Open Cable amplía capital y da entrada a 41 operadores locales

Los pequeños del cable suman fuerzas para competir con Telefónica y Ono

Trabajadores de Open Cable Telecomunicaciones en instalaciones de la compañía.
Trabajadores de Open Cable Telecomunicaciones en instalaciones de la compañía.

La unión hace la fuerza. Con este mantra Open Cable Telecomunicaciones ha llevado a cabo una ampliación de capital de 260.000 euros que ha permitido la entrada en su accionariado de 41 empresas locales de cable que se suman a las seis fundadoras (Crevision, TV Almansa, Tele Elda, Telecable Jumilla, Triunfo Telecomunicación de Arnedo y Tele Novelda).

En su conjunto, las empresas que se han sumado al proyecto prestan hoy servicios en 12 comunidades autónomas, lo cual permite a Open Cable “transformarse en el tercer operador por cable a nivel nacional por cobertura territorial, por detrás de Telefónica y Ono”, cuenta a CincoDías Antonio Ramón Guilabert, director general de la compañía. El directivo recuerda que Telecable, R y Euskaltel (a las que consideran sus “hermanas mayores” y con la que comparten negociaciones) solo están presentes algunas zonas. Y Jazztel, que ha empezado a instalar fibra óptica y ha llegado a un acuerdo con Telefónica para cablear conjuntamente, “de momento solo tiene funcionando algunos tramos”.

En la actualidad, Open Cable ofrece servicios de internet, telefonía y televisión en más de 200 poblaciones españolas con una cifra de facturación cercana a los 50 millones de euros. La mayoría de sus miembros han cumplido ya más de 25 años en el sector. En total, suman 500.000 clientes. “Tras este largo periodo en solitario, hemos decidido unir nuestras fuerzas para dar la batalla global a los grandes operadores nacionales”, continúa Guilabert. Para ello, han adquirido una licencia nacional de 4G en la banda de los 3,5 MHz que les permitirá dar servicios de internet de alta capacidad en poblaciones de menos de 100.000 habitantes que es donde operan habitualmente.

“Esto es una revolución y nos hace candidatos ideales para resolver las deficiencias del mercado español en el entorno rural y en las pequeñas y medianas poblaciones”. Guilabert añade que preparan su salida al mercado como operador móvil virtual “lo que nos permitirá hacer ofertas conjuntas de todos nuestros servicios a precios muy competitivos”.

Comercializar energía más barata

Open Cable Telecomunicaciones también ha decidido diversificar su negocio hacia el sector de la energía. La compañía ha firmado un convenio con las Cooperativas Eléctricas Españolas, que comparten, según cuenta Antonio Ramón Guilabert, una misma filosofía comercial en defensa de las empresas de implantación local. “Haremos una compra conjunta de energía para poder ofrecerla más barata en las poblaciones donde operamos”.

Desde la compañía defienden el nuevo proyecto asegurando que lo que hasta ahora había sido una apuesta en solitario de todas ellas –una situación que ellos mismos definían como “el ejército de Pancho Villa”– se ha transformado en un grupo organizado en el que las pequeñas empresas de telecomunicaciones han pasado a dar la batalla “como un ejército regular con unidad de mando”.

Infraestructura común

Aunque los 41 operadores sumados al proyecto se mantienen como sociedades independientes al tiempo que son accionistas de Open Cable, todos tienen una infraestructura común en Madrid (un nodo), desde donde compran en el mercado internacional ancho de banda y minutos telefónicos, que luego son distribuidos a cada socio. “Open Cable gestiona la red de todas, pues funcionamos como una sola red. Nosotros facturamos a cada socio y ellos a su vez a sus clientes”, dice Guilabert, que defiende que el modelo de Open Cable se basa en la asistencia personal a sus clientes con oficinas propias, en todos los lugares en los que prestan servicio, generando así puestos de trabajo tecnológicos en las ciudades en las que se implantan.

Normas
Entra en El País para participar