Revolution y Blackphone estarán en el Mobile World Congress

MWC 2014: Geeksphone Revolution
Revolution se presentará en MWC.

Geeksphone es una firma española que ha sido pionera en el desarrollo y comercialización de smartphones frikis, para públicos entendidos y especializados. No son los terminales que más se van a vender, ni los que se convertirán en tendencia. Sin embargo, cuentan con un mercado fiel y que busca precisamente este tipo de móviles con los que hacer cosas diferentes.

Tras el éxito del Keon y el Peak, primero terminales Firefox OS que tuvieron muy buena acogida entre desarrolladores, la firma va a aprovechar que se acerca el Mobile World Congress para comenzar la comercialización del Revolution.

El Revolution es un teléfono singular basado en un procesador Intel Atom Z2560 a 1,6GHz que será capaz de utilizar Android o Boot2Gecko de Mozilla, Firefox OS.

Cuenta con pantalla IPS de 4,7”, 4Gb de memoria interna, soporta tarjetas de memoria microSD, cuenta con cámara de 8 Megapíxeles con flash LED y batería de 2.000 mAh que gracias a las capacidades de gestión de consumo del procesador consigue un mayor duración de la carga.

El Revolution, que se pondrá a la venta el día 20 de febrero, tendrá un precio de venta de 289 euros, que durante los primeros días se verá reducido a 269 euros. La primera producción del Revolution será de en torno a 10.000 unidades.

Geeksphone estará presente en el Mobile World Congress ocupando el stand más grande del pabellón de España donde, además, presentarán el proyecto de teléfono seguro Blackphone.

Rodrigo Silva-Ramos, cofundador de Geeksphone y de Blackphone nos ha contado la gestación de este proyecto y como una pequeña empresa española llega a la vanguardía de las comunicaciones seguras.

¿Cómo se ha gestado el Revolution?

En enero 2013 presentamos Keon y Peak, que fueron los primeros terminales a nivel mundial con Firefox OS Developer preview, destinados en principio a desarrolladores. Los dos terminales se comenzaron a vender a finales de marzo de ese mismo año con una repercusión y éxito increíble. Literalmente nos los quitaban de las manos. Entre los dos terminales se vendieron alrededor de 20.000 unidades.

¿Cuál fue la razón por la que dejasteis de comercializarlos?

No decidimos discontinuarlos, el éxito nos pillo desprevenidos. Sabíamos que iba a haber demanda, pero nos superó. El día del lanzamiento se nos quedó colapsada la tienda online. Tuvimos más de 1.500 clics por segundo. Nos quedamos sin stock muy rápido.

Lanzamos un nuevo proyecto, el Peak +, que era una evolución del Peak. No llegamos a comercializarlo por que tuvimos problemas con aprovisionamiento de componentes. Teníamos planificado lanzarlo en septiembre pero teníamos problemas con las memorias, las pantallas y con la fábrica.

En septiembre comenzamos con el proyecto del Revolution y se nos solaparon los dos. En noviembre tuvimos que tomar la decisión de abandonar el proyecto del Peak+ y destinar todos nuestros recursos al Revolution.

Cuando arrancamos en 2009 vimos que parte de la industria de la telefonía móvil estaba orientándose hacia el modelo OEM/ODM (Original Equipment Manufacturer/ Original Design Manufacturer). Hoy en día la totalidad de la industria de la telefonía móvil se basa en este modelo OEM/ODM.

Trabajamos con varios fabricantes. Lo que ha cambiado y que ha hecho que el desarrollo de Revolution tenga mas solidez, incluso en la parte asiática de fabricación OEM, es que es un proyecto que hemos desarrollado en una colaboración muy estrecha con Intel. En cuanto comenzamos con el desarrollo nos prestaron apoyo desde sede en Santa Clara, California, para asegurar la seriedad de toda la parte del proceso de fabricación en Asia.

Hasta ahora hemos trabajado con cinco ODM diferentes. el primero fue Foxconn. Hace años estuve visitando una fábrica suya en la que en una línea se fabricaba el Geeks Phone One y en la línea de al lado se montaban iPhones.

¿Porqué fabricar en Asia?

Para nosotros este modelo supone un beneficio importante. Gran parte de la creación de riqueza regresa a España. En Asia y en China se queda un porcentaje bastante reducido del precio final del coste de dispositivo.

Esta claro que el coste de los salarios de la fabricación en china es importante, pero no es lo mas importante.

Hoy en día el coste de una planta de producción tiene una inversión de más de 40 millones de euros, el fabricante con el que trabajamos ahora tiene ocho. Son inversiones brutales que realmente no crean tanto empleo. Una línea de producción da empleo a siete personas. Este es un nivel de inversión muy importante que en Asia han sabido asumir.

Hay otro factor muy importante. Hoy toda la distribución e integración de componentes se dirige hacia Asia. En cualquier zona de fabricación de Asia es posible encontrar proveedores de casi todos los elementos necesarios con gran facilidad.

Nosotros estamos muy cómodos con el modelo OEM/ODM ya que la creación de riqueza la hacemos en España. Aquí tenemos todo el equipo de ingenieros y realizamos toda la ingeniería, desarrollo, diseño, creación de marca y comunicación.

¿Habéis partido de algún diseño de referencia para Revolution y Blackphone?

De alguna forma, un teléfono móvil tiene un elemento que guía todo el desarrollo, el procesador. A partir del momento en que se escoje un tipo de procesador comenzamos con lo que nosotros cariñosamente llamamos "el puzle chino". Cada procesador tiene ya un diseño de placa definido. Una vez que se ha decidido el procesador hay una serie de elementos que hay que montar.

Nosotros comenzamos siempre por este paso. En la concepción de un teléfono móvil hay dos elementos muy importantes, el procesador que ya he mencionado, y la pantalla táctil. Una vez que los has seleccionado hay una serie de componentes que ya van a acompañar al diseño. Toda la decisión y elaboración del diseño la hacemos en España.

La ingeniería es fundamental. En España tenemos ingenieros muy buenos que saben como integrar la tecnología de un teléfono móvil tanto a nivel de hardware como de software.

Somos un grano de polvo al lado de grandes multinacionales. Hemos conseguido cosas sorprendentes gracias al talento de nuestros ingenieros. portar Firefox OS a la plataforma Intel ha sido un esfuerzo muy complejo. Nuestros ingenieros han hecho el trabajo de varios cientos de personas.

Estamos muy orgullosos de poder decir que tanto la implementación de Firefox OS como de Android la hemos desarrollado al cien por cien en España. A la fábrica mandamos el contenido de la ROM cerrado y listo para producción, todo hecho desde casa.

¿Por qué un procesador Intel?

Llevamos casi tres años con la idea de desarrollar un teléfono basado en procesador Intel.

Nuestro nicho de usuarios es un usuario avanzado, gente competente informada que conoce la tecnología móvil y les gusta desarrollar. muchos son ingenieros de telecomunicaciones o informáticos.

Queríamos trabajar en un teléfono con la arquitectura de procesador que tiene un ordenador portátil o de sobremesa.

Antes de Revolution ya habíamos empezado a hacer desarrollos con Intel. hace más de un año Intel nos cedió una placa de desarrollo y vimos que, comparativamente, el rendimiento en Intel era muy superior al de la plataforma ARM.

Arrancamos en 2009 con Android porque nos gustaba el concepto de apertura del sistema. Fuimos la primera marca mundial en comercializar teléfonos con acceso root. Y por eso queremos mezclar todos los conceptos de nuestra experiencia, Android y Firefox OS, con tecnología Intel.

¿Qué ventajas os da el ser pequeños?

Nosotros somos muy pequeños, no ha sido un trabajo sencillo porque hay una serie de factores relacionados con el tamaño y la escala que son muy difíciles de romper.

Para nosotros tener un tamaño pequeño y dirigirnos a un usuario muy concreto es una ventaja porque nos permite una mayor agilidad, frescura y rapidez a la hora de desarrollar productos.

¿Qué os lleva a hacer de Revolution un modelo de gama alta?

Revolution es un smartphone de gama media alta. Esto es una particularidad nuestra ya que los partners importantes de la alianza Firefox OS, los operadores de referencia, como Telefónica, Telenor o T Mobile, han optado desde el principio por soluciones muy de entrada de gama.

No parecía plausible que un producto de gama media como el Peak pudiera tener un sitio en el mercado. Sin embargo, nuestra propuesta ha tenido un resultado muy bueno. Sirva como cifra de referencia que hemos vendido cinco Peak por cada Keon.

Creemos mucho en la gama media y alta y es donde vemos la oportunidad, a pesar de que hasta ahora todos los demás fabricantes han estado haciendo lo contrario.

¿Sois una marca nacional o mundial?

El mercado es complicado y te puedo decir que el mundo de la telefonía móvil cambia mucho según territorios. Cuando arrancamos en Geeksphone nuestros 3-4 primeros años la media fue del 70% de ventas en España y un 30% en el exterior.

En 2013 con Firefox os y el Keon y el Peak las cifras han sido completamente diferentes. Con estos dos smartphones exportamos un 93% y en España vendimos únicamente un 7%.

Nuestros mercados principales con el Keon y el Peak han sido Alemania, Japón Francia y Reino Unido. Hemos mandado muchas cajas de terminales a Japón y eso nos llena de orgullo

En España Firefox OS no ha arrancado bien y la razón es muy obvia: Aquí la aplicación de referencia es Whatsapp.

¿Cómo surge el proyecto Blackphone?

Desde que empezamos en 2009 siempre nos han surgido oportunidades, gente que conocíamos y nos ofrecían probar o lanzar algo. Hace poco menos de un año nos contacto Silent Circle, una empresa estadounidense. Antes de verano ya estuvimos con ellos y del buen entendimiento surgió la oportunidad de que creásemos juntos un teléfono móvil basado en la privacidad.

Entre los creadores de Silent Circle están Mike Janke, ex miembro de los Navy Seals, unidad de operaciones especiales de la marina estadounidense, especializado en comunicaciones; Jon Callas, ingeniero que trabajo en el núcleo inicial de Apple que estuvo en el desarrollo de los sistemas de archivos de disco; o Phil Zimmermann, inventor creador del sistema de encriptación de claves asimétricas PGP. Estas tres personas se juntaron para hacer un software de comunicación encriptada para empresas.

Desde finales de 2009 han conseguido que 26 de las primeras 60 empresa estadounidenses utilicen Silent Circle en sus comunicaciones. Las aplicaciones de Silent Circle está disponible para iOS, Android y Windows.

Lo que nos llevó a crear Blackphone fue la demanda de sus clientes de un teléfono que tenga la tecnología de Silent Circle integrada en el núcleo, que no se pueda desintalar ni permita colocar encima otras aplicaciones.

Silent Circle tuvo una relación infructuosa el año pasado con el fabricante de teléfonos de lujo Vertu para desarrollar un terminal que integrase su tecnología. Los modelos de Vertu con licencia de Silent Circle, que salió a finales de febrero de 2013, no prosperaron más allá de ese intento.

¿En qué consiste la seguridad de Blackphone?

Lo que estamos desarrollando es una capa de seguridad que llamamos PrivatOS que colocamos sobre Android que todos conocemos. La idea es securizar completamente Android.

Va más allá de instalar aplicaciones de seguridad en un terminal Android. Tiene que ser un terminal especifico en el que el sistema operativo esta adaptado al hardware. Lo primero que haces cuando enciendes un Blackphone es poner tus datos e inmediatamente toda la base de datos se encripta.

La idea es tener cerradas y controladas todas las vías de comunicacion del teléfono añadiendo una serie de soluciones de seguridad. La primera es Silent Voice y Silent Text, que vienen integrados y con dos años de licencia. Además estamos añadiendo una serie de soluciones como un VPN para encapsular de forma segura todas las comunicaciones de datos, un navegador sin cookies y un cloud completamente encriptado.

Todo el código de Blackphone estará publicado y será libre, incluso la parte de PrivatOS.

¿Cómo está de avanzado el Blackphone?

El proyecto esta en una fase bastante avanzada y se presentaran los primeros prototipos durante el Mobile World Congress.

Nuestras previsiones son que Blackphone esté a la venta entre mayo y junio de este año.

Estamos en conversaciones con diversos operadores que han mostrado mucho interés en el Blackphone. Vivimos en un mundo complicado y probablemente haya algún país en el que no se pueda comercializar. Silent Circle y Geeksphone han creado una joint venture basada en Suiza para el desarrollo de Blackphone.

La razón es garantizar la seguridad y confidencialidad de los servidores. Para nosotros es muy importante poder garantizar la seguridad de nuestros servidores y estimamos que Suiza es el país que mejor asegura la confidencialidad de datos.

Normas