo, Miguel Valladares, de intentar “desestabilizar” la compañía para “hacerse” con ella.

En un comunicado remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Castillejo se ha defendido de las acusaciones de Valladares, quien pidió la pasada semana un cambio en la dirección del grupo audiovisual y se mostró dispuesto a seguir invirtiendo en él (actualmente tiene un 11,2 % del capital).

En el comunicado de hoy, el presidente de Zinkia considera que estas declaraciones obedecen a “intereses personales” del accionista, lo que le lleva “a intentar por todos los medios desestabilizar el futuro de Zinkia (...) aprovechando un momento de debilidad de la compañía”.

Así, añade que “está utilizando y publicando las informaciones más negativas que puede encontrar” con el objetivo de “hacerse como sea con Zinkia y con Pocoyó”, al mismo tiempo que perjudica “gravemente el prestigio de la compañía”.

Castillejo reconoce que Valladares compró a Bankia en agosto del pasado año un préstamo de Jomaca 98 -la sociedad del propio Oriol, titular de un 64,7 % de Zinkia- por 2,9 millones de euros, pese a que el importe del crédito era de más de 18 millones.

Según el presidente, de acuerdo a esta venta, “el préstamo no esta vencido, ni es exigible” como alega su titular, una cuestión que está “en sede judicial” y por la que Valladares estaría incumpliendo alcanzado con la compañía.

De acuerdo al comunicado firmado por Castillejo, el segundo accionista estaría “intentando adquirir unas acciones a un precio muy inferior al de mercado, sin pasar por el mercado y aprovechando unas circunstancias que no están al alcance del resto de accionistas”.

El principal directivo subraya que Zinkia se encuentra en preconcurso de acreedores debido a “problemas temporales de tesorería”, una situación que se podría resolverse con nueva financiación o con una refinanciación por parte de los acreedores.

Esta opción ya ha sido aceptada por la mayoría de ellos, según Castillejo, quien subraya que se trataría de un aplazamiento en la devolución de las deudas y no una quita.

“El negocio y el futuro de Zinkia son perfectamente viables”, insiste, al mismo tiempo que recuerda que el pasado año ingresó 13,3 millones de euros (un 12,2 % menos que en 2012, pero un 355% más que en 2009, cuando salió a bolsa).

También apunta que en estos momentos trabaja con nueve agencias para representar la marca, que está en proceso de firmar 30 nuevos contratos y que este año se lanzarán las primeras aplicaciones educativas, entre otros potenciales negocios.

Por ultimo subraya que "a pesar de las circunstancias tan adversas, puedo asegurar que seguimos trabajando día a día para superar esta situación, el negocio de la compañía sigue y seguirá creciendo. Confiamos en la Justicia, confiamos en las Instituciones, en los Organismos Reguladores y sobre todo confiamos en poder seguir desarrollando nuestro negocio, con la ayuda de Dios y de todos y casa uno de los profesionales que integran Zinkia y sus asociados"

Normas