Por la compra de deuda de la compañía de juegos en 2013

Cinco minoritarios de Codere denuncian a los ‘fondos buitre’ por estafa

Local de apuestas de Codere.
Local de apuestas de Codere.

Las demandas contra los fondos que en junio de 2013 adquirieron la deuda de Codere se suceden.Después de que CC OO se adhiriera a la denuncia presentada por UGT ante la Fiscalía Anticorrupción, ahora llega el turno de los minoritarios. Cinco accionistas han interpuesto una querella contra GSO, Canyon y el resto de prestamistas sénior ante la fiscalía por “estafa, extorsión, coacciones y amenazas condicionales”.

Los minoritarios, que según la compañía son los grandes perjudicados en la propuesta presentada por los bonitas, consideran que los fondos “valiéndose de maniobras ilícitas han obligado a Codere a suscribir en contra de sus intereses unos acuerdos tremendamente perjudiciales para sí y sus accionistas actuales”. El rechazo de Codere a prestar su consentimiento en un primer momento no es algo aleatorio, sino que según la demanda responde a que los nuevos prestamistas mantenían posiciones con intereses contrapuestos (seguros contra impagos oCDS).

A la supuesta maniobra encubierta de los prestamistas sénior habría que sumarle el prejuicio económico derivado “de las condiciones inasumibles para la compañía” que habrían interpuesto los nuevos acreedores. Con el objetivo de garantizar el cobro de la deuda y la aceptación de los nuevos requisitos de financiación, los hedge funds habrían amenazado con ejecutar las garantías otorgadas y llevar a la quiebra a la compañía. “El precio que los fondos podrían haber pagado por dicha deuda sería superior al saldo vivo de la misma, lo que denota su intención de utilizarla como un instrumento para activar los seguros de impago”, señalan los denunciantes.

El argumentario lo completan añadiendo que las condiciones interpuestas en el proceso de negociación de la línea de crédito sénior está provocando que Codere “pague dos veces por lo mismo”.Como ejemplos señalan las comisiones o el pago de las pólizas de caución.

Por todo ello, y siguiendo los pasos emprendidos por los sindicatos, los accionistas solicitan la declaración de los ejecutivos de Codere y de las entidades denunciadas, entre ellas Blackstone, como propietaria de GSO. Asimismo requiere a la Fiscalía que se tomen las medidas necesarias para que no se destruya ninguna información relativa a estos asuntos y que se pida a la International Swaps and Derivatives Association (ISDA) información sobre los CDS. Por último, solicitan “un peritaje de daños y prejuicios sufridos por Codere”.

La empresa, en preconcurso desde el 2 de enero, dispone hasta mayo para alcanzar un acuerdo con los bonistas y evitar el concurso.

Normas