Vuelve a las ganancias tras un año bajo el plan de Bruselas

Bankia presenta hoy las cuentas con las que activar su privatización

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

Bankia, la mayor entidad financiera nacionalizada de España y aquella en la que el Gobierno tiene mayores esperanzas de terminar recuperando parte de las ayudas públicas (22.400 millones en el grupo BFA), publica hoy sus primeros resultados anuales desde que se sometiera al exigente plan de reestructuración que impuso Bruselas tras el rescate europeo. Será el momento de someter al mercado el resultado de una gestión que ha recibido el respaldo de los inversores en Bolsa –reflejado en un fuerte repunte bursátil– y de ofrecer nuevos argumentos no solo para la continuidad del alza de las acciones sino para preparar el terreno de cara a la privatización de la entidad.

Los títulos de Bankia llegaron a situarse en los 1,378 euros a mediados de enero superando por primera vez los 1,35 euros con que entró el FROB al suscribir un 68,39% de la firma en la ampliación de capital de la pasada primavera, por un valor total de 10.620 millones de euros, lo que llevó la acción a los 0,48 euros. Aunque en los últimos días la acción se ha ido relajando de nuevo por debajo de los 1,30 euros, los niveles alcanzados han hecho plantearse al Gobierno la posibilidad de iniciar un plan de desinversiones progresivas no ya recuperando, sino rentabilizando la inversión realizada.

Y la cuenta de resultados que presente mañana la entidad será una primera referencia para ir calentando motores de cara a esa colocación. El equipo que dirige José Ignacio Goirigolzarri viene trabajando bajo la premisa de obtener un beneficio de 800 millones para el conjunto del grupo. Sin haber realizado una estimación concreta para la entidad en solitario, el conjunto de los analistas coinciden en que la firma ha vuelto a la senda del beneficio ganando unos 500 millones de euros en el año.

Aunque los analistas coinciden en que el alza bursátil dista de ser sostenible de momento y que la venta de la posición de control del Estado en el capital de la entidad tardará meses, si no años, en ser factible, fuentes del FROB aseveran que se está trabajando ya en el diseño de un plan estratégico para iniciar la privatización de parte de Bankia.

La progresión del grupo desde la entrada en vigor del plan de reestructuración se hizo notar ya en el primer trimestre del año, cuando BFA logró un beneficio de 177 millones de los que 74 millones corresponden a Bankia. Hasta junio, el grupo acumulaba 358 millones en positivo mientras la entidad se apuntaba 192 millones. La entidad aprovechó para provisionar 825 millones de cara a pagar el coste del arbitraje de las preferentes.

En paralelo, Bankia ha acelerado la puesta en marcha del plan de ajustes impulsado por Bruselas con lo que espera cerrar en marzo el recorte 1.100 oficinas y 4.500 empleados previsto. En paralelo, la entidad se ha sometido a un plan de desapalancamiento, especialmente centrado en la cartera inmobiliaria, a la par que superaba en casi 5.000 millones su objetivo inicial de conceder 10.000 millones nuevos en financiación.

En definitiva, y en términos generales, Bankia ha cumplido en un año con la mitad de los objetivos establecidos en su plan estratégico a tres años. La nacionalización, la crisis de las preferentes y el cierre de oficinas ha tenido su reflejo también en pérdida de negocio y clientes, si bien la entidad ha comenzado a poner el foco en la clientela capaz de dejar mayor margen de negocio. Así, finalizado el saneamiento y el ajuste, Bankia comparte con el resto del sector financiero el objetivo de la búsqueda de la rentabilidad, sin duda uno de los mayores reclamos que podrá ofrecer a los inversores junto al dividendo.

2.500 millones por venta de cartera se van a provisiones

Otro de los principales avances realizados por el grupo BFA a la hora de dar cumplimiento al plan de reestructuración impuesto por Bruselas ha sido la venta de buena parte de su cartera de participadas. El movimiento más reciente fue la venta del 12,6% que tenía en NH Hoteles (8,07% de Bankia y 4,53% de BFA) por 191,8 millones, aprovechando el fuerte alza bursátil que acumulaba la hotelera, y obteniendo 63,7 millones de plusvalías. Anteriormente, el grupo vendió también un 12% de Mapfre (de la que conserva un 3%) por 979,4 millones y 165 millones en plusvalías;un 20,14%de Indra por 337 millones (43 millones en plusvalías);el 12,09% de IAG por 675 millones (167 millones en plusvalías); un 38,48% de Inversis por 87 millones (48 millones en plusvalías); su sociedad de valores Bankia Bolsa, por la que ingresó 38,4 millones o su firma de crédito al consumo, Finanmadrid, por 1,6 millones. Durante el año ha vendido también otras 83 participadas por un total de 120,5 millones con un beneficio de 6,3 millones, lo que arroja un saldo total de 2.430,7 millones de euros ingresados por la venta de cartera industrial, generando 494 millones en plusvalías. La entidad también saldó en mayo el City National Bank of Florida, por 683 millones, si bien esta operación no computa en los resultados de 2013. La firma, en todo caso, ha decidido destinar los beneficios obtenidos por venta de carteras a realizar provisiones. De momento, el grupo conserva un 25% de Realia, un 18% de Deoleo y un 5,1% de Iberdrola.

Normas
Entra en El País para participar