Así se entierra una corrección

Ocho tumbas fueron cavadas en la renta variable en gráfico semanal.

Sólo el Ibex falló en el giro alcista.

Ayer el Footsie anuló su estrella fugaz.

UNA GRAN FIGURA DE VUELTA. El Káiser germano dibujó una perfecta pauta de giro en su gráfico semanal, al igual que el resto de índices de la renta variable. Sólo en selectivo español no consiguió hacerlo. Tras el esbelto martillo trazado cerca del soporte de los 9.000 puntos y de la parte inferior del canal alcista, se levanta una impresionante vela marubozu confirmando el movimiento. Ahora los máximos anuales esperan a ser batidos, para poner rumbo a los 10.000 puntos. Los blindados han vuelto a poner en práctica su brillante estrategia para enterrar las correcciones de sus adversarios.
UNA GRAN FIGURA DE VUELTA. El Káiser germano dibujó una perfecta pauta de giro en su gráfico semanal, al igual que el resto de índices de la renta variable. Sólo en selectivo español no consiguió hacerlo. Tras el esbelto martillo trazado cerca del soporte de los 9.000 puntos y de la parte inferior del canal alcista, se levanta una impresionante vela marubozu confirmando el movimiento. Ahora los máximos anuales esperan a ser batidos, para poner rumbo a los 10.000 puntos. Los blindados han vuelto a poner en práctica su brillante estrategia para enterrar las correcciones de sus adversarios.

Cierre semanal por todo lo alto en la renta variable global. De los nueve martillos semanales previos trazados en las principales Bolsas, ocho dieron paso a extensas y compactas velas al alza, confirmando el potencial giro alcista que sugerían. Tan sólo el Campeador fue incapaz de levantar la pétrea figura que suele dar paso al entierro del movimiento opuesto. Los 10.200 puntos hicieron de dura resistencia como ya apuntábamos. Una semana en la que nuestro selectivo fue el más débil con diferencia y mantiene una clara descorrelación con el resto de homólogas. Ataca con bravura mientras las demás plazas se vienen abajo, resistiendo en las situaciones más complicadas. Posteriormente llegan las dudas, cuando el resto se viene arriba. No deja de ser algo habitual en él, aunque muchos inversores le tachen de ilógico. Otros tantos le usan de indicador adelantado por su famosa intuición.

Lo cierto es que de momento, los bajistas no ceden el control del corto plazo en el Ibex. Detuvieron a sus adversarios en los 10.184 puntos en la sesión del viernes. La ofensiva de los toros terminó en los 10.132 puntos a cierre. El ascenso semanal quedó limitado a un +0,6%, trazando un segundo y más pequeño martillo semanal, casi doji por su exigua cabeza. Figura que deja en suspense la batalla por el nivel clave, antes de los 10.552 puntos, si bien supera la figura previa. Atentos a la media móvil de las 50 sesiones en el gráfico del medio plazo. Ya se ha cruzado al alza con la de 200 sesiones. Esta es una clara señal alcista que sólo el tiempo desvelará.

Quedan por tanto las espadas en todo lo alto en nuestro selectivo y sin nada decidido. Se confirma que los 10.200 puntos y la clavicular del HCH no serán un nivel sencillo de conquistar. Pero la renta variable necesita ver al Campeador por encima de esa gran trinchera bajista, para no poner en duda el gran movimiento del resto, generando divergencias. Ayer lunes, sesión muy tranquila sin apenas movimientos en Europa, con Wall Street cerrado por el Día de los Presidentes. En el Ibex, los bajistas rechazaron de nuevo el golpe de sus oponentes en la misma zona a primera hora, sobre los 10.181 puntos.

Al finalizar la jornada, el selectivo español cedió un escaso -0,14% hasta los 10.118 puntos, alcanzando mínimos de la sesión en los 10.084. Ningún contendiente se atrevió a dar un paso al frente con los patronos americanos cerrados. Mientras los toros mantengan los 9.943/50 puntos, la toma alcista de la resistencia puede producirse en cualquier momento. Pero por debajo, los osos podrían volver a la carga de manera fulgurante en busca de los 9.700/654 puntos. Aunque viendo el gran momento de los toros en el resto de bolsas, parece lo menos probable.

Gran semana para los toros

En el resto de plazas bursátiles, tanto europeas como americanas, los alcistas han respondido con autoridad, dejando ocho tumbas cavadas para intentar enterrar la corrección. Como pedíamos para creer en el giro de los martillos, todos los selectivos terminaron dibujando las firmes velas marubozo semanales. Figuras de sólido cuerpo real con cierre en máximos y ligera sombra inferior (marubozu a cierre). Tan sólo el Footsie fue menos enérgico. La sombra se formó en la parte alta (marubozu en apertura) y la base se mantuvo sólida. En nuestro continente debemos destacar al Káiser germano y al César italiano. Portentosa semana la vivida por estos dos índices que ya lo dejaban intuir con antelación. En Wall Street, la vuelta alcista brilló con luz propia en la tecnología por su exultante intensidad y dinamismo. El Dax ascendió un +3,88% semanal hasta los 9.662 puntos. La infalible estrategia de los blindados germanos, les ha permitido situarse muy cerca de los máximos anuales. Han detenido completamente a los osos con sus obuses de gran calibre, arrinconándoles frente a la última resistencia en los 9.664 puntos. Habrá que ver si se toman un pequeño descanso antes de atacar los altos del año, para poner los cañones a las puertas de los 10.000 puntos, dando por concluida la primera corrección del año. Ayer apenas hubo movimiento sin la referencia de Wally, quedando prácticamente plano sobre los 9.656 puntos. Pequeño doji en gráfico diario que parece más consolidativo que de duda.

El César italiano no deja de sorprender a propios y extraños, no es para menos. Ni con los nuevos problemas políticos en Italia, las legiones se amedrentaron el viernes. Impresionante cierre semanal por encima de los máximos anuales, sobre los 20.436 puntos, con una subida del +3,78% en el cómputo de los cinco días. Primer índice europeo en batir niveles previos a la corrección. Como en el selectivo español, la media móvil de las 50 sesiones está a punto de cruzarse con la de 200 en el gráfico de velas semanales. El Mibtel cerró ayer lunes en los 20.459 puntos con un pequeño ascenso del +0,11%. También dibujó un doji en vela diaria con las mismas connotaciones consolidativas que su homóloga alemana. No habrá la más mínima señal de agotamiento mientras se mantenga por encima de los 19.500/73 puntos. Sólo por debajo de los 18.788 puntos, los osos darían marcha atrás al gran giro trazado en el selectivo estrella de 2014. La sepultura en la Bolsa de Milán puede ser sellada esta semana y con ella la corrección.

También el Emperador ataca ya la última resistencia antes de los máximos anuales, en los 3.123/26 puntos. Con el mismo giro semanal y similar figura que sus homólogas, se apuntó un +2,65% la pasada semana, para cerrar el viernes en los 3.119 puntos. Ayer lunes tampoco se movió, cerrando plano en los 3.118 puntos. Doji de probable consolidación en gráfico diario antes de asaltar los 3.170/76 puntos, los mencionados máximos. Sin problemas para hacerlo mientras los alcistas no cedan los 3.063/76 puntos. Sólo perforando los 3.026 puntos, los bajistas darían un salto desde la fosa para poner en duda el movimiento de vuelta en el Eurostoxx.

Mismo ascenso semanal en el General De Gaulle francés que en el gran selectivo europeo, clavó el +2,65% para cerrar el viernes sobre los 4.340 puntos. Con el mismo viraje alcista que el resto de bolsas, el solvente Cac ya está sobre los máximos alcanzados en 2013 que no logró superar en el inicio del presente año. Ayer lunes tocó los 3.352 puntos, para cerrar sobre los 4.335 puntos con un limitado descenso del -0,11%. A cuatro puntos se quedó de superar máximos, trazando una pequeña peonza roja sin apenas sombras en sus extremos. También parece de consolidación previa a la conquista de la cima. La legión francesa dispuesta a terminar con la corrección, aupando al Cac como segundo selectivo en conseguirlo, tras su homóloga italiana. Podrán colocar el panteón mientras mantengan los 4.275 puntos esta semana. Sólo la cesión de los 4.228 puntos supondría retrasar el entierro en el estricto corto plazo.

Para terminar con los selectivos europeos, dejamos para el final la sorpresa alcista del lunes, se dio en el Gentleman inglés. Ayer las fuerzas especiales se desmarcaron en solitario, con un astuto ataque que le llevó hasta los 6.736 puntos. La subida fue del +1,09%, anulando con una sólida y extensa vela, la nociva estrella fugaz diaria que trazó la semana pasada. Gran noticia para la renta variable el movimiento de ayer del Footsie. Abre la puerta al asalto de los dos máximos alcanzados en 2013 y 2014 sobre los 6.875/67 puntos. Nivel previo antes de los máximos históricos de 1999, en los 6.951 puntos que aún no se han vuelto a tocar. Pero antes de todo, el selectivo inglés tiene que hacer un último esfuerzo y superar los 6.768/84 puntos. En la pasada semana se anotó un +1,40%. El gran secreto que encierra el selectivo inglés para 2014, dejó una oración por el eterno descanso correctivo.

Wall Street, a punto de rematar a los osos

Al otro lado del Atlántico, el cierre semanal también prometió duelo y dolor para los osos. Como comentamos, ayer permanecieron cerrados por festivo. El Sargento de Hierro logró salir de nuevo del canal lateral/alcista y situarse muy cerca de la resistencia de los 16.200/40 puntos. La subida diaria fue del +0,79%, mientras que la semanal del +2,28%. El Dow Jones resucita y se sitúa sobre los 16.154 puntos, trazando idéntico giro en el gráfico del medio plazo que sus homólogas europeas. Martillo semanal sobre la media móvil de las 50 sesiones y sólida vela al alza posteriormente. Importante no perderla en las próximas sesiones, sobre los 15.733 puntos.

Por su parte, el General Custer hizo lo propio con sus velas de vuelta. El último ascenso del pasado viernes fue del +0,48% hasta los 1.838 puntos. En la semana se apuntó un +2,32%. Queda batida definitivamente la resistencia de los 1.826 puntos, con las recias figuras semanales que confirman el giro. Ahora, los máximos anuales esperan el tiro de gracia de los alcistas, mientras no cedan los 1.800 puntos. Todo apunta a la finalización del mausoleo correctivo salvo milagro de última hora.

En la tecnología, jornada de descanso el viernes tras la hazaña previa. El Nasdaq Composite trazó nuevos máximos anuales en los 4.250 puntos, para cerrar sobre los 4.244 puntos prácticamente plano. En la semana se apunta un soberbio +2,86% que deja a los bajistas pidiendo clemencia. A punto de terminar las plegarias por la corrección en ambos selectivos tecnológicos. Y no olvidemos que estos son la punta de lanza del ejército alcista. Son el escuadrón de boinas verdes de los mercados. Los primeros en despejar el camino al resto de batallones. ¿Recuerdan que selectivos provocaron la divergencia alcista en el año 2009 cuando todos se hundían sin remisión? No los pierdan de vista ni por instante.

Semana importante por tanto lo que nos espera, para acreditar si los alcistas logran sentenciar la corrección. A pesar de la vertical subida vivida desde los mínimos a primeros de febrero, pocas señales de agotamiento se muestran sobre los gráficos. Aunque no es descartable una pequeña consolidación antes del cierre mensual, el entierro de la corrección está sobre el mármol de los mercados. Son ahora los toros los que deben rematar y no fallar como sus oponentes. Especial relevancia tendrá el Campeador y sus 10.200/20 puntos en la resolución final. Esperemos que vuelva por sus fueros y logre alzarse hasta los 10.552 puntos, para meter la corrección en el sepulcro. Hay mucha vida en juego en estos primeros dos meses de 2014.

Normas
Entra en El País para participar