Una ventana abierta a los negocios

Una ventana abierta a los negocios


Resultaría prácticamente imposible encontrar un sector, por muy especializado o poco conocido que sea, que no quede recogido en alguna de las ferias que se celebran en el país. Varias de ellas, como la recientemente clausurada Fitur (Madrid) o el Mobile World Congress 2014 (Barcelona), que se celebra la próxima semana, tienen un poder de convocatoria de cientos de miles de personas.

Las ferias son, ante todo, una oportunidad para hacer negocio. Los profesionales no solo exhiben ante sus colegas (y clientes potenciales) las últimas novedades en las que han trabajado, sino que tienen la oportunidad de concentrar en pocos días una gran cantidad de citas o encuentros con proveedores, socios, posibles clientes, consultoras, negocios afines... “La actividad ferial apoya a las empresas, y especialmente a las pymes, ya que estos eventos permiten el acceso a los mercados nacionales e internacionales a costes razonables”, apunta Agustí Cordón, director general de Fira de Barcelona. Porque no se puede olvidar el fin último de las ferias: “Estamos aquí para que las empresas generen negocio”, resume Luis Eduardo Cortés, presidente ejecutivo de Ifema. 


El público profesional de las ferias suele tener un poder adquisitivo medio o alto

Las propias dimensiones de los dos principales recintos feriales del país, el Ifema de Madrid y la Fira de Barcelona, dan una idea de hasta qué punto resulta importante para la actividad empresarial el asistir a este tipo de eventos. Ifema cuenta con las instalaciones más grandes de la península Ibérica (y una de las más grandes de Europa): cerca de un millón de metros cuadrados, repartidos en 12 pabellones y tres centros de convenciones. Fira de Barcelona, por su parte, dispone de 400.000 m2, repartidos entre el recinto de Montjuïc y el de Gran Via.

Ifema atrae a unos tres millones de visitantes anuales (está previsto que este año lleguen a los 2,8 millones), mientras que la institución de la Ciudad Condal congrega anualmente en torno a dos millones de personas. Juntos suman unos cinco millones de visitas, el equivalente a la población de la Comunidad Valenciana o de la provincia de Barcelona.

En España existen 21 entes que organizan muestras inscritosen la AFE

Músculo de Madrid
Una actividad que, además, deja réditos en las ciudades en las que se celebra. Algo que en el caso de Madrid, que no deja de perder turistas, cobra especial interés. “Las ferias son muy importantes para la economía nacional y para la regional. Suponen una significativa entrada de dinero: se llenan los hoteles y restaurantes, los taxis lo notan y las tiendas tienen mejores ventas”, señala Luis Eduardo Cortés, presidente ejecutivo de Ifema.

Algunos eventos atraen a más de 100.000 visitantes en busca de negocio

No en vano, los asistentes a las ferias y congresos profesionales suelen tener un poder adquisitivo medio o alto; Con los datos de que dispone Ifema, se trata en su mayoría de propietarios y cargos directivos, técnicos y comerciales de empresas, tanto nacionales como internacionales.

El recinto ferial de Madrid genera unos 2.000 millones de euros en la comunidad, incluyendo el turismo de negocios y los servicios prestados a los asistentes a las ferias. La Fira de Barcelona, por su parte, eleva el impacto de la actividad que llevan a cabo hasta los 2.500 millones de euros en la ciudad y su entorno metropolitano. El Mobile World Congress, por citar el evento de más envergadura organizado en la capital catalana, tendrá un impacto de unos 350 millones de euros y dará empleo (en contrato temporal) a 120.000 personas.

Solidez en Barcelona
Que la Ciudad Condal logre generar un mayor impacto económico que la capital se sustentaría en la mayor incidencia de los congresos y las ferias internacionales del entorno ferial barcelonés, comentan fuentes conocedoras del mundo ferial nacional. Y en su especialización en los sectores médico y tecnológico, cuyos profesionales suelen tener un nivel de renta medio/alto.

Fira de Barcelona estima que 2013 cerró con 117,2 millones de euros de facturación (todavía no tienen las cifras finales), lo que supondría un aumento del 10,9% respecto a lo presupuestado y de un 1,7% en relación a 2012. “En 2014 seguiremos en esta línea, apostando por atraer grandes eventos internacionales, reforzando el papel referente de Fira como plataforma para el intercambio comercial y de conocimiento, y apoyando al tejido empresarial”, apuntaba en diciembre Cordón en la rueda de prensa en la que se avanzaron los datos de cierre.

El alcalde de Barcelona, Jaume Trias, resaltó que los más de 60 salones y congresos llevados a cabo muestran “la importancia de la celebración de grandes eventos internacionales que impulsan la actividad económica, fomentan las sinergias con el tejido empresarial local y refuerzan la marca Barcelona”.
Un 1% del PIB
El impacto global de esta actividad en el país, según la Asociación de Ferias Españolas (AFE), rondaría los 10.000 millones de euros, el equivalente a un 1% del PIB, de acuerdo con los datos de un estudio hecho público el pasado mes de septiembre en Córdoba. El gasto medio diario, en dicha ciudad, de un asistente internacional y uno nacional a ferias es de 2.000 euros y de 375 euros, respectivamente, indicó el presidente de la Asociación de Congresos de Córdoba, Vicente Serrano.
Ifema, con unos 80 eventos, lidera la actividad ferial. Le sigue Fira de Barcelona, con 70, y, muy por detrás, la Feria de Valencia (29 eventos en 2012) y el Bilbao Exhibition Centre (21). La AFE tiene 21 socios organizadores de ferias, entre los que se cuentan los mencionados más arriba.

Las Cifras

Una ventana abierta a los negocios

millones de visitantes al año, el equivalente a la población de la Comunidad Valenciana, reúnen Ifema y Fira de Barcelona.

2.000 euros diarios se gastan los feriantes internacionales en España, según datos de la Asociación de Ferias Españolas (AFE).

10.000 millones de euros es el impacto de la actividad ferial en el país, según la patronal AFE.

Normas
Entra en El País para participar