30 estados tienen proyectos en construcción

La energía eólica en EE UU pierde las ayudas

En 2013 se iniciaron proyectos por12.000 megavatios en el país

Gamesa ha anunciado el cierre de la planta de palas de turbinas en Pensilvania

Parque eólico de Moraine, propiedad de Iberdrola, en Minnesota (Estados Unidos).
Parque eólico de Moraine, propiedad de Iberdrola, en Minnesota (Estados Unidos).

La energía eólica se hace mayor en Estados Unidos, y por ello enfrenta ahora el reto de avanzar sin los generosos subsidios federales que expiraron a finales de 2013 y ante el “boom” energético de la fractura hidráulica.

La capacidad instalada de energía eólica ha crecido notablemente en la última década en Estados Unidos, y se espera que en 2014 alcance los 66.000 megavatios.

En la actualidad, supone algo más del 4 % de la producción eléctrica en todo el país, y el Departamento de Energía espera que supere el 5 % en 2015.

Solo en 2013, se iniciaron la construcción de proyectos eólicos que generarán 12.000 megavatios más, un récord para esta energía renovable, según datos de la America Wind Energy Association (AWEA, por sus siglas en inglés).

A la cabeza están los estados del sur y el medioeste como Texas, Iowa, Dakota del Norte, Michigan y Kansas, explicó a Efe Lindsay North, portavoz del AWEA.

Sin embargo, esta consolidación como fuente de energía venía en gran medida alimentada por los generosos subsidios federales, especialmente el conocido Crédito Fiscal de Producción (PTC, en inglés) que expiró a finales del año pasado y ofrecía un descuento de 2,3 centavos de dólar por kilovatio/hora producido durante los primeros diez años de operaciones.

“El sector de la energía eólica ya ha crecido. Es razonable preguntarse si merece un subsidio tan cuantioso”, afirmó Michael Webber, del Energy Institute de la University of Texas en Austin.

Para las empresas, la supresión de este tipo de respaldo federal, lanzado como parte del impulso del gobierno estadounidense para doblar la producción de electricidad originada por energías renovables, supone un obstáculo.

Es el caso de la española Gamesa, con presencia en EE.UU desde 2005 y que este mes anunció el cierre de una planta de producción de palas de turbinas en Pensilvania, como parte de una modificación de la estrategia de cadenas de suministro y en respuesta a la incertidumbre sobre si los incentivos fiscales desaparecerán o disminuirán.

“Este cambio nos permitirá mantener el coste de la energía bajo para nuestros clientes, de modo que esta optimización del suministro nos ayudará a prepararnos además para un mercado estadounidense sin el crédito fiscal”, apuntó a Efe Frank Fuselier, portavoz de la compañía en EE UU.

Este cambio en Estados Unidos ha sido precedido por la supresión de las subvenciones a un tercio de los parques eólicos en España. Acciona, Iberdrola y EDP han sido de las más afectadas por un recorte que afecta a las plantas anteriores a 2004, lo que alcanza a medio millas de instalaciones.

Alternativas

Al proceso de madurez de la eólica en Estados Unidos se suma el reciente “boom” experimentado en el país como consecuencia del despegue del sistema de fractura hidráulica, que ha impulsado la producción y utilización doméstica para generar electricidad de petróleo y, sobre todo, gas que reduce en mayor medida las emisiones de contaminantes.

Este método ha permitido abaratar notablemente los costes energéticos y amenaza con desbancar los esfuerzos y recursos dedicados a la inversiones en energías limpias como la solar o la eólica.

Solo en 2012, la producción de electricidad originada por gas natural creció diez veces más que la que tenía como origen el viento, de acuerdo a datos oficiales de EE UU.

En la actualidad hay proyectos eólicos en construcción en más de 30 estados en todo el país.

Las autoridades están trabajando además en el desarrollo de tecnología para la producción de energía eólica costas afuera, que ya se ha iniciado de manera experimental en la costa este; y que este mes inició el primer proyecto en la costa oeste, en Oregón.

El ambicioso objetivo marcado por Washington es conseguir que para 2030 el 20% de la electricidad en EE UU tenga como origen la fuerza del viento, y el 4 % de ella provenga de plantas eólicas costas afuera.

 

Normas