La opinión del experto

Zardoya, la respuesta del negocio recurrente

El grupo Zardoya Otis es la primera empresa en el sector del transporte vertical en España, donde cuenta con más de 260.000 ascensores, escaleras mecánicas y andenes móviles. Su posición de liderazgo le otorga un “elevado posicionamiento competitivo", a juicio de los expertos de Axesor Rating, que otorgan a la compañía una calificación de AA- con tendencia estable.

 

La empresa se apoya en las sinergias obtenidas de su matriz, la multinacional Otis Elevator, lo que, en contraposición, también restringe su ámbito de actuación a España, Portugal y Marruecos. Su venta externa se limita al suministro de componentes a otras filiales de la matriz, fundamentalmente en Europa. De esta forma, el hecho de reducir su ámbito de actuación de forma prácticamente exclusiva a la península Ibérica ha provocado que la compañía no haya sido ajena a la crisis económica. Así, tanto las ventas como el ebitda registran tres años consecutivos de caídas, con un descenso acumulado del 12% en la cifra de negocio y del 17,1% en el beneficio bruto operativo.

La venta nueva representa un 7% de la facturación y acumula un descenso del 53% entre el periodo comprendido entre 2010 y 2013. Las expectativas de mejora en este sentido son escasas; como dato indicativo basta destacar que el ritmo de concesión de hipotecas para viviendas urbanas es hoy 10 veces inferior al de 2007, según datos del Instituto Nacional de Estadística, y, a fecha de noviembre de 2013 (último dato publicado), acumulaba una caída anual del 27%. Así pues, el negocio se concentra en la prestación de servicio (un 76,3% de los ingresos totales) y el hecho es que la compañía registró en 2013 un descenso del 3,8% en esta actividad, por el menor volumen de reparaciones y modernizaciones. “El crecimiento en este segmento proviene fundamentalmente de la adquisición de compañías locales, si bien este es insuficiente ante la caída en la demanda actual", explican desde Axesor Rating.

Esta evolución, no obstante, se contrarresta con su elevada rentabilidad, siendo el ratio de ebitda sobre ventas del 33,35%, de acuerdo con los datos de cierre del ejercicio fiscal (30 de noviembre de 2013). Si bien se aprecia un descenso respecto a ejercicios anteriores, esta caída del margen de ebitda es residual, puesto que en 2012 se situó en el 34,36%.

Axesor advierte de que “el mantenimiento de una generosa política de dividendos (un ratio de pay out del 94,1% a cuenta de los resultados de 2013) puede implicar tener que recurrir a deuda financiera en el proceso de crecimiento inorgánico". La deuda financiera neta se sitúa, no obstante, en una situación muy favorable, con un saldo negativo de 14,9 millones de euros, después de haber alcanzado en 2012 los 2,1 millones de euros. En esta coyuntura, el ratio de deuda financiera neta/ebitda concluyó el último ejercicio en tasas negativas (-0,1), evidenciando la solidez de la empresa. De igual modo, el patrimonio neto se encuentra en una situación holgada, al concluir el ejercicio fiscal de 2013 en 410,6 millones de euros, un 57% más que en el mismo periodo de 2012. Estos elementos mantienen la solvencia de la compañía en niveles excelentes.

Con una generación de caja recurrente, “la compañía mantiene una evolución positiva en su desempeño estratégico, avanzando en la consolidación del sector mediante la adquisición de compañías bajo un marco de elevada solvencia", concluyen los expertos de la agencia de calificación. La política de elevado dividendo, el endeudamiento derivado de la estrategia de inversión y el impacto de la crisis económica española constituyen los principales flancos de debilidad que determinan, a juicio de Axesor, que en estos momentos no sea posible una perspectiva positiva para el rating de la compañía.

 

Normas
Entra en El País para participar