¿Complot bajista en el Ibex?

El selectivo español se retira de la batalla por los 10.200 puntos.

Europa no cae en la trampa de los osos y se mantiene firme.

En Wall Street continúa el poderío Nasdaq.

EL FOOTSIE PARTE EN BUSCA DE SU RESISTENCIA. Tras anular la estrella fugaz en el gráfico diario, el selectivo británico se abre camino en busca de sus resistencias clave sobre los 6.87567 puntos. Nivel previo para atacar los máximos históricos en los 6.950 puntos, alcanzados en 1999. Segunda sesión de contundentes alzas, desmarcándose de resto de sus homólogas. El gran movimiento del Gentleman desde el soporte de los 6.422 puntos es todo un desafío para los osos en su lucha por mantener viva la corrección.
EL FOOTSIE PARTE EN BUSCA DE SU RESISTENCIA. Tras anular la estrella fugaz en el gráfico diario, el selectivo británico se abre camino en busca de sus resistencias clave sobre los 6.875/67 puntos. Nivel previo para atacar los máximos históricos en los 6.950 puntos, alcanzados en 1999. Segunda sesión de contundentes alzas, desmarcándose de resto de sus homólogas. El gran movimiento del Gentleman desde el soporte de los 6.422 puntos es todo un desafío para los osos en su lucha por mantener viva la corrección.

Sesión de impotencia en el selectivo español que se muestra incapaz de mantener en pie el ataque a la resistencia de los 10.200 puntos. Mientras los bajistas juegan sus últimas cartas correctivas en el Campeador, el resto de plazas europeas no cae en el engaño y resisten sin fisuras en la zona alta de sus gráficos. Las pequeñas velas doji dejadas en la mayoría de índices el lunes, no dan paso a sólidas velas bajistas y sí a nuevos martillos. Ponen de manifiesto el ímpetu de los toros en proseguir con su ofensiva, a pesar de la clara divergencia que exhibe el Ibex. Y no sería extraño que Europa se tomara un descanso para afrontar con más garantías el asalto a los máximos anuales. Incluso saludable después de las contundentes subidas, pero los alcistas no dan tregua de momento. En Wally, nueva exhibición del Nasdaq.

Además del agotamiento ayer en el Campeador, hay que volver a resaltar a un índice europeo que ha tomado las riendas del ejército alcista. Nuevo ascenso del Gentleman inglés en solitario del +0,9% hasta los 6.796 puntos. Traza una segunda vela sólida y extensa con ligera sombra inferior, tras anular la estrella fugaz en el gráfico diario. El violento ataque desde el soporte clave de los 6.422 puntos, deja al Footsie pegado a los 6.800 puntos. Muy cerca de los niveles tocados en 2013 y 2014 sobre los 6.875/67 puntos. Por encima de estas cotas, los míticos máximos históricos sobre los 6.950 puntos. Esta brillante ofensiva de los cuerpos especiales británicos, abre grandes expectativas para creer en la victoria final de los alcistas en la corrección. La estábamos esperando como agua de mayo en estos análisis, bien es sabido. Seguimos pensando que en su gráfico esta la respuesta a muchas preguntas. Otro argumento más que contradice el intento bajista de hacer daño a la renta variable vía Ibex.

El selectivo español sigue padeciendo la parálisis de sus Blue Chips, como ya citamos la semana pasada. Al precario momento de Telefónica estancada consolidando y a la falta de nervio de los dos grandes bancos para batir sus importantes resistencias, se le unió ayer la textil Inditex con un desplome del -4%. Confirma un doble techo sobre los 121/110 euros. Con estos mimbres es muy complicado superar los 10.200 puntos. Habrá que seguir esperando que los grandes valores despierten de su letargo, que lo harán. En una corrección en tan importantes niveles no hay medias tintas. O se van todos los índices hacia arriba o hacia abajo. Las potentes pautas de vuelta ya trazadas en los gráficos semanales en toda la renta variable, hacen poco creíble que los osos estén en disposición de ganar esta primera batalla de 2014. Más bien parece que el Ibex estuviera jugando al despiste. No descarten verle ascendiendo cuando el resto consolide la magna ascensión.

En la sesión de ayer se vio desde el principio la absoluta falta de fuerza para la lucha. El Campeador descendía con rapidez en apertura, buscando los 10.000 puntos y sin oposición alguna de los toros. Por un momento pareció que los bajistas intentarían el asalto de los 9.950/43 puntos. Soporte clave en el estricto corto plazo para no ver nuevamente los 9.700 puntos. Se alcanzaron mínimos de la sesión en los 9.988 puntos. La entereza alcista en Europa evitó llegar al soporte y el Ibex acabó la penosa sesión luchando por mantener los 10.000 puntos. A cierre se situó sobre los 10.042 puntos con un descenso del -0,75%. Dibuja una vela con sólido cuerpo real rojo y sombra inferior que se detuvo al tocar la media móvil de las 20 sesiones. Dada la endeblez del Campeador no se puede descartar la visita a los 9.950/43 puntos. La media móvil de las 50 sesiones pasa por los 9.923 puntos. Por debajo, peligro.

Europa se mantuvo bien anclada gracias a al Káiser germano y al Gentleman inglés. Tienen el mando de la situación bien controlado, sus tropas arropadas por sólidas figuras en el gráfico y un gran espíritu de lucha. El nuevo intento bajista por dar un golpe de efecto ayer, no hizo mella. Todos los selectivos acabaron la jornada planos o con mínimo movimiento, sin caer en la trampa del miedo. Como comentamos, a excepción del selectivo inglés y del español, todos dibujaron pequeños martillos que muestran las ganas de seguir con el ataque de los toros. Parece confirmarse que las velas doji previas son más de consolidación que de agotamiento. Los osos vuelven a fracasar al intentar desarrollar una mínima pauta para retomar el control. Queda por tanto el asalto a los máximos anuales a la espera. Hazaña ya lograda en el César italiano y que mantuvo ayer con similar figura que sus homólogas.

En Wall Street, prosigue el Impresionante despliegue alcista en la tecnología tras el día festivo. El Nasdaq Composite marcó nuevos máximos anuales en los 4.277 puntos para cerrar en los 4.272 puntos. Emula finalmente a su homóloga ascendiendo un +0,68%, alcanzando de nuevo la subida libre con una sólida vela con mínimas sombras. Con la hazaña lograda en ambos selectivos del mundo del chip, los bajistas pueden empezar a temblar en cualquier momento. Ojo si se disparan ahora al alza, sería la espoleta que desataría la gran ofensiva alcista en toda la renta variable, Ibex incluido. Estos son los que abren el camino, derriban muros y vencen la ley de la gravedad. Si uno ve la tendencia desde 2009 encuentra otro mundo en el gráfico. Es casi irreal, pero las velas están ahí y la inagotable y robusta tendencia también.

Por su parte, el General Custer se acerca a sus máximos absolutos. Discreta cautela entre ambos ejércitos que no se atrevieron a liarse a golpes. Quizás más pendientes de ver que ocurría en la tecnología antes de tomar decisiones. El S&P 500 cerraba en los 1.840 puntos con un ligero ascenso del +0,12%. Pequeña vela en forma de peonza a la espera del primer asalto a los 1.850 puntos. En principio y a pesar de la fuerte subida, todo apunta a la victoria alcista. Los chicos del Nasdaq les han abierto en boquete en la resistencia, veremos si la aprovechan. Aunque en estos niveles clave todo puede ocurrir. Sólo el cierre mensual dictará la posible sentencia, no lo olvidemos.

También el Sargento de Hierro permaneció a la espera de acontecimientos frente a la resistencia de los 16.200 puntos. Cedió un -0,15% hasta los 16.130 puntos, trazando una pequeña peonza que se sujeta sobre la media móvil de las 50 sesión. Habrá que ver si el Dow Jones logra batir los 16.240 puntos esta semana para ir en busca de sus máximos históricos como sus homólogas.

En la sesión de hoy, el Campeador nos dirá si está traicionando al resto de plazas con su divergencia. Es la única baza que les queda a los bajistas para no salir derrotados. Por debajo de los 9.950/43 el complot bajista tomaría cuerpo. A los toros sólo les queda un camino, conquistar los 10.200 puntos, dejando atrás la cobardía que viene mostrando.

Normas
Entra en El País para participar