Los wearables se integran con todas las actividades cotidianas

Wearables para perros

MWC 2014: Wearables para perros

Los wearables, dispositivos vestibles que aumentan o complementan las capacidades de los smartphone, son una de las tendencias que van a despertar más interés este año. Durante la pasada feria CES, que tuvo lugar a principio de enero en Las Vegas, las Google Glasses y diversos modelos de smartwatch recibieron la atención que merecen estas novedades.

Las Google Glasses si que son un concepto nuevo en lo que se refiere a combinaciones de tecnologías como dispositivo androide, reconocimiento de voz y proyección de imagen en retina. Los smartwatches, sin embargo, no son un concepto realmente nuevo ya que relojes con capacidades de smartphone hay desde hace más de diez años. En la edición de 2013 del Mobile World Congress se presentaron entre otros el de Sony, el Cookoo de Hama o el Pebble Watch. Y este año llegarán aún más opciones de diversos fabricantes.

Lo que sin ser novedad absoluta va a tener un interés especial por lo poco habitual es la oferta de wearables para mascotas. El Internet de las cosas, IoT o Internet of Things, es un concepto que queda bastante claro cuando se explican algunas de sus aplicaciones. En cambio, el Internet de los animales es un campo de aplicaciones que sólo parece evidente a quienes ya aplican herramientas para gestionar de manera móvil sus animales, ya sean estos de compañía o de granja.

Un ejemplo de wearable para perro presentado en CES es el Voyce de i4C Innovations. Se trata de un collar que registra constantes vitales como ritmo cardiaco, respiratorio, calorías consumidas y estado de actividad de forma que se puede usar como sistema de alerta temprana ante cualquier incidencia que tenga el animal. Voyce sincroniza datos con tabletas, smartphones u ordenadores mediante Wi-Fi o Bluetooth. La empresa pretende desarrollar versiones para todo tipo de perros, gatos e incluso caballos.

Otro wearable para perros o gatos presentado en CES es el PawsCam. Se trata de un concepto realmente sencillo, una cámara para colgar del collar del animal que hace una foto cada dos minutos que después se puede descargar a una app para iOS o Android para subirla, por ejemplo, a Instagram.

Otras aplicaciones clásicas son las de localización de animales como Tagg o Rocko que combinan un collar con localizador GPS y conexión de datos que registra la posición del animal. Esta posición puede consultarse a través de una app para Android o iOS.

Una de las aplicaciones más practicas de la tecnología gíreles a los wearables caninos la ha desarrollado Wood & Douglas con el Portable All-Terrain Wireless System (P.A.W.S.). Se trata de una cámara conectada a un sistema Wi-Fi ligero pensado para que lo lleve un perro y los miembros del equipo de rescate tengan imágenes de los sitios en los que el can está buscando.

Normas