Ibex: Este hecho sólo ha ocurrido dos veces en 20 años

Después el selectivo español levantó descomunales alzas.

Continúa el desafío de las águilas, nuevos selectivos conquistan las cumbres anuales.

Los bajistas fracasan en todos los intentos de reactivar la corrección.

¿EL PRELUDIO DE UNA DEVASTADORA OFENSIVA EN EL IBEX? Gráfico de velas semanales del selectivo español desde 1990. En tan sólo dos ocasiones, la media móvil de las 50 sesiones (color verde) se ha cruzado al alza con la de 200 (color amarillo). Fue en 1993 y en 2004. En ambas ocasiones provocaron fortísimas alzas posteriormente. Esta semana se ha producido este escenario por tercera vez en 20 años. Un argumento alcista más, al que sumar la gran figura de vuelta alcista en forma de HCH invertido sobre la parte baja del gran lateral del largo plazo y la rotura de la directriz bajista del medio plazo. La resistencia de los 12.240 puntos puede no estar tan lejos como la gente cree.
¿EL PRELUDIO DE UNA DEVASTADORA OFENSIVA EN EL IBEX? Gráfico de velas semanales del selectivo español desde 1990. En tan sólo dos ocasiones, la media móvil de las 50 sesiones (color verde) se ha cruzado al alza con la de 200 (color amarillo). Fue en 1993 y en 2004. En ambas ocasiones provocaron fortísimas alzas posteriormente. Esta semana se ha producido este escenario por tercera vez en 20 años. Un argumento alcista más, al que sumar la gran figura de vuelta alcista en forma de HCH invertido sobre la parte baja del gran lateral del largo plazo y la rotura de la directriz bajista del medio plazo. La resistencia de los 12.240 puntos puede no estar tan lejos como la gente cree.

Fin a cinco épicos días tan intensos como iracundos en la renta variable, marcados por el intento bajista de retomar el control de la corrección, tras las robustas figuras de giro semanales trazadas por sus adversarios una semana antes. Como resumen a todo lo acontecido, podemos decir que la tentativa de los osos ha sido un fracaso. A pesar de las vigorosas alzas previas, el ejército alcista no sólo no ha mostrado signos de agotamiento, sino que ha exhibido una solidez impresionante en la cima. Han rechazado uno tras otro, todos los violentos conatos de sus oponentes. El desenlace final del desafío de las águilas queda pospuesto para el emocionante cierre mensual que tenemos por delante.

Los apasionados del mundo de los gráficos, hemos sido testigos de la Bolsa en su estado puro. Oferta y demanda luchando cuerpo a cuerpo por sobrevivir. Cientos de miles de estrategias elaboradas en todas las mesas trading del mundo, buscando dar el jaque mate a sus competidores. Un auténtico espectáculo cargado de emoción, volatilidad e incertidumbre. El cierre semanal no dejó un vencedor, pero sí un claro favorito que no estaba en los pronósticos, los alcistas. Un dato lo confirma, la batalla se está librando en las alturas y las velas de los principales índices siguen pegadas a los máximos anuales. Las tentativas bajistas no han logrado provocar vértigo en las cumbres.

A la espera de romper 10.200 puntos

Tan sólo el Campeador ha sido incapaz de superar su gran resistencia sobre los 10.200/20 puntos, para pelear por el desafío de los máximos. Aún así, seguimos confiando en el guerrero español que se defiende con solvencia por encima de la directriz acelerada y del soporte de los 9.550/43 puntos. Terminó la semana en los 10.071 puntos con un +0,09% de ascenso después de impedir que los osos perforaran los 10.000 puntos.

En la semana se deja -0,61%, trazando una pequeña peonza roja en forma de martillo en gráfico semanal. Figura de consolidación tras el doji previo que no acaba de despegar. Se mantiene por encima de la media móvil de las 20 sesiones. Ojo al siguiente dato, es clave. La media de las 50 sesiones ya se ha cruzado al alza con la de 200 en velas semanales. Esto sólo ha ocurrido en 2 ocasiones en los pasados 20 años. Fue en 1993 y 2004. Trajeron el final de antiguas crisis y el despliegue de unas alzas descomunales. Ahí lo dejo. Esperamos que el selectivo español asalte la resistencia antes del cierre mensual o estará dejando una peligrosa divergencia con el resto de sus homólogas. Ya no hay tiempo para más, el Ibex debe atacar con energía los 10.200 puntos sin más dilación.

Dos nuevos héroes baten máximos

El viernes no hubo sorpresas en los mercados, a pesar del vencimiento de futuros que suelen ser jornadas bastantes movidas. En esta ocasión, después de una lucha sin cuartel los días previos, ambos bandos se notaban bastante exhaustos. Aún así, los osos lo intentaron hasta el último momento. Pero se volvieron a encontrar con la sorprendente firmeza de los toros. Qué los gráficos piden una sana consolidación antes del superar máximos anuales no se lo vamos a discutir, es lógico. Sólo la sobrecompra acumulada en la vertical subida lo justifica. El problema es que no se produce y ya hay nuevos héroes que han conseguido perforarlos esta semana en ambos continentes.

El General De Gaulle francés ascendió un +0,59% el viernes hasta los 4.381 puntos y un brillante +0,94% en la semana. La legión bate máximos anuales y empieza a dar la puntilla a la corrección. Soberbio martillo semanal en la ruptura de la gran resistencia tras la sólida vela previa. El Cac ha encendido la mecha del polvorín. También la todopoderosa tecnología americana ha confirmado a cierre semanal la voladura de máximos. El Nasdaq Composite se dejó un ligero -0,10% el viernes hasta los 4.263 puntos. En la semana se apunta un +0,46%, trazando una pequeña peonza con escaso cuerpo real verde e idénticas sombras en ambos extremos. Por el lado que rompa esa pequeña figura sabremos si los boinas verdes detonan el explosivo o sus adversarios intentan desactivarlo. Tras la gran pauta de vuelta trazada hace dos semanas, todo apunta la victoria alcista.

Estos dos índices se han unido al César italiano en la conquista de los máximos anuales que lo hizo hace siete días. Y van tres. Bien es cierto que por la mínima, pero se demuestra que el desafío de las águilas no es misión imposible. La legión cedió un -0,3% en la última sesión y un -0,22% en el cómputo de los cinco días. Termina sobre los 20.391 puntos. Segundo cierre semanal por encima de la gran frontera tras evitar perderla, alcanzando mínimos en los 20.155 puntos. Primer test superado, dibujando una peonza roja de largas sombras. Sugiere más descanso antes de seguir con la proeza. Habrá que ver si hay confirmación a cierre mensual de la brillante ofensiva de los centuriones.

¿El secreto británico comienza a desvelarse?

Pero sí hubo un selectivo que ha puesto el desafío de las rapaces al rojo vivo ha sido el Gentleman inglés. Qué semana más increíble han protagonizado los cuerpos especiales británicos. Colocan al Footsie frente a su resistencia clave de los 6.875/67 puntos, antes de los máximos históricos situados en los 6.950 puntos. Ascendió un devastador +2,62% semanal en solitario hasta los 6.838 puntos. Granítica figura semanal, sólida como una roca con mínima sombra superior. En la última sesión subió un +0.37%, alcanzando máximos semanales sobre los 6.859 puntos. Aunque la vela diaria tiene amplía sombra superior y pide una pequeña consolidación, no es comparable al kilométrico martillo previo. Por su longitud y por la potencia demostrada desde el soporte clave de los 6.422 puntos, vemos a los cuerpos especiales conquistando la resistencia que les ha detenido en 2013 y 2014. Si la destructora ofensiva termina por encima de los altos históricos a cierre mensual, el gran secreto del Footsie habrá sido desvelado. El ataque que pudiera llegar después ya lo conocen. Aunque no será fácil, sólo han de mirar los gráficos del Dax o al S&P 500 para hacerse una idea de lo que puede suceder. Semana definitiva para el Gentleman.

Similares martillos dibujó el Emperador europeo en gráfico diario y semanal, con semejantes subidas del +0,32% el viernes y del +0,40% en la semana. En principio no parecen figuras en forma de Hombre Colgado. Más bien, previo a un nuevo impulso tras las figuras de giro ya trazadas. El Eurostoxx quedó situado sobre los 3.131 puntos. El ataque a máximos anuales se puede producir en cualquier momento, tras la firme resistencia ofrecida por los toros. Le falta la chispa del Ibex para volar por los aires la durísima y última resistencia creciente del largo plazo que tiene por delante. Los alcistas se resisten con uñas y diente a volver a entrar en el canal alcista del medio plazo ya superado. Si los batallones del Emperador superan el épico nivel por el que luchan, el desafío será saber hasta que zonas huirán los osos en su retirada, porque puede ser salvaje.

Por su parte, el Káiser germano mostró más debilidad esta semana que el resto de sus homólogas. Algo normal tras la contundente ofensiva previa llevando todo el peso. Los blindados reabastecieron combustible y cambiaron sus cadenas. A pesar del intento de los osos de aprovechar la coyuntura, fallaron como en el resto de Bolsas. El Dax cierra semana con un ascenso del +0,40% hasta los 9.656 puntos. En el resultado semanal queda plano, mínimo descenso del -0,06%. Figura doji en gráfico semanal con cierre en la parte superior, muy parecido al que dio origen a la fuerte contraofensiva de los Panzer germanos, tras alcanzar el soporte de los 9.000 puntos. Será importante ver si dibuja una segunda y sólida figura al alza que ponga rumbo a los máximos anuales para acabar con la corrección o por el contrario el doji es de agotamiento.

El S&P 500 puede dar la puntilla a los osos

Para terminar, en Wall Street el General Custer no logró superar sus máximos históricos al final de la semana. Cedió un ligero -0,19% hasta los 1.836 puntos En la semana se deja un -0,13%. El S&P 500 se queda a las puertas de la resistencia a la espera del cierre mensual. Traza una pequeña peonza semanal en forma de martillo invertido tras el largo marubozu alcista previo. En principio parece una figura de consolidación antes de la cruzar la cima. Si el Séptima de Caballería conquista los 1.850 puntos, las opciones bajista se dar continuidad a la corrección serán cercanas a cero. Mientras esté por encima de los 1.815/24 puntos, la ruptura podría producirse en cualquier momento.

Misma situación en el Dow Jones frente a la resistencia de los 16.240 puntos. De momento no pudo superarlos a cierre semanal, para acceder a los máximos históricos sobre los 16.588 puntos. Queda situado en los 16.103 puntos, dejándose un limitado -0,19% en la última sesión y un -0,32% en el cómputo semanal. Pequeña peonza semanal de consolidación que no parece traer mucha inquietud a su gráfico, tras las vigorosas pautas de giro previas. Sólo por debajo de los 16.000 puntos, los osos podrían evitar en un primer momento la vuelta a máximos anuales.

Hora de enfrentarse al cierre mensual. Toda la renta variable vigilando los 10.200 puntos del Campeador. Si el héroe español arranca la ofensiva de una vez por todas, que se vayan preparando los chicos del lado corto para sufrir. Si fracasa, la peligrosa divergencia será una trampa para el resto de Bolsas. Que comience la batalla final de febrero.

Normas
Entra en El País para participar