La paz en el Canal en manos de Zurich

Panamá ofrece un acuerdo a Sacyr con vigencia hasta el martes

El fin de obra se retrasa medio año, hasta finales de 2015

La ACP sigue teniendo un plan B para ejecutar el proyecto sin Sacyr

Jorge Quijano, administrador del Canal de Panamá, durante su intervención ante la Asamblea Nacional.
Jorge Quijano, administrador del Canal de Panamá, durante su intervención ante la Asamblea Nacional.

Es mejor un mal acuerdo que el mejor de los litigios”. Esta sentencia de Jorge Quijano, administrador de la ACP, sirvió para resumir ayer la posición de Panamá en el conflicto con las constructoras que amplían el Canal y que tienen paralizado el proyecto desde el 4 de febrero. Lo manifestó ante la Asamblea Nacional panameña en una comparecencia para rendir cuentas sobre la batalla entre la ACP y sus contratistas. Subyacen los sobrecostes en el proyecto por 1.625 millones de dólares.

Quijano matizó que tiene un principio de acuerdo con el consorcio liderado por Sacyr para la reanudación de los trabajos. Este simple anuncio hizo volar de nuevo la cotización de la española, que cerró con una revalorización del 4,7%.

No hay nada firmado. El acercamiento sale de conversaciones telefónicas entre el administrador del Canal y altos ejecutivos de Sacyr, Impregilo, Jan de Nul y Cusa.

La mano tendida de Quijano tiene este martes como fecha límite. De no haber fumata blanca, la ACP insiste en su capacidad para concluir el proyecto al contar con 1.500 millones de dólares, incluida la fianza de la aseguradora Zurich. El responsable de la infraestructura tiene asumido que el fin de obra se retrasará hasta finales de 2015.

Oferta condicionada

Lo primero que dicta la hoja de ruta propuesta por la ACP es que Quijano lleva la voz cantante. Los altavoces de GUPC se han apagado. A continuación se ha pactado la aportación a partes iguales de 200 millones de dólares al proyecto.

La ACP pretende que Zurich juegue un papel fundamental: Quijano citó la posibilidad de que la entidad convierta la fianza de 400 millones de dólares en fondos líquidos para reiniciar las obras. Este último término crea controversia. La aseguradora ha estado en las últimas semanas dispuesta a facilitar un pacto, pero siempre manifestó reticencias a inyectar dinero líquido. Su alternativa era usar la fianza como garantía de un crédito por 400 millones de dólares con cargo a GUPC. Y parece que es esta última vía la que se está tratando.

El otro asunto espinoso sigue siendo el de los anticipos reembolsables entregados por la ACP al consorcio GUPC. Son 784 millones de dólares que deberán volver a las arcas del Canal dentro de dos meses. Sin embargo, la ACP irá flexibilizando el plazo a medida que las constructoras consigan hitos tanto en la entrega de las compuertas como en el avance de la construcción.

Más de 500 millones de dólares eran de inminente reintegro, por lo que Sacyr y sus socios rozan una moratoria condicionada. La mayor exigencia de la ACP es la recepción este año de las 12 compuertas que aún deben llegar a Panamá. Cuatro están listas para salir de la planta italiana de Cimolai; otras tantas están en proceso de pintura, y las cuatro últimas siguen en ensamblaje.

Ayer seguían las conversaciones. Sobre la mesa, una amenaza: si no se sella la paz “cobraríamos el lucro cesante y la contratación de otra empresa”, sentenció Quijano ante los diputados.

Quijano justifica el papel de EE UU

- Quijano justificó la intervención de EE UU, a través de su vicepresidente Joe Biden, por el hecho de que el 70% de la carga que transita por el Canal tiene como partida o destino puertos norteamericanos, y que el flujo se intensificará con la exportación del gas licuado.

- El nuevo coste del proyecto de ampliación del Canal, según Jorge Quijano, principal directivo de la ACP, sería de 3.300 millones de dólares (2.428 millones de euros), 200 millones de dólares más de lo estipulado, aunque dentro del margen previsto (excluidos los sobrecostes).l Ante la Asamblea panameña, Quijano aseguró ayer que la ACP ha desembolsado a GUPC 2.200 millones de dólares por los trabajos ejecutados. La ampliación avanza al 72%.

- 160 millones de dólares ha pagado la ACP por el incremento del coste del diésel, del cemento y de las varas de refuerzo para vaciar el hormigón, y otros 20 millones por el aumento de la plantilla local.

- GUPC ha cubierto el pago a los trabajadores hasta antes del cese de la actividad, a principios de este mes.

- La directiva de la ACP asegura no tener informes de cuánto debe GUPC a sus subcontratistas, que superan las 300 empresas. “Nosotros no estamos construyendo con ellos y no sabemos de sus archivos”, argumentó Quijano. De las centenares de subcontratas, hay un grupo de 50 “importantes”, que llevan la carga más pesada de la obra. l El Canal tiene proyectado que mientras se retrase el proyecto de ampliación, los buques y portacontenedores que esperaban la nueva obra usen vías alternativas, sin que eso signifique una merma tras la inauguración de la obra. “Las navieras pueden usar otras rutas”, respondió a una interrogante de un diputado opositor panameño.

Normas