Negociarán una posible oferta conjunta

La banca y Damm se sentarán para buscar una alianza en Pescanova la próxima semana

Sede de Pescanova en Chapela (Vigo).
Sede de Pescanova en Chapela (Vigo). REUTERS

Las principales entidades acreedoras de Pescanova, agrupadas en el denominado G7, se sentarán la próxima semana con los representantes de Damm para negociar una posible alianza para quedarse conjuntamente con Pescanova, según fuentes próximas a las conversaciones.

Damm, junto a los fondos KKR, Ergon Capital y Luxempart, realizó una propuesta para hacerse con el control de la multinacional gallega, que fue respaldada por el consejo de administración de Pescanova, presidido por Juan Manuel Urgoiti, designado por Grupo Damm el pasado mes de septiembre. Esta, sin embargo, fue rechazado por la banca al exigir una quita de la deuda que alcanza el 90%. Tampoco es del agrado de los acreedores la presentada por los fondos Centerbridge y BlueCrest y que ahora lidera el exministro Eduardo Serra, cuya quita también ronda el 80%.

Tras descartar ambas alternativas en los actuales términos, la banca española comenzó a preparar su propia propuesta, que contemplaba quitas de entre el 60% y el 70%, la inyección de unos 200 millones de euros y la entrada de un socio industrial, una búsqueda para la que contrató a la consultora KPMG. Fuentes financieras afirman que, a pesar de haber mantenido bastantes contactos tanto fuera como dentro de España con posibles interesados, de momento no se ha producido ninguna oferta en firme. Esto habría derivado en abrir la puerta a la entrada de Damm, propiedad de la familia Carceller y máximo accionista de la pesquera con un 7,8%, como socio industrial. A cambio, la cervecera debería asumir una quita inferior, de un máximo del 70%.

Los consorcios que decidan finalmente participar en Pescanova deben presentar formalmente sus propuestas en el juzgado mercantil de Pontevedra antes de las 15 horas del próximo día 3 de marzo.

La deuda total de Pescanova se eleva a unos 4.300 millones, repartidos en más de un centenar de entidades. Los principales acreedores son Sabadell, Popular, CaixaBank, Novagalicia y Bankia. Santander, con 70 millones de deuda, acaba de vender esta cartera en Pescanova a un fondo buitre.

Normas